comillas

El Capricho de Gaudí fue un palacio diseñado para fijar la residencia de verano de su propietario, el empresario Máximo Díaz de Quijano. (De hecho, el nombre verdadero es Villa Quijano).

El edificio presenta propiamente el estilo único de Gaudí, con un estilo modernista enmarcado en un entorno natural privilegiado, entre mar y montañas, que debió de impactar en su día, (y todavía sigue siendo espectacular) ya que dista mucho del resto de viviendas que tiene a su alrededor. A simple vista uno no puede apreciar la cantidad de detalles y soluciones ingeniosas que tiene, así que aquí os dejo unas cuantas curiosidades que aprendí en la visita guiada y que espero que os gusten.

  • Gaudí distribuyó las habitaciones del Capricho en base a las actividades del día a día, haciendo que, a su vez, siguieran la trayectoria del sol (por ello el símbolo principal de este edificio son los girasoles).
  • Las obras concluyeron en el año 1885, aunque faltaron algunos detalles que no pudieron acabarse por la premura de su dueño, ya que se encontraba enfermo y apenas pudo disfrutarla, pues falleció una semana después de instalarse.
  • El propio nombre de El Capricho, hace alusión a la composición musical libre y fantasiosa y no al antojo como podríamos pensar en un principio.
  • Los capiteles de las columnas de la entrada están bien definidos por la parte delantera, pero si nos fijamos en la parte trasera, las formas se van desdibujando hasta casi desaparecer.
  • Otro elemento que llama la atención son sus balcones de hierro forjado, en los que el ingenio del artista los convierte también en bancos para sentarse.
  • En el remate de la torre, toda ella revestida de la misma cerámica que las franjas, acentuando así su verticalidad, hay un templete sostenido por cuatro columnas de fundición, cuyos capiteles están todavía sin acabar.
  • Los contrapesos de la ventana de guillotina eran tubos metálicos que al subir o bajar emitían agradables sonidos musicales.

 

Espero no haberme dejado nada en el tintero, pero si es así, no dudéis en comentarlo y lo iré añadiendo a la lista. Así que si vais a Comillas, reservad una horita para conocer esta maravilla arquitectónica, que de seguro no os defraudará.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.