pura-tirtha-empul-02

Este país ofrece infinidad de posibilidades y tipos de viaje: desde los más destinados al relax, los enfocados a deportes acuáticos como surf o buceo, los que buscan naturaleza o los que buscan un viaje más cultural.

Nosotros intentamos conjugar un poco de todo, y para no complicarnos mucho, diseñamos un itinerario bastante estándar entre los que viajan por primera vez a este país con un número limitado de días. Para ahorrar costes, viajamos desde Madrid a Singapur, donde pasamos 2 días, y desde allí tomamos un avión de bajo coste que nos dejó en Surabaya, ya que queríamos estar lo más cerca del Bromo Tengger Semeru National Park para hacer la ruta del volcán.

Otra opción es viajar a Yogyakarta y visitar los preciosos templos budistas de Borobudur, pero en este viaje tuvimos que obviarlo por tema de tiempo.

DÍA 1: SURABAYA

Volamos desde Singapur a Surabaya, donde haremos noche en el hotel Pop!, cercano a la estación de tren de Gubeng para al día siguiente partir hacia Probolinggo. La ciudad en sí no tiene gran cosa que ver, pese a ser la segunda más grande de todo Indonesia, la gente la utiliza de paso para ir al Bromo.

DÍA 2: SURABAYA– CEMORO LAWANG

Tomamos un tren hacia Probolinggo, que nos costó aproximadamente 7 euros cada uno en clase “bisnis” (así venía escrito en el vagón), aunque os podéis imaginar que la primera clase se asemeja más a una de segunda o tercera en la España de los años 70… es básico y sin comodidades, pero bueno, como son 2 horas de trayecto tampoco nos importó demasiado.

surabaya-train-01 surabaya-train-02

A la salida de la estación nos encontramos con una nube de gente que nos ofrece taxis, autobuses y todo tipo de transportes, dos mochileros con cara de perdidos somos un caramelo que no quieren dejar escapar.

Tenemos que ir hacia la estación de autobuses para ir a Cemoro Lawang, el pueblo que está más cerca al Monte Bromo, así que negociamos un taxi que nos jura que nos dejará en la estación de autobuses, pero en realidad nos lleva a la “oficina” de un amigo suyo que nos quiere vender tours, por lo visto es bastante habitual, así que tened cuidado.

Cansados y un poco decepcionados nos disponemos a buscar la estación por nuestra cuenta, aunque sin poder utilizar internet es complicado… vemos que por la carretera principal van varios autobuses, así que decidimos avanzar un poco en esa dirección. Paramos en un Seven Eleven a comprar algo y de paso preguntar si vamos bien, aunque los dependientes no hablan nada de inglés les medio entendemos que siguiendo por la carretera llegaremos a nuestro destino.

toto-travel

En la estación vimos una agencia de tours que se llama TOTO, y de la cual habíamos leído buenas críticas, con lo que decidimos contratar la excursión del Kawah Ijen.(Pagamos 250 mil rupias (17,20€) cada uno).

surabaya-station

Nos llevaron a la parte de atrás de la estación, donde hay un montón de pequeñas furgonetas destartaladas destinadas a llevar turistas hasta el pueblo de Cemoro Lawang. Lo más curioso es que teníamos que esperar a que la furgoneta se llenara para poder salir (y caben hasta 15 personas) por lo que la espera iba para largo… Al final éramos como unos 7 u 8 y aquello parecía que no se iba a llenar de ningún modo decidimos pagar entre todos los 500000Rp (36€). Al final si nos paramos a pensar estábamos regateando como un par de euros o así, lo cual suena totalmente ridículo, pero es que todavía no nos habíamos acostumbrado a hacer números en rupias y aquello nos parecía muchísimo!!

En cuanto llegamos al pueblo, el conductor nos enseñó varios alojamientos, todos ellos bastante rudimentarios. Al final nos decantamos por el Yog Homestay, cercano al hotel Cemara Indah (que tenía mejor pinta pero estaba lleno) donde pagamos 250.000Rp (14,8€), por una habitación doble con baño privado con agua caliente, (cosa que agradecimos después de la caminata, y la diferencia con las que no lo tenían era de 50.000 rupias, unos 3 euros).

cemoro-lawang

La verdad es que no había ni toallas, ni jabón, ni nada de nada, la cama no tenía sábanas, pero al menos era grande y cómoda, total para dormir unas pocas horas no necesitábamos nada mejor.

Salimos a pasear e inspeccionar un poco el terreno, aunque procuramos no cansarnos mucho, ya que al día siguiente íbamos a tener un día duro. Tuvimos la suerte de ver el volcán al atardecer entre los árboles.

fried-banana

Por la noche fuimos a cenar al restaurante Lava View Lodge, el de mejor pinta de la zona y ciertamente acertamos, ya que la comida estaba buenísima, especialmente la banana frita con queso, una combinación extraña pero deliciosa que os recomiendo probar.

DÍA 3: BROMO – KAWAH IJEN

Nos despertamos a las tres de la mañana, apenas habíamos descansado pero había que levantarse, ya que nos esperaba una larga caminata, casi 14Km con constantes subidas y bajadas, pero no importaba con tal de llegar a ver uno de los mejores amaneceres de nuestra vida.

Nos juntamos con el grupo en que la noche anterior habíamos compartido furgoneta en la puerta del hostel, ya que el camino sale justo de donde está el hotel Cemara Indah. 

bromo-01

Comenzamos a subir por la carretera, y aunque es algo costoso por ser cuesta arriba, nosotros íbamos charlando normalmente, porque estamos acostumbrados a hacer deporte y no era más duro que cualquier día de caminata por la sierra, pero para los demás fue todo un calvario e iban en silencio intentando guardar fuerzas.

Poco a poco nos encontramos con varios miradores a lo largo de la ascensión, hasta que llega un momento en que la cuesta se endurece y hay una parte con escalones. Es gratuito, así que si alguien os pide dinero por ello no le hagáis ni caso. Hay dos “sunset points” que se ven perfectamente desde la carretera y que hay que ir temprano para evitar masificaciones. Nosotros lo disfrutamos mucho pese a estar algo destemplados por no haber dormido mucho. Recordad llevar ropa de abrigo y algo de comida y bebida, ya que a esas horas hace bastante fresco (aunque luego conforme vaya pasando el día os sobrará todo) y aunque hay algún puestecillo de comida, es preferible no depender de ellos por si acaso.

En cuanto salió el sol y tras millones de fotos, decidimos que ya era hora de ir hacia el Gunung Bromo, ya que aún quedaba bastante camino.

El sendero que hay que coger para ir al Bromo por tu cuenta sin tener que pagar los 217500Rp (15,4€) por persona no está señalizado, es un desvío que te queda a mano derecha pero es muy difícil de ver. Nosotros de hecho nos perdimos, así que os recomiendo que llevéis en vuestros dispositivos esta ruta de WIKILOC.

Bromo por libre

Fuente: unavidadeviaje.com

Llegamos a la llanura de arena que hay entre el sendero y el Bromo, donde hay un montón de jeeps y motos que ofrecen llevaros hasta el pie del volcán, pero nosotros pasamos de ellos y continuamos nuestra caminata. Pasamos junto a un pequeño templo y ya se divisa la meta, aunque aún nos queda la última subida, que se hace mediante escaleras.

bromo-02

Una vez arriba, disfrutamos de un merecido descanso con unas vistas espectaculares. El camino que bordea el cráter es estrecho, por lo que recomiendo que tengáis mucho cuidado al recorrerlo, ya que es peligroso.

bromo-03

Para volver, tomamos un pequeño caminito de tierra que va a dar al lado del camino de pago que sale junto al hotel Cemara Indah. Es bastante empinado y en nuestro caso estaba muy embarrado, por lo que tardamos un buen rato en subir, aunque ha merecido totalmente la pena.

bromo-04

Apenas tenemos tiempo a darnos una ducha y comer algo ya que una minivan que habíamos contratado previamente en Probolinggo viene a buscarnos para ver nuestro siguiente volcán, famoso por sus llamaradas de color azul.

El camino es infernal y por momentos da la sensación de que nos vamos a despeñar, pero finalmente nos dejan en una especie de hacienda antigua, donde apenas tenemos tiempo de cenar algo y descansar, ya que a la 1 de la madrugada vendrán a por nosotros para subir al Ijen.

El viaje hasta la base del volcán duró unas 2:30 h, y una vez allí pagamos 50.000 rupias al guía y otras 50.000 por el alquiler de la máscara antigas. Al principio dudamos de si cogerlas o no, pero finalmente y por la cantidad que salía al cambio decidimos no complicarnos y llevarlas, por si acaso, y ya os adelanto de que no nos arrepentimos de la decisión.

La entrada al Ijen son 15.000 IDR y la excursión, aparte de transporte también incluye un desayuno básico que consiste en un huevo cocido, zumo y dos tostadas con mermelada, de las que dimos buena cuenta cuando se acabó la excursión.

Empezamos la ascensión, que se hace un poco durilla dado a la inclinación del terreno, la falta de iluminación y el cansancio acumulado. Hace frío pero os recomiendo que no os abriguéis demasiado porque luego acabaréis sudando. El trayecto es de aproximadamente una hora caminando y luego unos 40 minutos extra de bajada hacia el interior del cráter. Llegamos a la parte más baja de dentro del cráter sobre las 4:00, por lo que todavía era de noche, al principio tan sólo veíamos humo, pero de repente salieron unas intensas llamaradas de color azul, fue simplemente increíble.

kawah-ijen-02

Aunque le llaman lava, en realidad son unas llamas azules provocadas por el gas sulfúrico que emana del volcán temperaturas de casi 600°C y que pueden llegar a los 5 metros de altura, siendo este uno de los pocos lugares en el mundo en el que se puede contemplar este fenómeno y donde las llamas alcanzan mayor altura.

kawah-ijen-03

Aquí fue donde apreciamos haber alquilado las máscaras, puesto que en ocasiones cambiaba el viento y nos veíamos rodeados de nubes de gas que apenas permitían respirar. Resulta increíble a la vez que triste ver a esos mineros trabajando directamente el azufre sin protección alguna para sacar apenas 5 euros cada día… Nuestro guía combinaba las excursiones con la extracción en el volcán, para poder sacarse un extra y sacar adelante a su familia, ya que esta gente raramente pasa de los 45 años 🙁

kawah-ijen-04 kawah-ijen-05

Con las cámaras reflex (a menos que tengáis una tipo National Geographic) es imposible fotografiar las llamaradas azules, así que os recomiendo que no perdais el tiempo haciendo fotos en las que no se va a ver nada y disfrutad del momento viendo semejante espectáculo de la naturaleza para retenerlo en tu memoria.

kawah-ijen-01

Después de estar un buen rato, nos acercamos a un precioso lago de color turquesa de agua caliente. Y luego tocó volver a subir, aunque ya había amanecido y es de agradecer para ver mejor el suelo por donde pisas, ya que de noche parecía algo peligroso.

DÍA 4: IJEN – BALI – UBUD 

Sobre las 8 o 9 de la mañana nos dejan de nuevo en el hostel y apenas podemos descansar, ya que nos llevan directamente al muelle de Ketapang para coger el ferry (que cuesta unos 6000 IDR) en dirección Bali. El trayecto es de unas dos horas aproximadamente. ¿Quién pensaba que iba uno a relajarse en pleno paraíso?

El ferry tarda unos 45 minutos en hacer los 4 kilómetros que separan una isla de otra…. Una vez en tierra firme conseguimos tomar un autobús local superdestartalado y en el que íbamos apretados como sardinas, que para nuestra sorpresa no nos dejó en Ubud, sino en un sitio intermedio perdido de la mano de dios y en el que “casualmente” sólo había taxis y furgonetillas. Nos dijeron que era la última parada, pero sólo a los turistas…

Nos pusimos de acuerdo con unas chicas inglesas que viajaban hacia el mismo destino para apañar un taxi, negociando todo lo que pudimos, aunque la sensación de timo no se quita del cuerpo. Ellas tenían un hotel contratado, y como nosotros íbamos a la aventura nos bajamos con ellas y empezamos a dar vueltas por el pueblo preguntando en distintos establecimientos hasta que dimos con uno que nos gustó, Secret Garden se llama y tenía aspecto de templo (allí muchos son así), situado a unos 10 minutos del templo de los monos.

secret-garden-ubud

Pagamos unos 7 euros por persona y por noche con piscina, ventilador y desayuno incluido, no se podía pedir más por menos. Descansamos y decidimos dar una vuelta por el pueblo, que fue el que más nos gustó de todo el viaje.

DÍA 5: UBUD

breakfast

Tras un rico desayuno nos disponemos a conocer un poco los alrededores, habíamos oído que había unos arrozales al oeste a los que se podía llegar caminando y allá que nos fuimos. Son los arrozales de Campuhan, que si bien no son tan impresionantes como los de Tegalalang (que veríamos al día siguiente), pero merece la pena acercarse.

campuhan-01

Para llegar a estos arrozales hay que caminar toda la calle Jalan Raya dirección oeste hasta llegar a un puente y una vez allí, subir la cuesta sin asfaltar que está a la derecha de ese puente. El camino de los arrozales está asfaltado y está transitado tanto por gente a pie como en moto, así que tened cuidado.

campuhan-03

Paramos a tomar algo en un bar muy cuco donde hacían zumos naturales y donde descansamos un rato antes de reanudar la marcha, ya que hacía mucho calor y pese a ir entre árboles, la humedad hacía que la sensación de bochorno fuese mayor.

campuhan-02

A la vuelta aprovechamos para descansar un rato en el hostel y comer algo en un warung de la zona, y por la tarde nos acercamos a The Sacred Monkey Forest Santuary, el famoso templo de los monos. Está situado en el corazón de la ciudad y la entrada cuesta 50.000 IDR (3,5€) por persona.

monkey-forest-02

En la entrada hay un cartel con las recomendaciones a seguir por los visitantes, normas básicas como no tocar a los monos, no llevar comida o no hacer movimientos bruscos si se os suben encima. De este modo evitaréis situaciones incómodas o incluso robos y agresiones por parte de los macacos. Nosotros ya tuvimos una experiencia similar en Lopburi (Tailandia), así que procuramos no acercarnos mucho a los animalitos, pero pese a eso, disfrutamos un montón del lugar.

monkey-forest-01 monkey-forest-03

El sitio en sí es espectacular: hay varios templos, lagos y un cementerio lleno de estatuas y figuras demoníacas; os podéis pasar la tarde paseando por su interior así que reservad al menos un par de horas para la visita. A las 18h cierran, así que aprovechamos un rato para callejear, pegarnos una buena ducha y buscar un sitio donde cenar.

Quisimos ir al famoso Cafe Lotus, pero estaba lleno, así que optamos por uno con música en directo y comida occidental cerca del mercado y después nos dimos un masaje relajante como colofón. Hay un montón de locales, de todo tipo, opciones para todos los bolsillos. Nosotros nos dimos uno por el módico precio de 70.000 IDR (4,3€) por una hora de masaje y salimos como nuevos.

DÍA 6: UBUD

Por la mañana alquilamos una moto, que es la mejor forma de recorrer la isla, por unos 5 euros el día, aunque hay que tener cuidado si no se tiene experiencia en su manejo, ya que Bali tiene un tráfico infernal y conducen en dirección contraria, salen de los cruces sin mirar, van sin casco… vamos un caos.

Además, aseguraos de haber sacado el Carnet de Conducir Internacional, ya que hay bastantes puestos de policía deseosos de poneros una multa (y no hay manera de evitar los controles, se las saben todas). Conduciendo con prudencia, podréis perderos entre sus paisajes que en otro tipo de transporte no podríais, así que os recomiendo la experiencia.

Nuestra primera parada fue el templo Pura Tirta Empul, que significa arroyo claro como el cristal y es un templo en el que los fieles de todo Bali vienen a orar y purificarse a través de sus fuentes, se dice que sus aguas tienen poderes mágicos curativos.

pura-tirtha-empul-04

Acordaos de llevar algo para cubrir las piernas, tanto si sois hombre o mujer, aunque no pasa nada, porque podréis alquilar allí unos sarongs bien coloridos y bonitos. Supuestamente si eres mujer y tienes la regla o estás embarazada no puedes pasar allí por considerarte impura… pero afortunadamente no lo comprueban 😉

pura-tirtha-empul-01

El extranjero si quiere realizar el ritual deberá usar camiseta, bañador y sarong. Éste consiste en mojarse 3 veces la cara, beber 3 veces agua (o enjuagarse la boca en su defecto…) y sumergir la cabeza bajo el chorro. Y todo esto hay que repetirlo en 10 de los caños de agua que hay a lo largo de la piscina. En total son 12, pero en 2 de ellos no se mete nadie, ya que están reservados para las ofrendas a los muertos.

pura-tirtha-empul-03

Lo cierto es que nos impresionó tanto el lugar como su simbolismo, aparte de ser el primero de este calibre que veíamos en nuestra vida, y aunque es muy turístico creo que debería hacerse al menos una visita si se viaja a Bali. La entrada a este templo nos costó 15.000 IDR (0,9€), más 5.000 IDR del parking de la moto.

Tegallalang-rice-terraces-02

Continuamos nuestro viaje hacia otro de los imprescindibles: las Rice Terraces de Tegallalang, a unos 7 km del Tirta Empul. Un paisaje espectacular, con un color verde tan intenso que parecía que se habían pasado con la saturación al crearlas… simplemente de postal.

Tegallalang-rice-terraces-01

Los campesinos rinden especial homenaje a Dewi Sri, la Diosa del Arroz con los pequeños santuarios que colocan en las plantaciones. Es curioso ver cómo trabajan duramente recolectando y transportando el arroz, y no sé si esto es algo común, pero la mayoría eran mujeres. La entrada cuesta 40.000 IDR (2,40€).

Pura-Ulun-Danu-Batur-01

Siguiendo la ruta hacia el norte de la isla está uno de los templos más bonitos e importantes de Bali, el Pura Ulun Danu Bratan, nuestra siguiente parada del día. Está bien señalizado y tiene un parking grande de pago, aunque nosotros dejamos la moto un poco más arriba en un sitio gratuito (nos ahorramos la friolera de 0,30€, y sí, sé lo que estáis pensando, pero es que cuando oyes semejantes cantidades no te acostumbras a pensar en su moneda, sino en la tuya y luego al ver la conversión te sorprendes…). La entrada cuesta 50.000 rupias (3,2€) para los turistas y 20.000 IDR a los locales (1,20€)…

Pura-Ulun-Danu-Batur-02

Está dedicado a la diosa de las aguas Dewe Danu, y situado a la orilla del lago Bratan en un entorno verde y montañoso que forma un paisaje que enamora. El complejo es enorme y está formado por 9 templos que contienen un total de 285 santuarios dedicados a los dioses del agua, las montañas, la agricultura o la artesanía entre muchos otros. Tiene unos jardines preciosos y muy cuidados, por todos lados se ven trabajadores encargados de su mantenimiento.

Después de quedarnos maravillados con la estampa que conformaban templos y lago, tuvimos que volver a la realidad para reanudar nuestro viaje, ya que hay mucho que ver y no disponemos de mucho tiempo. En una hora nos plantamos delante de las “Gitgit Waterfalls”, un verdadero espectáculo de la naturaleza. La entrada a la cascada cuesta unas 10.000 IDR (0,60€), aunque hay tipos que se ofrecen como guías por 150.000 IDR, pero realmente no merece la pena, puesto que el camino está señalizado y poco más hay que hacer que bañarse y sacar fotos.

gitgit-waterfalls

Como recomendaciones básicas hay que decir que es una zona con mucho mosquito, así que llevad repelente, y por supuesto, intentad ir a primera hora o a la hora de comer, ya que sino estará lleno de turistas. Ahh!! Llevad calzado cómodo antideslizante, ya que el último tramo del camino es bastante resbaladizo.

De allí salimos hacia el volcán Batur, pasando algo de frío en la subida, (id con algo de abrigo ligero) y a la vuelta paramos en el Pura Tirta Gangga, el Palacio del Agua, cuya entrada cuesta 20.000 IDR (1,20€) y es un conjunto de piscinas y estanques que recuerdan a tiempos pasados de la realeza balinesa. Es muy divertido ir saltando de plataforma en plataforma sobre el agua, cual prueba de “Humor Amarillo”. Y después de esta visita ya toca un poco de descanso, que ha sido toda una paliza, todo el día de acá para allá con la moto, aunque vale la pena.

DÍA 7: UBUD – ISLAS GILI

Por la mañana aprovechamos para dar nuestra última vuelta por el pueblo, estuvimos en el mercado tradicional de Ubud, ideal para comprar algún regalo o souvenir y a buenos precios. Cerca de allí hay un montón de templos hindús y nos cruzamos con un grupo que estaban preparando algún tipo de desfile o celebración, fue impresionante!!

ubud-01

En la calle principal nos esperaba una furgoneta para llevarnos al puerto, ya que habíamos contratado el transporte a las Gili en el mismo sitio donde alquilamos la moto. Para llegar a las islas Gili sólo hay una manera y es en barco. La opción más rápida aunque algo cara es tomar un fastboat desde Padang Bai, el billete cuesta unos 71 € por persona i/v, una verdadera fortuna comparado con el resto de precios que hemos pagado hasta ahora, pero al final compensa ya que sólo se tarda 1:30h, mientras que en ferry local podría irse a unas 5h… (Bus al puerto de Padang Bai + Ferry público a Lombok (4-5 h)  + bus a Sengiggi  + barco a Gili. Total: unas 9 h – 11 h. Precio: 11 -18 € i/v. Compensa si no tienes prisa).

Como veis, es un poco caro, pero os ahorrais un montón de tiempo y de quebraderos de cabeza, que estando de vacaciones lo que menos hace falta es pasarse el tiempo entre transportes por unos euros, ya os apretaréis el cinturón a la vuelta 😉

Otra advertencia: el “embarcadero” de Gili Trawangan es inexistente, no hay ningún tipo de muelle ni nada parecido, sino que al bajar del barco por las escaleras vais directos al agua. Así que id en chanclas o algo similar, porque os mojareis los pies for sure. Y mejor si lleváis mochila, ya que vimos a muchos “guiris” con trolleys pasando apuros para bajar la maleta del barco y luego hacerla andar por la arena (y además así no se mojará al salir del barco).

DÍA 8: GILI TRAWANGAN

Las islas Gili son un archipiélago de tres pequeñas islas: Gili Trawangan, Gili Meno y Gili Air situadas en la costa noroeste de Lombok. Son un destino común para los turistas que buscan relajarsebucear, especialmente Meno y Air, siendo Trawangan la más conocida y con más ambiente de todas (y nuestra elección).

Los automóviles y motos están prohibidos en las islas, por lo que el método preferido de transporte es a pie, en bicicleta o coche de caballos (tened cuidado con ellos, ya que suelen ir bastante rápido y a mi me zapateó uno que me dejó un esguince en el dedo…menos mal que llevaba seguro…).

Esta isla ofrece más aparte de fiesta, ya que se pueden hacer unas de las mejores inmersiones de buceo, las conexiones con la costa son las mejores de todas las islas, tiene también zonas de playa tranquilas y los mejores atardeceres con vistas a Bali de todas las islas Gili.

En medio de la zona turística hay una mezquita que llama al rezo todos los días a las 4:00 AM y se puede oír desde todos los hoteles, algo que os despertará alguna noche, aunque luego uno se acostumbra y ni lo escucha.

DÍA 9: GILI T

Después de recorrernos toda la isla paseando (no os llevará mucho), paramos en un puesto de la calle principal para alquilar material de snorkel y una canoa para ir hasta Gili Air. No se tarda mucho, pero la verdad es que tampoco fue una experiencia especial, ya que no vimos fauna marina y el coral estaba muerto en su mayoría y te rajaba las plantas de los pies.

Pasamos todo el día de playa y relax y por la tarde fuimos a un punto de Sunset View donde había varios chiringuitos con tumbonas donde disfrutar de los últimos rayos de sol. En el agua tenían montado el típico columpio que se ve en todas las fotos de Bali, pero aparte de que había cola, me pareció ya demasiado “turisteo” y pasamos de hacernos la foto.

Por la noche cenamos en un sitio que bien podía ser en Nueva York, ya que tenía la típica pinta de sitio americano de hamburguesas gigantes. Se llama JM’s Steakhouse, juzgad por vosotros mismos las fotos. Aunque las críticas son dispares, a nosotros nos gustó mucho y salimos rodando de la abundancia de los platos, aunque eso sí, es algo carete.

DÍA 10: GILI T– JIMBARAN

Nos vamos en barco a Jimbaran. Nos alojamos en un hostel llamado New Asta Graha Homestay, que estaba bien de precio y al lado de la playa donde se encontraban todos los restaurantes de marisco, aunque al llegar de noche nos costó ubicarnos y la zona parecía algo creepy.

Salimos a cenar a uno de esos restaurantes de marisco en la misma arena de la playa. Te dan una carta con los precios por peso, y decides cuánta cantidad de cada plato quieres. Nosotros nos quedamos algo cortos, ya que te pesan el género con cáscara, así que luego la cantidad mengua al quitar todo lo sobrante.

DÍA 11: JIMBARAN

jimbaran

Pasamos el día en la playa, dándonos un paseo hasta el pueblo y luego por el puerto. Por la noche nos quisimos dar un capricho y cenar en un sitio bueno, así que buscamos recomendaciones en internet y dimos con el Cuca Restaurant, donde cenamos un menú tipo estrella michelín de 5 tapas por 550.000 IDR (unos 33 euros al cambio).

DÍA 12: JIMBARAN-KUTA 

Nos acercamos a Kuta, otro de los destinos más turísticos de Bali y especialmente popular entre los surferos. Es sinónimo de fiesta, de surf, de camisetas de tirantes de Bintang o similar que se compran en el mercadillo por dos perras, de cuerpos color rojo cangrejo y de souvenirs baratos. 

Kuta-beach

Fuente: http://www.zoover.co.uk/

Kuta es un sinónimo de desfase, al estilo Khao San Road pero en rollo playero, así que si buscáis tranquilidad éste no es vuestro sitio. La zona cercana a la playa está llena de centros comerciales, tiendas de surf a precios de España o incluso más caros y locales intentando ganarse la vida ofreciendo transporte o souvenirs.

Nuestra intención era la de comer en un restaurante que tiene Jamie Oliver, el Jamie’s Italian, pero pagar 18 euros al cambio por un plato de pasta nos pareció un poco exagerado y acabamos tomando algo en el Beachwalk Shopping Center.

Estuvimos un rato en la playa y luego fuimos al mercado a comprar algún regalillo de última hora. Picamos con las típicas camisetas cutres de tirantes, cómo no, y algún imán para la nevera.

Cansados de regatear entramos en una tienda de souvenirs bastante mona donde acabamos de hacer nuestras compras, y vimos que había el famoso café Kopi Luwak, el más caro del mundo y no es para menos, ya que se le dan de comer unas bayas de café a un animal llamado civeta, y luego tuestan los granos al ser expulsados (vamos, que los sacan de las cacas de los bichos estos). Suena delicioso no?

Supuestamente el amargor se quita al pasar por el tracto alimenticio de este animal, y claro, imagino que no debe ser nada fácil su recolección y posterior tratamiento… de ahí que una bolsita de unos pocos gramos valía 12 euros, así que nuestra cutrez nos impidió llevarnos semejante delicatessen a casa, pero quien lo ha probado dicen que es exquisito. Quizá la próxima vez.

DÍA 13: VUELTA A CASA

Toca volverse, para ello volamos desde Denpasar a Singapur, donde pasamos 2 días al principio del viaje, y nos damos una última vuelta por la ciudad antes de volver a Madrid por la noche.

Reflexiones Finales

Una vez regresada del viaje me he puesto a pensar en cosas que repetiría y cosas que no de haberlo sabido de antemano. Por ejemplo NO hubiera ido a las Gili, ya que al final me da la sensación de haber perdido un par de días sin hacer nada, pudiendo aprovecharlos para haber visto alguna otra cosa (por ejemplo, Uluwatu, Pura Besakih o Tanah Lot) pero es mi opinión personal.

Otra cosa con la que me obsesiono tontamente es con el dinero, hay cosas que probablemente sólo se visiten una vez en la vida y no es cuestión de ratear cuando se está de vacaciones. Prometo aplicármelo en el siguiente viaje y creo que disfrutaré más de las cosas.

Pese a que nos venden las playas de Bali como espectaculares, la verdad es que no son ni de lejos las mejores de Asia. Están llenas de basura salvo en las zonas de los hoteles, que las limpian algo para los turistas, pero probad a daros una vuelta por la parte de detrás de los hoteles o alejaos un poco de los resorts y alucinaréis con la de residuos acumulados que hay, es una pena.

De lo que me alegro es de llevar siempre un seguro médico, que si bien no me hizo falta en este viaje, me resultó de gran ayuda en otras ocasiones. Además por ser lector del blog obtendréis un 5% de descuento al contratar un seguro pinchando en el banner, un chollo que no deberíais dejar escapar 😉

 

banner-iati-seguros

 

Así que desde aquí os animo a que lo conozcáis y saquéis vuestras propias conclusiones, y cualquier duda o sugerencia dejadla en los comentarios. Gracias!!

  1. Qué detalle a detalle del viaje. Asia es un destino que tengo que seguir explorando, si voy a Indonesia ya se donde me tengo que fijar, en tu blog.
    Saludos viajeros
    LoBo BoBo

    • Me alegro que te haya gustado el post, Paco. Asia es un destino que atrae en muchos sentidos, dado su exotismo y cultura, además, el abaratamiento de los vuelos ha hecho mucho por la gente a la que nos encanta conocer mundo. Si necesitas más info no dudes en preguntar.

      Saludos!!

  2. Hola chicos, he disfrutado mucho leyendo vuestra aventura de 13 días por Indonesia. Ojalá pueda cumplir pronto mi sueño de ver Bromo… me acordaré de vuestra guía. Además ya me he apuntado algunas zonas que no me interesa visitar por vuestros consejos. Pd: seguro que nosotros también seremos los típicos mochileros con cara de ¿dónde estoy? 😉 Saludos.

    • Muchas gracias Luz, nos encanta poder ayudar a otros a través de nuestras experiencias, al igual que también buscamos en los blogs de otros para poder trazar nuestros viajes. El Bromo es impresionante, pero quizá si tengo que elegir me quedo con el Kawah Ijen, las llamaradas azules son algo simplemente espectacular!!

      Saludos!!

  3. Genial el post y con un montón de información. Me guardo la ruta porque me parece súper interesante. Estamos pensando en un futuro viajar con los peques a Asia… pero de momento no tenemos vuelos ni el destino demasiado claro! Así que gracias por compartir tu experiencia y ayudarnos a elegir ¡No es nada fácil! Un abrazo amore.

    • Hola María,

      Me alegro mucho de que te haya gustado el post. Hemos hecho una ruta bastante típica ya que disponíamos de poco tiempo y al final ha habido que descartar cosas como ver a los orangutanes en Borneo (cosa que me hubiera encantado). Si necesitáis ayuda o más info acerca del viaje no dudes en contactarme. Un saludo viajero!!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.