Capitolio-02

Washington es famosa por contar con grandes edificios del gobierno que hemos visto miles de veces en pelis y series americanas, pero además también es limpia y apacible, y lo mejor de todo es que sus principales puntos de interés se concentran en una gigantesca explanada verde que os ocupará todo el día: el National Mall. Es una buena opción además para combinar con un viaje a Nueva York, ya que hay trenes y autobuses con trayecto directo. Os cuento todos los detalles a continuación:

Cómo llegar

Como acabo de comentar, la mayoría de viajeros visitan Washington desde Nueva York en un día, para lo que hay que salir bien temprano en bus, en un trayecto que dura alrededor de 4 horas. Nosotros compramos los billetes a través de la página web de Megabus y los billetes de ida y vuelta para dos nos salieron por unos 45 dólares.

El autobús sale de Nueva York de la 34th con la 11th aproximadamente (unos veinte minutos caminando desde Times Square) y para en la Union Station de Washington (a diez minutos andando del Capitolio). A la vuelta sale del mismo sitio, pero la parada nos deja más cerca del centro de NY, entre en la 7th con la 28th. Nosotros salimos a las 7:00 y volvimos en el bus de las 18:00 horas. Es un palizón, no os lo voy a negar, porque madrugar y meterse 4h de trayecto no es agradable, pero realmente merece la pena hacer el esfuerzo.

Union-Station-01

Llegamos a Union Station, una preciosa estación que tiene más de un siglo de historia a la que llegan trenes, metro y por supuesto, autobuses; siendo una de las más transitadas de EEUU.

Union-Station-02 Union-Station-03

El Capitolio

Su visita es obligada y gratuita, aunque dependiendo del día que se acuda, las colas pueden ser importantes. Nosotros apenas tuvimos problema porque la mayoría eran grupos de colegios e institutos que iban con visita concertada y entraban por otra parte. De todos modos, os recomiendo hacer una reserva a través de su página web oficial  para evitar problemas, y recordad que el horario de visita es de lunes a sábado de 8:30h a 16:30h.

Capitolio-08

Para ello hay que entrar al Centro de Visitantes al que se accede bajando unas escaleras junto al edificio del Capitolio. Nada más llegar os apuntais y os pondrán una pegatina y os darán un aparatito de audioguía, también gratuito. En el interior destaca la impresionante sala de La Rotonda del Capitolio, situada bajo la gran cúpula y en la que se puede ver una gran colección de arte y estatuas de personajes históricos de Estados Unidos.

Capitolio-06

Uno de los espacios más sorprendentes es la Whispering Gallery, una sala en la que alguien se pone en un extremo a hablar en voz baja y el resto lo escucha perfectamente desde la otra punta de la habitación. Eso es debido a un diseño circular que se ha aplicado en otras construcciones como iglesias.

Capitolio-01

Al finalizar la visita, podéis cruzar un pasadizo subterráneo para ver la impresionante Biblioteca del Congreso. Su origen data de 1800, durante la presidencia de Thomas Jefferson, quien cedió al Congreso su biblioteca privada de 6.500 libros. Desafortunadamente sufrió un incendio en 1851 que destruyó dos tercios de su colección en aquel momento.

biblioteca capitolio

En la actualidad, la Biblioteca del Congreso es una de las más grandes del mundo con más de 30 millones de libros y está considerada como la Biblioteca Nacional de Estados Unidos. En su interior se conserva el borrador de la Declaración de Independencia de Estados Unidos y también se encuentra uno de los cuatro ejemplares completos de la Biblia de Gutenberg, de mediados del siglo XV.

Lincoln Memorial

Situado en uno de los extremos del National Mall, es otro de los lugares de interés más visitados de la ciudad. Este monumento fue construido en honor a Abraham Lincoln, quién abolió la esclavitud y modernizó la economía entre otras muchas cosas.

Lincoln-Memorial-01

El edificio adopta la forma clásica de los templos dóricos griegos con 36 columnas de 10 metros de altura que representan los 36 estados de la época de la muerte del presidente, cuyos nombres se grabaron en el entablamento de cada columna.

Lincoln-Memorial

La parte principal del monumento es una gigantesca escultura de Lincoln sentado de forma pensativa, mirando hacia la Piscina Reflectante y al Monumento a Washington. Una de sus manos está cerrada, mientras que la otra está abierta y además hay una placa en las escaleras en recuerdo al famoso discurso «Yo tengo un sueño» que dio aquí Martin Luther King en 1963.

Museo Nacional del Aire y el Espacio

Es el más importante en su temática del mundo y otro de los lugares imprescindibles en una visita a Washington. Yo reconozco que el tema no me apasiona especialmente, pero aún así me resultó interesante ver los trajes y naves espaciales del Apollo 11, la primera nave en llegar a la Luna con astronautas.

Museo-Nacional-del-Aire-y-el-Espacio Museo-Nacional-del-Aire-y-el-Espacio Museo-Nacional-del-Aire-y-el-Espacio

Además destaca el Wright Flyer, creado por los hermanos Wright y considerado como el primer avión que hizo un vuelo propulsado y controlado allá por 1903.

Museo-Nacional-del-Aire-y-el-Espacio Museo-Nacional-del-Aire-y-el-Espacio Museo-Nacional-del-Aire-y-el-Espacio

También os podréis encontrar allí con el famoso Spirit of Saint Louis, con el que Charles Lindbergh realizó en 1927 el primer vuelo en solitario a través del Océano Atlántico. La entrada es gratuita y se puede visitar todos los días de 10h a 17:30h.

La Casa Blanca

¿Quién no conoce la residencia oficial del Presidente de Estados Unidos? Seguramente es uno de los edificios que más han aparecido en películas y series, además de las noticias del telediario. Está rodeada de fuertes medidas de seguridad, por lo que únicamente la podréis ver desde lejos.

Fue proyectada durante el primer mandato de George Washington e inaugurada por John Adams en 1800. Formalmente, el edificio recibió los nombres de Palacio Presidencial o la Mansión Ejecutiva, hasta que el presidente Theodore Roosevelt en 1902 propuso al Congreso que adoptara oficialmente el nombre de La Casa Blanca.​

Monumento a Thomas Jefferson

A orillas del río Potomac se encuentra el majestuoso edificio construido en memoria de Thomas Jefferson, el presidente de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Se trata de un edificio circular sustentado sobre grandes columnas de estilo jónico, totalmente inspirado en el Panteón de Agripa.

Monumento-a-Thomas-Jefferson

En su interior se puede ver una gran estatua de bronce de seis metros de altura y placas de piedra con citas de sus grandes obras. Está abierto durante las 24 horas del día, aunque no es tan visitado como otros de la ciudad de Washington ya que se encuentra desplazado respecto a la gran avenida del National Mall.

Museo de Historia Natural

Es el segundo museo más visitado de toda la Institución Smithsonian. Se fundó en 1910, y fue diseñado con un estilo neoclásico, al igual que todos los edificios del National Mall. La colección del museo totaliza más de 125 millones de especímenes de plantas, animales, fósiles, minerales, rocas, meteoritos y objetos culturales humanos.

Franklin Delano Roosevelt Memorial

Para mi uno de los más bonitos e impresionantes de todo el National Mall. Inaugurado el 2 de mayo de 1997, ocupa 30.000 m² y describe doce años de la historia de los Estados Unidos a través de cuatro espacios al aire libre, cada una para cada mandato del presidente.

El agua que fluye es un componente metafórico del monumento. Cada una de las 4 estancias que representa los mandatos de Roosevelt tiene una catarata. Cuando uno se mueve de estancia en estancia, las cascadas se vuelven más grandes y complejas, mostrando el aumento en la complejidad de su presidencia marcada por una gran agitación de la economía y por la Guerra Mundial.

Monumento a Washington

Conforma  una de las estampas más clásicas y reconocibles de la ciudad. El monumento consiste en un gran obelisco elaborado en mármol, granito, piedra arenisca, acero y tiene una altura de casi 190 metros. La construcción comenzó en 1848 y se terminó en 1884, debido a la falta de fondos originados por la Guerra Civil estadounidense.

Monumento-a-Washington

La diferencia en el tipo de mármol (visible aproximadamente a partir de una altura de unos 50 m) delimita la construcción inicial de la segunda etapa de construcción. Tiene un ascensor para subir a la parte alta, desde la que tendréis las mejores vistas de la ciudad.

Georgetown

Antiguamente Georgetown estaba separado del centro de Washington, sin embargo, con el aumento de la demografía de la ciudad se ha visto absorbido completamente llegando a convertirse en uno de sus barrios más importantes.

georgetown

Se halla a orillas del río Potomac y reúne una cantidad de fabulosas mansiones y casonas de otra época, tiendas y cafeterías con encanto. Además, allí se encuentra la sede de la Universidad de Georgetown, un edificio lleno de historia que aparece también en muchas películas.

Cementerio de Arlington

En el Cementerio de Arlington descansan más de 300.000 soldados que dieron su vida por Estados Unidos en las diferentes guerras. Infinitas filas de lápidas blancas pueblan el césped, cada una con el nombre del soldado y la guerra en la que participó, conformando una estampa inolvidable a la par que sobrecogedora. Allí está también la famosa Tumba del Soldado Desconocido, donde se honran los restos no identificados de los soldados estadounidenses que han muerto en acción.

Memorial-II-Guerra-Mundial

También es clave visitar el Memorial de Guerra del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, famoso por la fotografía «Alzando la bandera en Iwo Jima» y la película de Clint Eastwood «Banderas de nuestros padres».

Oficialmente fue declarado como un cementerio militar en 1864, pero aún así podréis encontrar las tumbas de numerosos astronautas norteamericanos y las de John F Kennedy, su mujer Jackie Kennedy Onassis, Bobby Kennedy y Ted Kennedy.

Se puede visitar todos los días de 8h a 19h y de octubre a marzo hasta las 17h.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.