Marrakech es una ciudad que sorprende, pero que puede llegar a agobiar si no se va preparado mentalmente de que tienen una cultura y una manera de ser distinta a la nuestra, haciendo que la experiencia no sea tan buena como debería ser, de hecho se suele decir que lo odias o lo amas, que no tiene término medio.

Con esto no pretendo desanimaros, sino daros toda la información para que la tengáis en cuenta a la hora de planificar vuestro viaje y lo disfrutéis al máximo.

Visado, vuelo y hotel

En nuestro caso, como somos ciudadanos españoles no necesitamos un visado para viajar a Marruecos, por lo que será suficiente con contar con el pasaporte en vigor.

Lo bueno de viajar a Marrakech es que hay varias operadoras low cost con trayecto directo, que en 2 horas os dejarán en la ciudad marroquí. Nosotros solemos usar skyscanner para encontrar los precios más baratos, aunque hay un montón de buscadores que ofrecen el mismo servicio.

Puede parecer una tontería, pero acordaos de llevar un bolígrafo, ya que al entrar y al salir del país tendréis que rellenar un pequeño cuestionario y los de los mostradores apenas tienen suficientes para tanta gente, de este modo ahorraréis tiempo.

En cuanto al tema de los hoteles, lo más habitual son los riads, que son aquellas casas tradicionales marroquíes cuyo signo de identidad más representativo es su patio central, en el que suele haber elementos naturales como fuentes de agua, plantas o flores.

Suele haber 4 o 5 habitaciones que se distribuyen precisamente en torno a ese patio, que suele estar perfectamente decorado con azulejos con motivos geométricos o escritura árabe y otros detalles que le dan un aspecto exótico y encantador. Normalmente están ubicados en el corazón de la medina antigua y sus precios son más económicos que los hoteles al uso.

Nosotras nos alojamos en el Riad Maissoun, que está a escasos minutos de la plaza Jemaa el Fna e incluía un desayuno abundante y buenísimo por tan sólo 12 euros la noche.

Idioma, precios y moneda

El idioma oficial es el árabe, aunque también se utiliza bastante el francés. Pero como son gente tradicionalmente comerciante, están acostumbrados a hacerse entender en un montón de idiomas, y entre ellos el español o el inglés, por supuesto.

Los precios son bajos, la comida ronda los 7 euros y tomarse un café el equivalente a un euro. A excepción de los restaurantes y los hoteles, tendréis que regatear todos los precios, así que id preparados para pasar bastante tiempo en el zoco hasta sacar esa tetera tan bonita por lo que creáis conveniente. (A mí personalmente se me da fatal y me da mucha pereza perder el tiempo de esta manera, pero el sistema está así montado y poco se puede hacer…)

La moneda marroquí es el dirham (MAD), que son como unos 10 céntimos de euro, así que hacen la conversión 10 MAD= 1 EUR, que es más fácil a la hora de calcular los precios de las cosas. En la medina encontraréis un montón de casas de cambio y varios cajeros automáticos por si no queréis llevar tanto efectivo. Os recomiendo echarle un vistazo a nuestro post sobre recomendaciones acerca del cambio de dinero en los viajes.

¿Qué ropa llevar?

Intentad llevar ropa cómoda ya que os pegareis largas caminatas recorriendo la medina y al final del día lo agradeceréis. Basta con sudaderas, vaqueros, una chaqueta para cuando refresque, zapatillas, etc.

En verano hay que protegerse muy bien del sol, ya que a determinadas horas del día aprieta bastante: gafas de sol, crema solar y algún repelente anti mosquitos principalmente.

Si vais a visitar al desierto hay que llevar un poco de todo. Al amanecer hace fresquete y por la mañana empieza el calor, aunque no esperéis 50ºC. Ropa ligera para el día, algo de abrigo para la noche y unas buenas botas de montaña sobre todo si vais a lugares como las gargantas, las cascadas de Ouzoud o las dunas del desierto.

Y aunque no es necesario cubrirse el rostro, no viene mal meter un fular en la maleta por si acaso, además, os servirá para protegeros del sol y el viento si vais al desierto.

Seguridad

Mi experiencia es bastante positiva. Me sentí igual de segura que en España pese a ser mujer e ir con 3 amigas más, a veces se metían un poco con nosotras pero si no les haces caso enseguida te dejan tranquila.

Simplemente tienes que tener un poco de sentido común: no estar por la noche callejeando por las laberínticas calles de la medina, tener cuidado con el bolso y ese tipo de cosas que hay que tener en cuenta en cualquier viaje.

Sanidad y Vacunas

La buena noticia es que no necesitaréis poneros ninguna vacuna para viajar a este país, pero si es recomendable llevar en la maleta pastillas contra la diarrea tipo Fortasec e ibuprofeno, que nunca está demás.

Marruecos no es Europa y eso significa que necesitaréis un seguro médico privado. Nosotros somos fieles a Iati, que siempre nos ha respondido genial en cuanto hemos tenido problemas (que afortunadamente han sido pocos), y por ser lectores de viajando a mi manera, os hacen un 5% de descuento pinchando en este banner:

 

banner-iati-seguros

 

Enchufes

Afortunadamente son exactamente los mismos que tenemos en España, así que no necesitaréis ningún adaptador adicional.

¿Cuál es la mejor época para viajar?

Marruecos es grande y su clima depende de la zona del país a la que vayas. Eso sí, ir en verano al sur de Marruecos es un suicidio. Nosotras estuvimos a mediados de marzo y la temperatura fue muy agradable.

Por lo general, en Marruecos los veranos son cálidos y secos y los inviernos suaves. Una buena época para viajar a Marruecos es en primavera y otoño. Y en invierno tampoco es mala opción.

Comida

Ante todo hay que tomar un par de precauciones básicas, válidas para cualquier país exótico que visitemos: sólo tomar agua embotellada, lavarse bien las manos y tener cuidado con la comida de los puestos callejeros y los alimentos picantes si sois delicados de estómago.

Dicho esto, la comida marroquí es una delicia que no os debéis perder, con su mezcla de sabores dulces y salados que constituyen toda una explosión de sabor en la boca. No dejéis de probar platos típicos como el cuscús, el tajín, la pastilla, el kefta, y por supuesto, tomar té con su gran variedad de dulces.

Compras

Artesanía

que ver en marrakech

  • Cuero: En Marrakech se puede encontrar una abundante oferta de zapatos, bolsos, puffs y otros objetos realizados en piel curtida mediante las técnicas más ancestrales, como os contamos en nuestro post sobre nuestro viaje a Marrakech.
  • TejidosAlfombras, tapices y chilabas invaden las tiendas y puestos callejeros. 
  • Objetos de metal: En los zocos son abundantes los objetos realizados en plata y cobre.
  • Objetos de cerámica: platos, lámparas, ceniceros, tajines  todo tipo de cosas que os podáis imaginar, todas con una preciosa decoración pintada a mano.

Productos gastronómicos

que ver en marruecos

  • Dátiles: Se pueden encontrar puestos con infinidad de variedades y diferentes precios y calidad.
  • Dulces: Como su nombre indica, son especialmente dulces. Las pastas típicas marroquíes que suelen servirse acompañando al té están realizadas a base de miel y almendras.
  • Especias: Los amantes de las comidas especiadas pueden aprovechar su viaje a Marrakech para comprar especias de cientos de sabores y olores.
  • Té con menta: Si después de haber tomado tanto té con menta queréis seguir haciéndolo después del viaje, es posible comprar bolsitas con la mezcla preparada para no echar de menos la dulce bebida.
  • Azafrán: Aunque el azafrán en España es bastante caro, en Marruecos es posible encontrarlo a buen precio.
  1. Me ha encantado que al final das sugerencias de qué comprar/llevar de souvenirs de Marruecos. Por cierto, me parece una lista acertada. ¡Gracias por los demás consejos!

    • Muchas gracias, me alegro que os gustase el post, siempre procuro dar mi punto de vista, tanto lo bueno como lo malo, porque creo que hay que tener la mayor información posible.

      Un saludo

Responder a Rocío Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.