Kolugljúfur-02

En Islandia existen cientos de cascadas a lo largo de todo el país. Elegir la mejor de ellas resulta una tarea un tanto complicada. Por eso, hemos seleccionado las 14 más representativas que no debéis perderos en vuestro recorrido por esta bella isla.

Glymur

Con 198 metros de altura, es la segunda cascada más alta de Islandia. Ocupaba el primer puesto hasta que en 2007 se descubrió la de Morsárfoss, que le robó el trono con sus casi 240 m. Para llegar se va por una carretera que rodea un fiordo, las vistas son realmente impresionantes. Tras dejar el coche en el parking, os espera un trekking de unas 3h aproximadamente y dificultad media (7 kms ida y vuelta). Llevad escarpines y pantalones que se puedan remangar, ya que hay que pasar un río por encima de un tronco de árbol con la ayuda de un cable a modo de barandilla.

islandia en 12 días

Tiene subidas importantes y tramos donde debéis ayudaros de cuerdas para avanzar, es un poco complicado así que paciencia, que el destino merece el esfuerzo. Durante la ascensión llegaréis hasta el mirador de Hellupalur, desde donde se puede apreciar la cascada en su máximo esplendor. A partir de aquí toca emprender el regreso, para lo cual tenéis dos opciones: volver por el camino de ida o dar la vuelta cruzando el río del que nace la catarata con una bajada larga, dura y sin cuerdas de apoyo.

Yo me quedé con la segunda opción, para no encontrarme a la gente en sentido contrario en un sitio de paso complicado y por no repetir. Eso implica remangarse los pantalones y cruzar un río, el cual no es muy profundo, pero si no lleváis zapatos de agua (como fue mi caso) os dejaréis los pies en las rocas.

Kirkjufellsfoss

El monte Kirkjufell es conocida como la montaña más hermosa de la península de Snæfellsnes y una de las más fotografiadas. Durante los últimos años, el monte Kirkjufell y la cascada Kirkjufellsfoss se han convertido en el lugar más popular para hacer una parada fotográfica en Grundarfjörður.

kirkjufell

Fuente: anjali kiggal

Después nos dirigimos al cañón de Kolugljúfur. A priori no parece gran cosa, pero conforme te vas acercando esta garganta que aparece en mitad de la nada te deja con la boca abierta. Tiene varias cascadas preciosas, a las que te puedes acercar bastante mediante unos caminos de tierra, pero hay que tener cuidado que con las salpicaduras del agua están húmedos y resbaladizos.

Godafoss

Una de las cascadas llamadas big five que hay en Islandia. Sin palabras, la belleza de este lugar es indescriptible. La vimos primero desde arriba y luego por el otro lado y desde abajo, a pie de agua.

Godafoss-02

Cuenta la leyenda que cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del país lanzaron a esta cascada todas las figuras de dioses paganos que había en la isla y desde entonces pasó a llamarse la Cascada de los Dioses (Godafoss).

Hafragilsfoss

Se encuentra 1 km antes de llegar al aparcamiento de Dettifoss, entrando en una curva a derechas veréis salir a la izquierda una pista sin asfaltar. Siguiendo esa pista llegáis hasta Rauðhóll, el parking está prácticamente al filo del cañón. Otra opción es ir andando desde el parking (unos 4 km ida/vuelta), pero para nosotros es la peor alternativa. Nosotros decidimos hacer un trekking por el cañón para poder ver mejor la cascada y la parte más profunda del cañón Jökulsárgljúfur.

Hafragilfoss_canyon

El nivel de dificultad es medio y alto en algún momento puntual (con que seáis cuidadosos y no resbalar será suficiente). Son unos 8 kms, así que calculad que os llevará unas 3 horas (puede que más si no estáis acostumbrados a andar, o si os paráis muchas veces a hacer fotos, que es normal porque el paisaje lo merece).  Es muy fácil orientarse, ya que, aparte del mapa que encontraréis en el aparcamiento y a mitad de camino, hay un montón de estacas amarillas de madera señalando el camino.

Al final del camino veréis una cuerda colgada de una piedra enorme en el desfiladero por el que se sale del cañón. No es necesario que os colguéis de ella cual Tarzán, pero ayuda para subir por algún punto de la pendiente. Esta sería una de las zonas más difíciles de la ruta y veréis que en realidad no es para tanto. Al llegar arriba deberéis ir hacia la izquierda hacia Dettifoss, deshaciendo el camino que hicisteis al principio de la ruta (ahora con el río a la izquierda).

Dettifoss

Otra de las big five. Hay dos carreteras para llegar, la 862 o la 864 (si venís por Asbyrgi cogeréis la 864). Aunque la carretera es de grava (pero se puede hacer con coche normal sin problemas), merece la pena, ya que las vistas son mejores porque desde este lado llegáis al mismo borde de la catarata.
Dettifoss
Desde la 862 llegaréis al otro lado, pero no os podréis acercar y todo el rocío de la cascada irá hacia vosotros, lo cual os va dejando empapados sin que os deis cuenta. Es realmente espectacular, la más caudalosa de Europa con 500 t de agua por segundo. Tras deleitarse con ella, hay un sendero bien señalizado de 1,40 km que os lleva a la catarata de Selfoss.

Selfoss

Merece mucho la pena. Hay que ir, aunque con cuidado, ya que el terreno está plagado de charcos y es dificultoso llegar sin meter el pie en uno de ellos.
selfoss-01

Svartifoss

Dirigimos nuestros pasos hasta el Parque Nacional de Skaftafell. Un poco antes de entrar hay unos carteles de que estás entrando en una zona de pago, así que ahí no hay manera de escaquearse, ya que existen unas cámaras que te graban la matrícula para asegurarte de que pagas. El pago se hace en el centro de visitantes mediante una máquina y cuesta 600 ISK el coche normal de  plazas (sea turismo o todoterreno).
Tras mirar los mapas de rutas que hay en el lugar, nos decidimos a empezar por la S3, pasando previamente por el sendero que lleva a la cascada de columnas de basalto de Svartifoss (S2). Es una subida, aunque no muy dura, que culmina en la cascada mencionada. No destaca por tamaño o cantidad de agua pero sí por su sorprendente arquitectura natural a base de columnas de basalto que recuerdan al órgano de una catedral.
qué ver en islandia en 12 días

Bien, podemos realizar la ruta ida/vuelta lineal de 3,6 km y 1h30min, la ruta circular de 7,4km y 3h (ambas con inicio y fin en el camping de Skaftafell), o, si tenemos tiempo y ganas, hacer una pedazo de ruta de 16,7km hasta las montañas de Kristínartindar, entre los glaciares Skaftafellsjökull y Morsárjökull.

Skogafoss

Skogafoss es otra de las big five de las cascadas de Islandia. Había muchísima gente de visita en esta zona, se nota que estamos cerca de Reykjavik y la zona del Círculo Dorado.
La verdad es que la cascada es realmente bonita, se precipita desde una altura de 62 metros y su anchura es de 25 metros, lo que la hace grandiosa. A la derecha hay una larga escalera que permite acceder a un mirador donde contemplar la cascada desde arriba, así que tomad aire y a subir, que las vistas bien merecen un poco de esfuerzo.
Skogafoss

Hay que salvar unos 500 escalones metálicos que hay que pisar con cuidado para no resbalar, especialmente si están mojados. Una vez arriba llegamos a una plataforma de observación con unas impresionantes vistas que no debéis perderos de ninguna manera.

Seljalandsfoss

Relativamente cerca está Seljalandsfoss,que tiene la peculiaridad de que se puede rodear pasando por detrás de ella.
Seljalandfoss-01
Es muy recomendable que llevéis ropa impermeable y buen calzado, ya que os vais a mojar con toda seguridad debido a la fuerza con la que el agua salpica y el suelo está algo resbaladizo.

Gljúfurárfoss

Debido a su proximidad a Seljalandsfoss, es a menudo pasada por alto (los autobuses turísticos están concentrados en la «cascada principal»), así que es bastante fácil disfrutar de las vistas con poca gente. Está a unos 5 minutos andando, por lo que podéis ir andando perfectamente si no queréis coger el coche. Lo reconoceréis porque justo enfrente hay un camping.
Gljúfurárfoss
Para acceder a la cascada, nos adentramos en la grieta a través de un riachuelo que se puede cruzar perfectamente sin problemas saltando de piedra en piedra, con cuidado de no resbalar ni meter el pie en el agua. Uno de los espectáculos de la naturaleza más increíbles que hemos visto nunca.

Haifoss

Haifoss es la segunda cascada más alta de Islandia, el río Fossa se precipita desde más de 120 metros de altura en una cañón espectacular. A su lado se encuentra otra cascada un poco más pequeña, Granni, que proviene del mismo río que se separa antes de precipitarse al vacío.
Haifoss
Llegar a ella es relativamente fácil. Hay que desviarse de la Ring Road en Þjóðvegur y continuar 70 km por la carretera 32 y luego por la 332. Eso sí, aunque el camino puede hacerse en turismo, es recomendable hacerlo en todoterreno, ya que la carretera de acceso está en malas condiciones.

Gullfoss

La cascada de Gullfoss es uno de los monumentos naturales más visitados por su belleza y espectacularidad. La llegada a la cascada es espectacular ya que el terreno oculta el curso del río y al acceder desde la parte más baja, vemos la doble fractura de la llanura por la que llega el río Hvítá, dándonos la impresión que el río se sumerge en las profundidades de la tierra.
Gullfoss
Como curiosidad, decir que fue de propiedad privada hasta mediado el s.XX y se especuló con la posibilidad de aprovechar la caída de agua para producir energía eléctrica, afortunadamente, la falta de capitales obligó a abandonar la idea.

Öxarárfoss

La Cascada de Öxarárfoss se encuentra en el maravilloso Parque Nacional de Þingvellir. Se produce gracias a una profunda sima donde el río, al precipitarse en la falla de Almannagjá provoca este bello espectáculo. Después el río desemboca en el lago de Thingvallavatn, el más grande de Islandia (83 km2).
qué ver en islandia en 12 días
Además de estos tres sitios principales, la ruta puede complementarse o alargarse con otros lugares de interés como la iglesia de Skálholtel cráter del volcán de Kerið o el pequeño pueblo de Hveragerdi.

Cañón Fjaðrárgljúfur

Para terminar este recorrido por las cascadas más bonitas de Islandia, no podía faltar el cañón Fjaðrárgljúfur, que aunque no es una cascada en sí, alberga varias de ellas, a cada cual más espectacular.

Originalmente fue un glaciar, que el agua fue erosionando a lo largo de miles de años, dando lugar a este increíble paisaje. El río Fjaðrá se abre paso durante 2 km con una profundidad de unos 100 m entre escarpadas y negras paredes.

Fjaðrárgljúfur-02

 

Nosotros lo visitamos en toda su longitud desde arriba, aunque también se puede ver desde abajo, pero para ello es preciso meterse en el río en algunos tramos.

  1. Menuda selección bonita de cascadas. Me llama la atención que no hay dos iguales, cada una tiene algo especial que la diferencia del resto. Algunas son casi unas cataratas, menuda cantidad de agua. La verdad es que tiene que ser todo un espectáculo ver esas caídas de agua (casi todas de nombre impronunciable e irrecordable jejejeje). Muchas gracias por este paseo por tierras islandesas.

    • Y eso que hay muchísimas más!! Islandia es sinónimo de naturaleza y sobre todo, agua. Merece la pena visitar la isla sólo por ver ese espectáculo en directo, estoy segura de que no decepciona en cualquiera de las estaciones 😉

  2. Sobre gustos no hay nada escrito, por eso nosotros no fuimos a la cascada Glymur, porque no creo que sea de las más fascinantes del país, además de estar algo escondida y tener que caminar bastante para acceder a ella.

    Qué decir de Kirkjufellsfoss, aunque la cascada es pequeñita y por sí sola no destaca mucho, el marco en el que está, con la bella montaña Kirkjufell forman uno de los parajes más guapos del país, una pasada de lugar.

    Godafoss sea posiblemente la más elegante de las cascadas de Islandia…nosotros la vimos desde los dos lados.

    El trío Hafragilsfoss, Dettifoss y Selfoss es sencillamente espectacular, y sólo por verlas merece la pena hacer la Ring Road entera. De las tres quizás Hafragilsfoss sea la menos espectacular, pero es una pasada también…Dettiffos es la más poderosa de Europa y te puedes acercar tanto que «da miedo»…Selfoss es la que más me gustó,,, estaría en mi Top 3 de Islandia (difícil escoger el orden de ese Top 3).

    Seljalandsfoss es de las más famosas, pues está muy cerca de la Ring Road een el Sur del país, y a 1 minuto andando del parquing, además es la única que se puede caminar por detrás y es muy bonita, pero a mí, su compañera Gljúfurárfoss me robó el corazón.

    Skogafoss es guapísima…dormimos en sus pies y subimos las escalera para ver las 15 cascadas que la preceden…espectacular.

    También en mi Top 3 está Svartifoss, es una cascada hipnótica.

    Haifoss y Granni nos gustaron mucho, las vimos desde arriba y bajamos hasta sus pies, impresionantes de verdad.

    Gullfoss la vimos la última de todas, por eso quizás, pese a ser impresionante, no me impresionó tanto, y eso es difícil…Con Öxarárfoss nos pasó lo mismo, la vimos de las últimas, y si Gullfoss no me impresionó (me pareció preciosa, eso sí), pues esta menos.

    Yo quitaría de la lista (ya te he adelantado que sobre gustos…) Öxarárfoss y Glymur y añadiría Dynjandi en los Fiordos del Oeste, y Litlanesfoss, en los Fiordos del Este…no se si las llegastéis a ver.

    Cierto que el Cañón Fjaðrárgljúfur no es una cascada en sí, pero sí que hay una al final del mismo, y el lugar es una maravilla.

    Muy buen artículo.

    • Muchas gracias Héctor!! lo cierto es que elegir un top 3 está complicado, todas son distintas y tienen sus particularidades que las hacen especiales. Por desgracia, no pudimos visitar los Fiordos del Este, así que ya tengo una excusa para volver a visitar esta maravillosa tierra. Un saludo

  3. ¡Wow! Menuda recopilación. Ya habíamos leído que Islandia está repleta de paisajes espectaculares pero ahora que sabemos cuáles son las cascadas más bonitas de Islandia tenemos claro a qué sitios iremos en primer lugar cuando podamos volver a viajar con seguridad.

    De todas las que mencionas, la única que nos sonaba es la de Skogafoss, suponemos que será la más conocida, pues todos los amigos que han estado nos han recomendado visitarla… ¿Creéis que da tiempo de verlas todas en un viaje de 10-15 días?

    Saludos.

    • Muchas gracias!! si hay algo que abunda en Islandia son los paisajes bonitos y las cascadas, aunque hay unas cuantas llamadas las big five, que son Svartifoss, Godafoss, Dettifoss, Gullfoss y Seljalandsfoss. Nosotros estuvimos 13 días y las vimos todas, así que con 15 días tenéis más que de sobra para conocer esta preciosa isla. Un saludo

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.