duomo-03

Milán es una de esas ciudades de las que se dice que tienen poco que ver y se utilizan como puente debido a los bajos precios de los vuelos de las aerolíneas lowcost a este destino. Aún así merece la pena pasar al menos unas cuantas horas y visitar sus imprescindibles, así que os cuento lo que podéis hacer un día en la ciudad italiana.

A tener en cuenta

El Aeropuerto de Malpensa cuenta con dos terminales muy diferenciadas y separadas entre sí, comunicadas por un autobús gratuito que tiene una frecuencia de cada 7 minutos por lo que es muy importante que os aseguréis en qué terminal aterrizáis.

En principio, la Terminal 1 es desde donde parten la gran mayoría de las aerolíneas, estando la Terminal 2 dedicada casi en exclusiva a las compañías de bajo coste, aunque en mi caso, Air Europa vuela a la T1.

Cómo llegar desde el aeropuerto

Tren

milano-train

Hay dos líneas de tren que comunican la Terminal 1 con el centro de Milán: una con destino a la Estación Central (13€, 50 minutos de trayecto y trenes cada 20-40 minutos), y otra que llega a la estación de Plaza Cadorna, junto al Castillo Sforzesco (13€, 30 minutos de trayecto y trenes cada 30 minutos).

Autobús

La empresa Autostradale tiene un servicio permanente de autobuses que conectan la estación central de Milán con las dos terminales de Malpensa. Salen desde Milán de 4:00 a 23:00 h y desde el aeropuerto de 6:00 a 00:30 h. La frecuencia del servicio es de 20 min y el tiempo de trayecto es de casi una hora. El precio del autobús es de 8€ por trayecto o 14€ si se compra el billete de ida y vuelta.

Qué ver en la ciudad

Piazza Duomo

piazza-duomo-01

Esta plaza es el corazón de Milán, la mayor parte de los acontecimientos importantes suceden aquí. Y es que no es para menos, con 157 m de longitud, 11.700 m2 y espacio para más de 40.000 personas, el Duomo es una de las catedrales católicas más grandes del mundo.

Su construcción comenzó en 1386 en el lugar donde anteriormente hubo dos basílicas que fueron arrasadas en un incendio en 1075, y duró nada más y nada menos que ¡¡cinco siglos!! Durante los cuales diferentes arquitectos, escultores y artistas hicieron su contribución dando lugar a un conjunto arquitectónico único.

duomo-01

El exterior de la Catedral está revestido de mármol blanco rosado proveniente de la cantera de Candoglia, y su parte superior cuenta con infinidad de pináculos y torres coronadas por estatuas que contemplan la ciudad. En el punto más alto se encuentra una estatua de cobre dorado esculpida por Giuseppe Perego conocida como la Madonnina y convertida en el símbolo de Milán.

Entre los elementos más destacados se encuentra la escultura de Bartolomé el Apóstol, patrón de los curtidores, en la que aparece con la piel arrancada colgando sobre sus hombros a modo de manto haciendo referencia al martirio que sufrió. En una bóveda del techo situada tras el altar se guarda uno de los tesoros de la catedral, un Clavo de la Cruz de Cristo. El sábado más cercano al 14 de septiembre se saca el clavo del lugar en el que se guarda para que todo el mundo pueda verlo.

La Catedral abre todos los días desde las 8:00 hasta las 19:00 h y el Museo de jueves a martes de 10:00 a 18.00 h. Podéis comprar las entradas al Museo y la Catedral aquí y las que incluyen la visita a la azotea sin colas aquí. Se puede llegar fácilmente desde la estación central, la de plaza cadorna o usando el metro (líneas roja y amarilla).

Piazza San Babila e Iglesia de San Babila

San-Babila-02

Subiendo por corso Vittorio Emanuele II se llega a la Piazza San Babila, una calle peatonal donde se encuentran muchos negocios conocidos internacionalmente y grandes edificios. Atravesando dicha calle está situada la bellísima iglesia de San Babila, de estilo milanés neorrománico, considerada la tercera iglesia más importante de la ciudad después de la Catedral y la Basilica di Sant’Ambrogio.

La historia de esta iglesia es una incógnita, probablemente data del siglo VI, aunque no se sabe con exactitud. Sufrió una reconstrucción en el siglo IX y en el siglo XVI se prolongó mediante un nuevo frontal y una nueva fachada barroca. Ya en el siglo XIX fue nuevamente reformada para de restablecer sus formas originales de basílica medieval y a principios del s. XX, fue construida su actual fachada neorrománica.

 Teatro alla Scala

teatro-alla-scala

Este famoso teatro presenta un sobrio aspecto exterior que esconde una belleza que sorprende a todo el que lo visita. Surgió a raíz del incendio que destruyó el antiguo Teatro Ducale en 1776. El nuevo teatro fue construido en el lugar en el que se encontraba la Iglesia de Santa María alla Scala, la cual le daría nombre.

Durante la Segunda Guerra Mundial los bombardeos lo dañaron gravemente, aunque se reconstruyó tres años después. En 2002 el teatro volvió a cerrar sus puertas para su renovación y en 2004 fue reinaugurado con la primera obra que se representó en 1778, L’Europa Riconosciuta de Salieri.

Históricamente el Teatro alla Scala ha sido el lugar de estreno de importantes óperas como Otello, NabuccoMadame Butterfly. El compositor Giuseppe Verdi se negó durante muchos años a que se representasen allí sus obras ya que estaba convencido de que la orquesta modificaba sus composiciones. Podéis comprar entradas en este enlace.

Museo Nacional de Ciencia y Tecnología Leonardo Da Vinci

Fue oficialmente inaugurado el 15 de febrero de 1953 con una muestra dedicada a Leonardo da Vinci en un antiguo monasterio del año 500. Es el mayor espacio de exposición científico-técnico de Italia y cuenta con una enorme colección dedicada a los inventos de Leonardo. En 1986 se creó el primer laboratorio dedicado a la difusión de la ciencia, orientado especialmente a los niños y en 1993 se añadieron los primeros laboratorios interactivos.

La sala dedicada a Leonardo es una de las mayores atracciones del museo. Se trata de reproducciones de objetos diseñados por el genial artista, según sus bocetos y esquemas, muchos sin posibilidades de aplicación práctica en el momento en que fueron creados.

Abre de martes a viernes de 9:30 a 17 h y sábados, domingos y festivos de 9:30 a 18:30 h y la entrada cuesta 10€.

Iglesia Santa Maria delle Grazie

Santa-Maria-delle-Grazie

Fue construida en 1463 como parte de un convento dominicano por el arquitecto Guiniforte Solari, siendo Bramante la persona que en 1492 continuó la construcción de los ábsides semicirculares, una majestuosa cúpula, un claustro y el refectorio.

Su particularidad es que alberga la archiconocida pintura de La Última Cena de Leonardo da Vinci, que cada día acuden a ver cientos de turistas y aún se puede contemplar en su primera ubicación, la pared del comedor del antiguo convento de los dominicos.

Se trata de una enorme pintura de 460 cm de altura y 880 de anchura realizada con témpera y óleo sobre una preparación de yeso, en lugar de la técnica común del fresco lo que provocó que la obra comenzara a descamarse tras su finalización. Durante el transcurso de la guerra las tropas de Napoleón utilizaron la pared para realizar prácticas de tiro, y en 1943 los bombardeos arrancaron el techo de la habitación dejando la pintura a la intemperie durante varios años.

Tras años de intensa restauración, La Última Cena de Leonardo puede ser contemplada por los afortunados turistas que reserven con antelación la visita. Podéis adquirir las entradas aquí.

Galleria Vittorio Emanuele II

vittorio-emanuele-01

La Galería Vittorio Emanuele II, llamada il salotto di Milano (el Salón de Milán) es otro punto importante de la ciudad ubicada entre dos de los principales monumentos de la ciudad: la Catedral y el Teatro alla Scala. Es una elegante galería comercial diseñada en el siglo XIX donde se encuentran las tiendas más famosas de Milán, aunque sorprendentemente también hay un Mc Donald´s, pero con una decoración adecuada al resto del edificio, tal y como pasa en el de Oporto.

vittorio-emanuele-03 vittorio-emanuele-02

Es fácilmente reconocible por sus dos arcadas perpendiculares cubiertas por una bóveda de vidrio y hierro donde se encuentra un extraordinario mosaico que representa los continentes de Asia, África, Europa y América. En el octágono central de la galería se encuentra otro mosaico que muestra el escudo familiar de los Savoia con un toro. Según la tradición, si queréis volver a Milán tendréis que girar 3 veces con los ojos cerrados sobre sus testículos!!!

toro-vittorio-emanuele

Actualmente se encuentra la exposición interactiva Leonardo 3, con cientos de maquetas de máquinas de su propia creación (incluyendo un submarino, una ballesta de repetición y una libélula mecánica) es una gran manera de conocer la incansable genialidad del hombre que inspiró El Código Da Vinci. 

Aparte de una restauración digital de La Última Cena también se puede encontrar la exposición interactiva La Dama del armiño, uno de los retratos más famosos de Da Vinci (aparte de la Mona Lisa, of course), que introduce al visitante en una serie de puntos analíticos y estratégicos. Se pueden adquirir las entradas aquí.

Piazza Mercanti

Piazza-Mercanti

Esta es la plaza de Milán que conserva más intacta la arquitectura medieval en la que se pueden contemplar curiosos edificios y se encuentra a poca distancia del Duomo. Los más destacados son los siguientes:

  • Palazzo della Ragione: fue inaugurado en 1233 para albergar los tribunales de la justicia de la ciudad y en cuya parte inferior tenía lugar el mercado diario de la ciudad. Actualmente se utiliza para desarrollar diversas exposiciones culturales.
  • Loggia degli Osii: este edificio es fácilmente reconocible por sus grandes arcadas abiertas y albergó las oficinas de jueces y notarios. Desde su balcón se anunciaban diferentes asuntos de carácter público, como las bodas, edictos o sentencias.
  • Palazzo delle Scuole Palatine: fue la escuela superior más prestigiosa de Milán, a la que acudieron gran parte de los ciudadanos notables de la época.
  • Casa dei Panigarola: aquí se transcribían los decretos ducales, aunque en la actualidad alberga un prestigioso restaurante.
  • Palazzo dei Giureconsulti: en la actualidad alberga la sede de la Cámara de Comercio de Milán y se caracteriza por portar el reloj de la torre, famoso en toda la ciudad por haber sido el encargado de indicar el horario laboral de la ciudad durante siglos.
  • Pozo de agua: en el centro de la plaza se encuentra un antiguo pozo construido en el siglo XVI.

Reutilizada en una de las arcadas del Broletto, se puede ver una piedra con un relieve de la época romana que representa un verraco, interpretado tradicionalmente como la representación de la scrofa semilanuta, primer símbolo de la ciudad.

Castillo Sforzesco

castillo-sforcesco-02

Construido como fortaleza en 1368 y posteriormente transformado en palacio ducal, durante la Segunda Guerra Mundial quedó prácticamente destruido. La familia Sforza se encargó de reformarlo y el duque de Sforza (conocido como el Moro) fue el encargado de darle popularidad mediante fiestas y galas semanales a las que acudían las personas más ilustres de la corte e incluso artistas como Leonardo da Vinci.

castillo-sforcesco-04

Pero la bonanza se esfumó cuando el 23 de junio de 1800 Napoleón ordenó la demolición del castillo, abatiéndose las torres laterales y los bastiones españoles en 1801. En la segunda mitad del s. XIX el castillo volvió a estar en el punto de mira, ya que muchos ciudadanos querían destruirlo para construir un lujoso barrio residencial. Afortunadamente prevaleció la cultura histórica y el arquitecto Luca Beltrami ejecutó una importante restauración, devolviendo al castillo el aspecto que tenía en la época de los Sforza. La restauración fue finalizada en 1905 con la inauguración de la Torre de Filarete y el Parque Sempione, construido en el lugar que ocupaba antiguamente la plaza de armas.

castillo-sforcesco-01   castillo-sforcesco-03

Se puede visitar la zona externa gratuitamente, pero para acceder a los Museos del Castillo habrá que pagar entrada (3€), aunque si váis entre martes y jueves entre las 16:30 y las 17:30 horas la entrada es gratuita. Los horarios son los siguientes:

Castillo: entrada gratuita. Abre todos los días de 7:00 a 19:30 horas.
Museo: está abierto de martes a domingo, desde las 9:00 hasta las 17:30 horas.

Parco Sempione

Fue construido entre 1890 y 1893 con el estilo de los jardines ingleses y una extensión de más de 47 hectáreas en el que se pueden encontrar grandes zonas de césped repletas de árboles y vegetación, un agradable lago artificial que funciona como hogar para patos y algunas edificaciones interesantes:

  • Acquario Civico: Construido para la Exposición Nacional de 1906, el acuario cuenta con 36 tanques en los que se pueden encontrar más de 100 especies diferentes.
  • Arena Civica: Inaugurado en 1806 con la presencia de Napoleón, es un impresionante anfiteatro en el que en la actualidad se celebran pruebas de atletismo y algunos conciertos. en verano se puede practicar volleyball de playa y en invierno suelen hacer una pista de patinaje, y si hay nieve una pista de ski!

arco-della-pace

  • Arco della Pace: Aunque comenzó a construirse en 1807 para conmemorar las victorias de Napoleón, la construcción fue interrumpida y retomada en 1826 para celebrar la paz de 1815.

torre-branca

  • Torre Branca: es una estructura metálica de 108m construida en 1933, en cuyo centro se encuentra un ascensor que en menos de un minuto llega a su parte superior, pudiendo obtener unas preciosas vistas de la ciudad, y en los días claros se logra observar la llanura padana, los Alpes y los Apeninos. La entrada cuesta 4€.

Cementerio Monumental de Milán

Destaca por el gran número de tumbas de alto nivel artístico realizadas desde el siglo XIX hasta la actualidad. Fue construido en 1866 para unificar los pequeños e insalubres cementerios que se encontraban distribuidos por la ciudad y en él podemos encontrar una amplia gama de esculturas, templos griegos, obeliscos, e incluso una versión a pequeña escala de la Columna de Trajano. En la entrada principal se encuentra el llamado Famedio, una especie de “salón de la fama” en el que se ubican las tumbas de algunos de los ciudadanos más importantes del país.

Allí se pueden visitar los sepulcros de importantes artistas y personalidades como María Callas, Toscanini, Enrico Marinetti y Giuseppe Verdi. A la entrada se encuentra también un pequeño museo que alberga una colección única de antiguos carros fúnebres eléctricos de 1920. Además posee una sección en la que se encuentran las tumbas de los judíos y otros ciudadanos que no pertenecieron al catolicismo.

Iglesia de San Bernardino alle Ossa

San-Bernardino-alle-Ossa-04

Es un templo que, si bien por fuera no es gran cosa, se diferencia del resto debido a la extraña y macabra decoración de una de sus estancias, compuesta a base de huesos humanos. Esto se debe a que en 1145 se construyó un hospital destinado a la cura de leprosos cerca de la Iglesia de Santo Stefano Maggiore, pero en poco tiempo el cementerio de la iglesia se llenó y tuvieron que construir una sala para recoger los huesos.

San-Bernardino-alle-Ossa-03 San-Bernardino-alle-Ossa-01

En 1269 se construyó junto a esta sala la Iglesia de San Bernardino alle Ossa y el osario pasó a convertirse entonces en un lugar un tanto siniestro en el que los huesos fueron colocados empotrados en las paredes hasta el techo y contenidos por mallas metálicas, y también en cornisas, sobre las pilastras y en los marcos de las puertas formando parte de la decoración. Como curiosidad, los cráneos sobre el marco de la puerta de ingreso provienen de personas condenadas a muerte.

San-Bernardino-alle-Ossa-02

El Ossario, que es como se llama dicha sala, está entrando a mano derecha y el acceso es gratuito, tan sólo piden la voluntad; con lo que podéis aprovechar a dar salida a todo ese suelto que se va acumulando a lo largo de los viajes y no sabéis qué hacer con él, y de paso contribuir a la conservación de tan curioso lugar.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.