puente-de-las-cadenas-detalle

Dos ciudades separadas por un río y conectadas por varios puentes es sinónimo de Budapest. Porque sí amigos, por un lado está Buda, con su imponente castillo y algunos baños termales y al otro lado Pest; donde está el ambiente, lleno de cafés, restaurantes y tiendas. Y en medio de ellas el río con nombre de vals, que me temo que de azul tiene más bien poco…

La capital de Hungría tiene muchos atractivos, entre los que destacan sus edificios históricos, baños termales y una cultura alternativa que nada tiene que envidiar a Berlín. A continuación os cuento un recorrido breve pero intenso para los que apenas tenéis un fin de semana para disfrutar de la ciudad:

Día 1

Salimos del hotel bien temprano y nos dirigimos al Edificio del Parlamento, el típico punto de partida de cualquier visita turística a Budapest. De estilo neogótico, su aspecto exterior recuerda a la Casa del Parlamento británico, y es el tercer parlamento más grande del mundo después del de Rumanía y el de Argentina. Las entradas cuestan 12€ y pueden comprarse aquí.

 parlamento-01

A orillas del Danubio nos encontramos con el famoso monumento de los zapatos, una gran obra escultórica realizada en hierro y formada por de 60 pares de zapatos antiguos realizados a tamaño real. Conmemora los casi cuatro mil ciudadanos de Budapest de origen judío que fueron asesinados por los fascistas durante la Segunda Guerra Mundial. A las víctimas se les obligó a quitarse las ropas y los zapatos (un producto de alta demanda en la época) en la orilla del río antes de recibir los disparos que harían que sus cuerpos cayesen al agua y fueran arrastrados; un estremecedor recuerdo de nuestra historia más reciente…

Basílica-de-San-Esteban

Cerca de allí se encuentra la Basílica de San Esteban, el edificio religioso más grande de Hungría. Su nombre hace referencia al primer rey de Hungría, Esteban I, cuya mano derecha se encuentra en el interior y es una de las reliquias más importantes del país.

Las dimensiones de la basílica hablan por sí solas: su base mide 55 metros de ancho por 87 metros de largo y la altura de la cúpula son 96 metros, convirtiéndose en el punto más alto de Budapest junto al edificio del Parlamento.

 puente-de-las-cadenas

Retomamos nuestra caminata hacia el Puente de las Cadenas (oficialmente Puente Széchenyi), el más antiguo de Budapest y el más conocido para acceder al Castillo de Buda.

castillo-buda-01 castillo-buda

También se le llama Palacio Real, ya que antiguamente fue la residencia de los reyes de Hungría. Data del siglo XIV, pero ha sido restaurado varias veces desde entonces. El complejo alberga diversas instituciones como la Galería Nacional Húngara o el Museo de Historia de Budapest.

Cómo subir a Buda

Tenemos varias opciones:

  • Subir andando por las escaleras que salen al lado del Puente de las Cadenas.
  • Subir andando por la cuesta que sale a la izquierda del funicular.
  • Subir en el Funicular Budavári Sikló: el precio es de 1200 florines por trayecto (unos 3,7 euros) y está operativo de 7:30 a 22:00 horas.
  • Dirigirse primero hasta la plaza Széll Kálmán y desde ahí tomar el autobús 16 que parte desde la calle Várfok, que os llevará directamente a la cima del complejo del palacio.

castillo-buda-funicular

Después de la visita al castillo continuamos callejeando en la parte de Buda hasta llegar a otro de los lugares más emblemáticos de la ciudad, la Iglesia de Matías. Fue construida entre los siglos XIII y XV y sufrió una importante reforma a finales del siglo XIX. Actualmente su estilo predominante es el neogótico.

iglesia-de-matias

Al principio su nombre era “Iglesia de Nuestra Señora”, pero después recibió el nombre de Iglesia de Matías, debido a la decoración y ampliación que le aplicó el rey Matías Corvino en el año 1470.

 bastion-pescadores-01

Muy cerca de allí se encuentra todo un clásico de la capital húngara, el Bastión de los pescadores. Se trata de un mirador de estilo neogótico situado en la colina de Buda y desde el cual se puede contemplar Pest en todo su esplendor, ya que fue construido como puesto de observación. En la Edad Media fue supuestamente defendido por el gremio de pescadores, que vivían cerca a los pies de la colina y de ahí tomó su nombre.

Sus siete torres conmemoran a las siete tribus fundadoras de Hungría, y entre el Bastión y la Iglesia de Matías se alza una estatua de bronce de Esteban I de Hungría a caballo, en cuyo pedestal se narran episodios de la vida del rey.

Día 2

Nuestro segundo día de visita comienza en la Avenida Andrássy, patrimonio de la humanidad de la UNESCO desde 2002, ya que se trata de un bulevar histórico que a su vez es la principal calle comercial y gastronómica en Budapest.

 casa-del-terror opera-01

Está llena de grandes palacios y edificios como la Ópera de Budapest, donde hacemos una breve parada, y la Casa del Terror, un museo situado en el número 60 que contiene exposiciones relacionadas con los regímenes fascista y comunista de Hungría en el siglo XX y es también una conmemoración a sus víctimas, incluyendo aquellos detenidos, interrogados, torturados o ejecutados en el edificio.

plaza-heroes-01 plaza-heroes-04

Al final de la calle se encuentra la Plaza de los Héroes, una de las plazas más importantes de Budapest. Fue construida en 1896 como una celebración de miles de años de colonización húngara en la cuenca de los Cárpatos. Su elemento más predominante es el Memorial del Milenio, construido durante la celebración del cumpleaños número 1000 del Estado húngaro, conmemora la vida de aquellos que murieron por la independencia nacional.

plaza-heroes-02 plaza-heroes-03

Hay estatuas de los siete jefes que condujeron a su gente a la cuenca de los Cárpatos por primera vez y en el centro se alza una imponente columna rematada por una estatua un poco tétrica del arcángel Gabriel sosteniendo la Corona de San Esteban.

Este monumento constituye la puerta de entrada al Parque de la Ciudad, también conocido como Parque Városliget y uno de los primeros parques públicos que se creó en el mundo. Inicialmente fue un recinto de caza que usó la nobleza durante años, pero en los siglos XVIII y XIX se fue transformando paulatinamente en el parque que vemos hoy en día. Dentro encontraréis varios lugares de interés, entre los que destacan el zoo, un bonito lago, un pequeño parque de atracciones, el Balneario Széchenyi y el Castillo Vajdahunyad.

Castillo-de-Vajdahunyad-02 Castillo-de-Vajdahunyad-03

Nos dirigimos hacia este último, puesto que dejaremos los baños relajantes para el último día. Aunque pueda parecer una construcción medieval, este castillo fue construido inicialmente en madera y cartón para la Expo de 1896, ya que originalmente era sólo una estructura temporal, pero al terminar el evento fue reconstruido en piedra. En su interior encontraréis un museo de agricultura y una bonita aunque pequeña iglesia.

Día 3

Nuestro último día lo dedicamos al relax, así que aprovechamos para dar paseos por el centro, hacer las últimas compras antes de volver, pero no sin antes probar los baños medicinales de uno de los más famosos balnearios de Budapest, que además dan nombre a una estación de la línea amarilla M1 del Metro de Budapest: Széchenyi.

  metro metro-01

Cabe mencionar que las estaciones de metro en esta ciudad son tan profundas que parece que te estás adentrando en el centro de la tierra. Es el segundo sistema de metro subterráneo más antiguo del mundo, y su Línea 1 fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2002.

Estos baños se encuentran en el Parque de la Ciudad, y sus edificios fueron construidos en 1913 en estilo neobarroco, que todavía conserva, aunque no le vendría mal un poco de restauración… En ese momento tenían baños privados y secciones de baños de vapor que separaban a los hombres de las mujeres, así como una zona de baños públicos.

Balneario-Széchenyi-01 Balneario-Széchenyi-02

El complejo fue ampliado en 1927 y todavía tiene 3 piscinas al aire libre y 15 piscinas cubiertas. El agua es suministrada por dos fuentes termales, cuya temperatura es de 74 ° C y 77°C respectivamente. Los componentes del agua termal incluyen sulfato, calcio, magnesio, bicarbonato y una cantidad significativa de ácido de fluoruro y ácido metabórico, por lo que son perfectos para ayudar en el tratamiento contra enfermedades degenerativas de las articulaciones, inflamaciones articulares, post-tratamientos ortopédicos y traumatológicos. La entrada cuesta 20 euros y se puede sacar con antelación y sin colas por internet aquí, pero os aconsejo si podéis que lo visitéis entre semana, puesto que los fines de semana está lleno hasta los topes. Otra opción también es el impresionante balneario Gellért, aunque no tuvimos tiempo para visitarlo.

Después de pasar de piscina en piscina y pasarlo como niños tocaba volver de nuevo a la realidad, pero como véis se puede aprovechar realmente bien un viaje tan corto sin tener que hacer grandes esfuerzos.

Cómo llegar a Budapest desde el aeropuerto

El aeropuerto se encuentra al sureste de la capital  a tan sólo 22 kms y hay muchas opciones para llegar hasta el centro de Budapest:

  • Autobús: la línea 100E (se coge en la salida de la T2) es una línea nueva que os lleva directamente al centro. Sale cada 30 minutos desde las 05.00 horas hasta las 00.30 horas del aeropuerto y desde las 04.00 horas hasta las 23.30 horas de la ciudad. El ticket cuesta 3 euros.
  • Metro: El metro es otra buena opción, pero hay que hacer transbordo. Es el segundo metro más antiguo del mundo y está declarado Patrimonio del Humanidad.
  • Taxi: cuesta unos 22 euros aproximadamente. Antes tenían una tarifa fija, pero esto ha cambiado y ahora deberéis pagar lo que marque el taxímetro, pero es aproximadamente lo que os acabo de indicar.
  • Transfers: esta opción es de las más caras, pero también de las más cómodas, ya que os esperan en el aeropuerto y os dejan en el alojamiento que hayáis elegido. Su precio al centro de la ciudad es de 3200 HUF para una persona y 4790 HUF para dos personas.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.