monumento-copernico

A pesar de ser la capital del país, Varsovia suele pasar desapercibida en un viaje a Polonia, ya que la mayoría de viajeros suelen dedicarse a visitar Cracovia y sus alrededores. Cuna de personalidades tales como Marie Curie, Frédéric Chopin o Tamara de Lempicka, estas son las visitas imprescindibles de Varsovia, pero primero unos datos prácticos:

Cómo llegar

Varsovia tiene dos aeropuertos. El más cercano al centro de la ciudad es el Varsovia Chopin, situado a tan sólo 10 kms. La Terminal 1 está reservada a compañías de bajo coste y la Terminal 2 es la que tiene más tráfico y en la que operan más compañías.

Ryanair vuela hasta el aeropuerto de Varsovia Modlin, que está a unos 35 kilómetros del centro de Varsovia. La mejor manera de llegar es con OKbus o Modlinbus, que cuestan unos 33 PLN y tardan 45 minutos aproximadamente. La parada de ModlinBus está situada enfrente del cine Kinoteka del Palacio de la Cultura y la Ciencia.

Autobús urbano

Línea 175: con itinerario hasta el centro de Varsovia y las inmediaciones de la Ciudad Vieja.
Líneas 148 y 188: con itinerario hacia los barrios situados en la margen derecha del Wisła (Praga).
– Línea nocturna N32: con itinerario hasta el centro de Varsovia.
– Línea nocturna 611: inicia y finaliza su trayecto en la estación de trenes Centralna.

El billete simple cuesta 2,40 PLN y el billete nocturno 4,80 PLN.

Tren

El tren de la operadora Koleje Mazowieckie realiza sus salidas desde la estación Modlin. Para llegar a la estación existe un servicio especial de autobuses, y allí se puede adquirir un billete especial (Bilet Lotniskowy) que permite realizar el itinerario desde el aeropuerto hasta el centro de Varsovia por un precio de 19 PLN.

Los billetes pueden adquirirse en las taquillas de las estaciones o por Internet. Además, pueden comprarse a bordo del tren directamente al revisor aunque esto conlleva un suplemento sobre el precio del billete.

Ciudad Vieja (Stare Miasto)

Residencia de los duques de Mazovia, el Castillo Real se construyó a finales del siglo XIII y a su alrededor fue asentándose poco a poco la población, conformando lo que hoy conocemos como Ciudad Vieja. Las murallas originales tenían 1,2 kms de longitud y eran de tierra, pero fueron reemplazadas por unas de ladrillo en 1339. Los restos actuales son de las murallas erigidas en 1548.

Como la mayoría de las ciudades del centro de Europa, fue totalmente destruída por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, pero afortunadamente se llevó a cabo una minuciosa restauración que le valió para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

stare-miasto

El centro de la misma es la Plaza de la Ciudad Vieja, que se fundó a fines del siglo XIII en el camino que une la Ciudad Vieja con la Ciudad Nueva. Era la plaza principal, en donde se celebraban las fiestas populares, se ejecutaba a los condenados a muerte y se montaba el mercado. En su centro estuvo situado el Ayuntamiento desde 1429 hasta su demolición en 1817 y allí se encuentra el símbolo de la ciudad: la estatua de Syrenka.

syrenka

Cuenta la leyenda que un día una sirena se acercó a la costa del río Wisła a descansar y decidió quedarse en el lugar. Los pescadores del lugar notaron que algo extraño pasaba, ya que las redes se enredaban, los peces se alejaban… Y descubrieron que la causa era la sirena, por lo que intentaron atraparla sin éxito, puesto que se enamoraron de ella al escuchar su canto. Pero un rico mercader la atrapó y la encerró en una choza de madera. Al escuchar sus lamentos los pescadores se apiadaron de ella y la liberaron, por lo que ella prometió ayudarlos cada vez que la necesitaran. Desde entonces, la sirena protege a la ciudad y sus habitantes con su espada y su escudo.

Barbacana

Como acabamos de comentar, la ciudad de Varsovia estaba fortificada por completo y aunque apenas quedan restos, sí se conserva una de sus puertas más monumentales conocida como Barbacana, una enorme estructura de ladrillo que recuerda a una similar ubicada en Cracovia. Sustituyó una puerta más antigua para proteger la calle Nowomiejska y se construyó en estilo renacentista italiano en 1540.

barbacana barbacana

Tenía la forma de un semicírculo de tres niveles, 14 metros de ancho y 15 metros de altura desde el fondo de la fosa, que rodeaba las murallas de la ciudad. Se utilizó en la defensa de la ciudad sólo una vez, durante la invasión sueca de Polonia el 30 de junio 1656. En el siglo XVIII se desmanteló parcialmente pues su valor defensivo era insignificante. La ciudad se benefició de una puerta grande que facilitaba el movimiento de personas y mercancías dentro y fuera de la ciudad. Se reconstruyó después de la guerra y en su interior hay una exhibición permanente sobre la historia de las murallas de Varsovia.

Catedral de San Juan

Es la iglesia más importante que hay que ver en Varsovia y una de las iglesias más antiguas de la capital polaca, pues data del siglo XIV. La iglesia original era una sencilla parroquia construida en madera pero con el paso del tiempo fue adquiriendo cada vez mayor relevancia hasta adquirir el rango de Catedral en 1798. En el siglo XVII, a raíz del intento de asesinato del rey Segismundo III se construyó un túnel que la une la con el Palacio Real.

Aquí eran coronados los reyes, se realizaban los casamientos y funerales reales, y hasta se realizó allí el primer juramento del Parlamento Polaco a la Constitución, el 3 de mayo de 1791. En sus criptas se encuentran los restos de los Duques de Mazovia, los arzobispos de Varsovia, el último rey de Polonia y otras figuras de la historia reciente.

Cerca de la Catedral, en la calle Kanonia podremos ver una pequeña plaza en cuyo centro hay una enorme campana de bronce del siglo XVII, que lleva el mismo nombre que la calle. Se dice que esta campana trae suerte. Sólo debes dar tres vueltas a su alrededor.

Plaza del Castillo, Columna de Segismundo y Castillo Real

Castillo-Real-y-Columna-de-Segismundo

La Plaza del Castillo es de las más importantes que hay que ver en Varsovia, y como su propio nombre indica, allí se encuentra el Zamek Królewski o Castillo Real. Allí podréis recorrer los los jardines y ver los interiores, donde se encuentra una importante Colección de Alfombras Orientales. Saliendo del Palacio veréis la columna del rey Segismundo III, erigida a mediados del siglo XVII por Wladyslaw IV en honor a su padre, cuya estatua podemos ver en la parte superior del monumento.

La Ciudad Nueva (Nowe Miasto)

En un principio fue llamada Nueva Varsovia debido a que cuando esta zona se comenzó a urbanizar en el siglo XIV funcionó como una localidad independiente de Varsovia hasta el siglo XVIII, con su propio ayuntamiento (que fue demolido en 1818), iglesia y plaza.

nowe-miasto

Allí podremos encontrar 8 iglesias, por lo que también se le llamaba Ciudad de las Iglesias. Las más importantes son la Iglesia del Espíritu Santo, Iglesia de San Jacek, Iglesia de San Casimiro e Iglesia de la Visitación de la Virgen María.

Catedral-de-San-Florian iglesia-de-la-santa-cruz

Uno de los principales atractivos es la calle Freta, donde encontraréis cafés, restaurantes, tiendas de antigüedades y dos interesantes museos: el Museo de Asia y el Pacífico y el Museo de Marie Sklodowska-Curie (que nació en esta ciudad).

Memorial-de-los-Héroes-del-Levantamiento-de-Varsovia-01

El monumento más importante de la Ciudad Nueva es el Memorial de los Héroes del Levantamiento de Varsovia. Está en Plac Krasińskich, donde se ubicaba una entrada al sistema de canales de Varsovia, que fue utilizado para escapar de las tropas alemanas.

Monumento al Levantamiento

El Levantamiento de Varsovia es uno de los acontecimientos más importantes de la historia contemporánea de la ciudad. Fue la rebelión civil contra la Alemania nazi en verano de 1944. Los alemanes consiguieron sofocar aquella rebelión tras dos meses de asedio y dejando tras de sí unos 250.000 muertos civiles, además de destruir por completo la ciudad.

Memorial-de-los-Héroes-del-Levantamiento-de-Varsovia-02

En 1989 se construyó este monumento para rendir homenaje a aquellos que perecieron en la defensa de la ciudad. Es una obra cuyo estilo recuerda en cierta manera al del realismo soviético de los años 60 y 70. El grupo escultórico simula un grupo de soldados de la resistencia huyendo de un edificio a punto de destruirse. A unos pocos metros, un soldado sale de una alcantarilla y es acompañado por dos soldados más y un sacerdote.

Gueto de Varsovia y Sinagoga Nozyk

Se considera que en el Gueto de Varsovia fueron confinados hasta 400.00 judíos llegados desde diferentes destinos, suponiendo un lugar de paso antes de ser deportados al Campo de Concentración de Treblinka.

Poco queda del gueto judío de Varsovia que, si acaso, algunos muros aquí y allá, que en su momento delimitaron el gueto. Uno de ellos se encuentra en un patio del número 55 de la calle Sienna.

Sólo una de las muchas sinagogas que un día existieron en Varsovia sigue en pie, la Sinagoga Nozyk. Este templo fue construido a finales del siglo XIX en estilo neorrománico y recuerda a algunas de las que visitamos en el Barrio Judío de Praga. Situada en la calle Twarda, puede que sobreviviese a los bombardeos porque el ejército nazi la convirtió en almacén. Merece la pena echar un vistazo a su interior, especialmente si no habéis visitado otras sinagogas del centro de Europa.

Palacio de la Cultura y la Ciencia

Otro de los imprescindibles de la ciudad. Se trata de un enorme edificio de estilo mazacote soviético de los años 50 del siglo XX, regalo de la URSS al pueblo de Polonia. Construido por obreros rusos, durante mucho tiempo fue considerado un símbolo del poder socialista y un orgullo de la Polonia popular, acogiendo las sesiones del Partido Obrero Unificado Polaco. Fue además lugar de conciertos, exposiciones, ferias y exhibiciones.

Palacio-de-la-Cultura-y-la-Ciencia-01 Palacio-de-la-Cultura-y-la-Ciencia-01

Con una altura de 237 metros, sigue siendo uno de los diez rascacielos más altos de la Unión Europea. Se puede acceder en ascensor a la terraza-mirador de la planta 30, a 114 m de altura, desde donde se pueden disfrutar de unas buenas vistas panorámicas de Varsovia. Junto con las oficinas, el edificio alberga un auditorio, un cine, un teatro, una pista de patinaje sobre hielo y una discoteca-cafetería en los bajos.

Ruta Real

Es un itinerario que une tres residencias históricas de los reyes de Polonia: el Castillo Real, el Parque Real de Łazienki y Wilanów. A lo largo de las calles Krakowskie Przedmieście y Nowy Świat se encuentra el Palacio Presidencial, el campus principal de la Universidad de Varsovia, hermosas iglesias e hileras de bellas casas históricas. Siguiendo la Ruta Real llegamos a la elegante y verde avenida Aleje Ujazdowskie, donde se agrupan embajadas y ministerios y termina en la residencia real de Wilanów.

El parque conforma una extensa zona verde en torno a la residencia de verano del último rey de Polonia. En su recinto podrás encontrar varias orangeries, un anfiteatro e incluso un jardín chino. Es famoso por sus Conciertos de Chopin que se celebran a las 12:00 y a las 16:00 horas todos los domingos de verano alrededor de la estatua de Chopin.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.