Londres es una ciudad tan carismática como grande, y se necesitan varios días para poder ver al menos lo básico y hacerse una idea. ¿Quién no ha oído hablar del Big Ben, el British Museum, Buckingham Palace o los mercadillos alternativos? hay tantas cosas que uno puede llegar a sentirse saturado, así que desde aquí os dejo una lista de imprescindibles para que la tengáis en cuenta a la hora de planear vuestro viaje y no os perdáis nada importante: 

London Eye

london-eye

Esta gigantesca noria de 135 metros de altura se ha convertido en todo un icono y lleva ya 19 años junto al río Támesis ofreciendo unas vistas espectaculares de la ciudad. Sin duda, la mejor manera de comenzar a adentrarse en esta gran ciudad. La estructura está compuesta por 32 cápsulas de cristal de 10 toneladas de peso cada una, representando a cada uno de los boroughs (distritos) de Londres. Cada cápsula tiene capacidad para albergar a veintiocho personas que se pueden mover libremente por dentro de ella, aunque también dispone de asientos.

La noria gira constantemente a velocidad lenta para permitir que la gente pueda subir sin detenerse y el recorrido dura aproximadamente 30 minutos. La estación más cercana de metro es Waterloo, aunque Charing CrossWestminster también están cerca. Podéis adquirir las entradas sin colas aquí.

Buckingham Palace

Este nombre nos transporta sin duda a la realeza británica y es uno de los lugares más famosos para visitar en Londres. Aquí reside la monarquía británica desde 1837 y se realizan casi todas las ceremonias oficiales. Construido en 1703 para el duque de Buckingham, el edificio fue adquirido por el rey Jorge III en 1762 para ser utilizado como residencia privada. Desde su construcción ha sido ampliado y remodelado en varias ocasiones.

buckingham

Sólo se permiten las visitas al interior del palacio durante unas pocas semanas al año, entre finales de julio y principios de septiembre. Una de las tradiciones consiste en ver el famoso Cambio de Guardia, que se realiza diariamente a las 11:00h desde mayo hasta julio y el resto del año cada dos días, exceptuando los días de lluvia en los que suele ser cancelado. Dura aproximadamente 45 minutos, en los cuales los guardias y sus enormes sombreros de pelo, realizan un desfile al ritmo de diferentes temas musicales. Si queréis ver algo, os aconsejamos que madruguéis, pues se suele llenar y apenas podréis vislumbrar la punta de los sombreros. Y un palo de estos de selfie también os puede ser de ayuda en este caso 😉

Podéis ver el calendario de celebraciones en la siguiente web: Changing the Guard.

Westminster Abbey y el Big Ben

La Abadía de Westminster ha sido sede de las coronaciones y acoge las tumbas de los monarcas y figuras históricas británicas de los últimos mil años (como Newton o Darwin). Fue consagrada en el año 1065 para dar cobijo a los monjes benedictinos y clausurada en 1540 por Enrique VIII durante la época de la disolución de los monasterios.

houses-of-parliament

Desde la coronación de Guillermo el Conquistador en el año 1066, todos los monarcas ingleses han sido coronados en la Abadía de Westminster utilizando un trono de coronación medieval del siglo XI que aún se conserva. Algunos de los acontecimientos más recientes celebrados aquí han sido el 80 cumpleaños de la reina Isabel II o el funeral de la princesa Diana de Gales.

La abadía posee numerosos lugares de interés en su interior, como por ejemplo:

  • Lady Chapel: una capilla que conserva un soberbio techo y la sillería del coro desde el año 1512.
  • El rincón de los poetas: aquí se encuentran las tumbas y mausoleos de grandes genios de la literatura como Dickens, Shakespeare o Kipling.
  • Sala Capitular: es una sala de estructura octogonal que todavía conserva los suelos de mosaico del siglo XIII.
  • Trono de San Eduardo: es el trono de coronación que he mencionado anteriormente, en él se sientan los soberanos para ser coronados por el Arzobispo de Canterbury.
  • Claustros: construidos entre los siglos XIII y XIV unen la iglesia de la abadía con el resto de las dependencias.
  • Collage Garden: es el parque más antiguo de Inglaterra y cuenta con más de 900 años de antigüedad.

Y como os podréis imaginar, ver todas estas maravillas no es barato, aunque merece la pena pagarlo y descubrir las maravillas arquitectónicas que conserva pese al paso de los siglos. Podéis adquirir las entradas aquí.

big-ben

Otra de las estampas más famosas de Londres es la torre del reloj de las Casas del Parlamento, más conocido como Big Ben. Dicha torre fue construida en 1858 con un estilo gótico, consta de 106 metros de altura y 4 relojes de 7 m de diámetro situados en cada una de sus caras. Aunque en realidad el Big Ben no es la torre, sino una enorme campana de 14 toneladas que se encuentra en su interior.

tamesis

Se trata de uno de los relojes más fiables que existen, pues es capaz de soportar las inclemencias meteorológicas como la nieve o el viento e incluso durante los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial mantuvo intacta su puntualidad. Aunque los ciudadanos ingleses no podrán olvidar la Nochevieja de 1962 en la que entraron con 10 minutos de retraso en el nuevo año debido a algunos fallos técnicos producidos en la maquinaria.

Piccadilly Circus

La plaza Piccadilly Circus es otro de los iconos de la ciudad. Elegida por muchos londinenses y turistas como punto de encuentro gracias a su situación privilegiada y a la gran oferta de ocio que existe en la zona, es fácilmente reconocible por sus carteles luminosos y la fuente de Eros, en cuyas escaleras se sientan a descansar o esperar.

piccadilly-circus

Repleta de gente a cualquier hora del día, es sinónimo de ocio y diversión, pero por la noche las luces de neón hacen brillar la zona convirtiéndola en un lugar especial. Hay gran cantidad de tiendas, restaurantes, locales de fiesta, cines y teatros para todos los gustos. Allí también se encuentra el Trocadero, una enorme sala de máquinas con todo tipo de juegos.

Covent Garden y Soho

Situado en el West End, zona de ocio por excelencia, se encuentra Covent Garden. Este barrio surgió inicialmente alrededor de un mercado de frutas y verduras que hoy en día se encuentra resguardado dentro de un gran edificio de dos niveles.

covent-garden

En el centro podemos ver la elegante Piazza, principal zona de movimiento que fue diseñada a partir de la inspiración de la Plaza de San Marcos de Venecia. Aquí se encuentran un montón de tiendas de ropa, puestos de artesanía y un pintoresco rincón llamado Neal´s Yard, un patio rodeado de edificios de gran colorido que recuerda ligeramente a Victoria Street en Edimburgo.

chinatown  carnaby-st

Desde aquí se puede acceder a Chinatown y al Soho, barrio gay con una gran oferta de ocio nocturno, restaurantes de moda y tiendas. Durante parte del siglo XX tuvo mala fama por acoger la mayoría de Sex Shops de la ciudad. Actualmente se ha convertido en uno de los barrios de moda del centro de Londres, con calles tan conocidas como Oxford Street o Carnaby Street.

Oxford Street

De nombre rimbombante y una longitud de dos kilómetros y medio, antaño fue una zona residencial, aunque hoy en día está llena de tiendas y grandes almacenes de las cadenas de tiendas inglesas más importantes como Selfridges, Debenhams o Marks & Spencer. Podríamos compararla con la Gran Vía madrileña.

oxford-street

Los almacenes Selfridges son los más antiguos del país (1909) y durante un tiempo la tienda más grande de todo el Reino Unido, que atraía a gente de alto poder adquisitivo de todo el país, puesto que alberga gran cantidad de artículos con un toque de delicatessen y cuyos precios van acordes, of course.

En su mitad aproximadamente se halla Oxford Circus, la intersección con la también famosa Regent Street, donde se encuentra el único cruce en diagonal del centro de Londres. Esta calle se localiza en la ruta de la antigua calzada romana que unía Colchester con Hampshire y en el siglo XVI se hizo popular por ser el camino que seguían los condenados desde la prisión de Newgate al patíbulo de Tyburn, donde en la actualidad se encuentra Marble Arch.

Trafalgar Square

Es una de las plazas más importantes de Londres y fue creada en 1830 para conmemorar la victoria de la armada británica frente a la española y la francesa en la Batalla de Trafalgar. En el centro se alza la famosa Columna de Nelson, construida en 1843 en honor al almirante Nelson que falleció en dicha batalla. La columna de granito de casi 50 metros de altura está coronada por una estatua y rodeada por cuatro leones construidos a partir del bronce fundido de los cañones de la flota francesa.

En la parte norte se encuentra la National Gallery y frente a ella se sitúan dos fuentes que se iluminan por la noche. Además también se pueden ver varias estatuas de personajes célebres como George Washington. Por lo visto fue un regalo del estado de Virginia y se encuentra situada sobre suelo importado de los Estados Unidos, ya que Washington juró no volver a poner un pie sobre suelo británico…

Museos: National Gallery, British Museum y Tate Modern

Los amantes del arte están de enhorabuena, pues dos de los mejores museos del mundo están aquí y además son gratuitos, qué más se puede pedir.

Situada al norte de Trafalgar Square, la National Gallery expone más de 2.300 pinturas europeas entre las que destacan algunas obras de Rembrandt, Tiziano, Velázquez, Van Gogh o Miguel Angel.

national-gallery

No muy lejos de allí se encuentra el British Museum, el más visitado del Reino Unido y segundo del mundo. Sus dimensiones y la cantidad de objetos que alberga hacen de la visita una misión imposible, así que si no disponéis de mucho tiempo, al menos reservad una mañana para ver alguna de las colecciones más importantes. No voy a entrar en la controversia acerca del expolio de miles de obras de arte del mundo antiguo, el caso es que están ahí y merece la pena verlas. Si tienen hasta un moái!!

british museum-01

Para mí las mejores son la sección del Antiguo Egipto (la más importante del mundo después de la del Museo Egipcio de El Cairo), con imprescindibles como la Piedra Rosetta, bajorrelieves de de los palacios de Nínive y Nimrud y la sección de arte clásico griego y romano donde se encuentran los espectaculares Frisos del Partenón, el Busto de Pericles o la copia romana del Discóbolo de Mirón entre otras. Abre todos los días de 10 a 17:30, a excepción de los viernes, que amplía su horario desde las 10h hasta las 20:30h.

Si lo que os va es el arte moderno, lo vuestro es una visita a la Tate Modern, situada en una antigua estación de energía al lado del Támesis. Allí se encuentra un resumen del arte internacional del siglo XX, incluídas sus vanguardias. Aunque hay colecciones gratuitas, la mayoría y sobre todo las más famosas son de pago.

Notting Hill y el mercado de Portobello

portobello

Notting Hill (aparte de una peli romántica noventera de Julia Roberts y Hugh Grant) es uno de los barrios más pintorescos de la ciudad con sus fachadas de vivos colores. En él se encuentra el famoso mercado de Portobello que entre semana ofrece la típica venta de frutas y verdura y alguna tienda que saca varios de sus productos a la calle y poco más. Es el sábado por la mañana cuando este mercadillo  alcanza su máximo apogeo, llenándose de gente y puestos de todo tipo: desde viejas cámaras fotográficas, ropa vintage, joyas y street food.

Si vuestro viaje coincide en el mes de agosto estáis de enhorabuena, puesto que se celebra uno de los carnavales más grandes de Europa, el Notting Hill Carnival de estilo caribeño. La verdad es que nada me cuesta más que imaginar a los típicos british meneando esos blancuchos cuerpos serranos a ritmos africanos, pero su origen se debe a la absorción de la cultura de los inmigrantes caribeños que llegaron a la isla en 1950 y que hoy en día es todo un estallido de luz, color y sonido.

Los mercadillos de Camden

Si os gustan las compras, entonces no dejéis de visitar los mercadillos de Camden, que se extienden a lo largo de Chalk Farm Road y de Camden High Street.

camden

El más conocido es el de Camden Lock, que ha sido renovado recientemente y ofrece originales productos de diseñadores independientes, pero lo cierto es que la mayoría de los locales son tiendas de ropa gótica o de tatuajes y piercings.

camden-town

Sobre todo las fachadas de las tiendas son muy curiosas, desde zapatillas gigantes a bichos de todo tipo. Llama especialmente la atención una tienda llamada Cyberdog en la que hay Dj, gogos, música techno a todo volumen y por supuesto, la ropa va acorde: desde prendas con implantes cibernéticos hasta trajes de astronauta, es más para ver y disfrutar que para comprar (como en la mayoría de sitios del mercado).

Y en todo mercado no pueden faltar los puestos de comida callejeros, más caros que en otros de la ciudad (bandejas de comida por 3 o 4 libras), de múltiples nacionalidades con comida de todo tipo, no olvidemos en dónde nos encontramos, claro. Lo más curioso de esto es que a medida que pasa la mañana los precios de la comida van bajando y acaban dejando las bandejas a 1 libra.

Para ir a Camden Town hay que reservar al menos una mañana entera, ya que es una zona bastante grande y merece la pena explorarla con calma. El mejor día para ir es el domingo, que es cuando todos los puestos están abiertos.

St. Paul’s Cathedral

Es la catedral anglicana de Londres, todavía en funcionamiento con misas y servicios diarios y se encuentra en el punto más alto de la ciudad.​ La iglesia actual fue diseñada en estilo barroco inglés y construida entre 1676 y 1710, como parte de un gran programa de reconstrucción de la ciudad después del Gran Incendio de 1666.

st-paul-cathedral

Con 111 metros de altura, fue el edificio más alto de Londres desde 1710 hasta 1962. Su cúpula se encuentra entre las más grandes del mundo. Desde el s. XX la catedral de San Pablo es la segunda catedral más grande de Inglaterra después de la catedral de Liverpool.

Aquí se han celebrado acontecimientos importantes de la historia británica, como los funerales del Almirante Nelson, del Duque de Wellington, de Winston Churchill y de Margaret Thatcher; el aniversario de las reinas Victoria e Isabel II; los servicios de paz que marcaron el final de la Primera y Segunda Guerra Mundial; o la boda del príncipe Carlos con Diana de Gales.

Hyde Park

Es el parque más famoso de la ciudad y aquí tienen lugar multitud de eventos como recitales y conciertos benéficos, además de ser muy frecuentado para la práctica de deportes. De hecho, fue sede de las pruebas de triatlón en las Olimpiadas del 2012.

hyde-park

Fuente: wikipedia, user: Marcschulz

Este parque se encuentra separado de Kensington Gardens por un lago llamado Serpentine, y entre ambos constituyen un bosque de 253 hectáreas en el centro de Londres (de ahí que sea conocido como el pulmón de Londres). En 1536 el rey Enrique VIII lo utilizó como terreno de caza privado hasta que en 1637 fue definitivamente abierto al público por Carlos I.

Uno de los más grandes acontecimientos que tuvieron lugar aquí fue la Gran Exposición de 1851, para la que se construyó el Palacio de Cristal (Crystal Palace), que al final del evento fue trasladado al sur de la ciudad. Como curiosidad, durante la Segunda Guerra Mundial el parque se usó para el cultivo de patatas.

En Hyde Park se pueden visitar lugares emblemáticos como el Speaker´s Corner, el Monumento en Memoria de la Princesa Diana de Gales, el Monumento a la Memoria de las víctimas del Holocausto y el dedicado a las víctimas del ataque terrorista del 7/7.

Otro famoso monumento que podremos encontrar cerquita del Speaker´s Corner (ese curioso rincón donde la gente puede dar libremente sus discursos) es el Marble Arch (Arco de Mármol), que como su nombre indica, está construido en mármol blanco de Carrara. Su diseño se inspira en el arco de Constantino en Roma y en el arco del Triunfo de París; tiene una altura de dos pisos y fue levantado como entrada al Palacio de Buckingham y trasladado a su lugar actual en 1851.

Hasta 1793 el sitio que hoy ocupa el arco era conocido por ser el escenario donde se realizaban las ejecuciones en Londres. Los ahorcamientos atraían a miles de espectadores que pagaban una entrada para contemplar tan macabro “espectáculo”, como también pasaba en la zona de Grassmarket en Edimburgo.

London Bridge

El primer puente sobre el Támesis en la zona de Londres fue construido por los romanos en el lugar actual hace casi 2000 años y estaba hecho de madera. Fueron destruido en una rebelión pero poco después los romanos derrotaron a los rebeldes y se dedicaron a la construcción de una nueva ciudad amurallada, de la que una parte ha sobrevivido hasta nuestros días.

El reconstruido Puente de Londres fue destruido por una tormenta en 1091, y debido al fuego en 1136. La parte sur se convirtió en un macabro escaparate, puesto que allí se exhibían las cabezas de los traidores empaladas y cubiertas de alquitrán para protegerlas de los elementos. La primera en colocarse fue la cabeza de William Wallace en 1305, comenzando una tradición que se perpetuó durante 355 años. Otras cabezas colocadas en el puente fueron las de Tomás Moro en 1535 y Thomas Cromwell en 1540. Un visitante alemán en 1598 relató haber visto más de 30 cabezas sobre el puente. La práctica fue finalmente abolida en 1660 tras la restauración del reinado de Carlos II de Inglaterra.

En 1212 se inició un gigantesco incendio en el que ardió el puente por los dos extremos a la vez, atrapando en medio a muchos habitantes y matando alrededor de 3000 personas. Otro gran incendio ocurrió en 1633 dañando una tercera parte del mismo, aunque esto previno que el puente fuera afectado durante el Gran Incendio de Londres en 1666. En 1722 la congestión sobre el puente era tal que el alcalde decretó que «todos los carruajes y coches de caballos entrando desde fuera en dirección la ciudad han de circular en el lado oeste del puente, y todos los carruajes y coches de caballos saliendo desde la ciudad hacia fuera han de circular en el lado este del puente». Esto posiblemente fue el origen de que en Gran Bretaña se conduzca por la izquierda, aunque hay otras teorías, también relacionadas con los coches de caballos.

Torre de Londres

Es un fuerte histórico del siglo XI situado a orillas del Támesis, Patrimonio de la UNESCO desde el año 1988. En las fechas posteriores a su creación se realizaron varias reformas, así que se puede decir que la que podemos visitar hoy en día es la misma del siglo XIII, cuando se creó la distribución actual.

tower-of-london

Este lugar ha sido utilizado como cárcel desde 1101 hasta el año 1941, cuando fue encerrado aquí el famoso nazi Rudolf Hess. En general la prisión se reservaba a presos especiales como por ejemplo reyes derrotados de Francia y Escocia, aristócratas caídos en desgracia, religiosos de alto rango y personajes acusados de traición. Como dato curioso, aún hoy es posible ver las inscripciones y las iniciales que muchos de los presos tallaron en las paredes de sus celdas.

De forma esporádica y como no podía ser de otro modo (mira que les gusta a los ingleses esto de los espectáculos macabros), esta torre fue usada como escenario de ejecuciones públicas. Algunos de los nombres más famosos que se encontraron la muerte aquí fueron Tomás Moro, Ana Bolena, Catalina Howard y Jane Gray (entre otros). Hay quienes dicen que es posible ver a Ana Bolena paseando por la torre llevando su cabeza bajo el brazo…

En el año 1303 se trasladaron las Joyas de la Corona a la Martin Tower después de que sus predecesoras fuesen robadas de la Abadía de Westminster. Desde entonces las más de 23.500 joyas permanecen custodiadas por los muros de esta torre  en la zona conocida como Waterloo Barracks.

En el siglo XIII se estableció en la Torre una casa de fieras. La colección de animales se abrió algunas veces al público durante el reinado de Isabel I y en 1804 la colección se abrió de forma regular. Los animales se trasladaron al nuevo zoológico de Londres en 1828.

Según dice una antigua tradición, si los seis cuervos que se mantienen en la Torre desaparecieran algún día, se caería la Torre y con ella la monarquía.

Tower Bridge

tower-bridge

El Tower Bridge es uno de los símbolos de Londres y uno de los puentes más bellos del mundo. Esta plataforma colgante de 244 metros de longitud y estilo victoriano es uno de los puentes levadizos más antiguos que aún permanece en funcionamiento. A lo largo del siglo XIX la población de Londres fue aumentando hasta convertirla en la ciudad más grande del mundo, y con ello llegó el caos, puesto que no era fácil gestionar el tránsito de 6 millones de personas y se creaban unos atascos monumentales.

tower-bridge-01

Para dar solución al problema se creó un comité que analizó más de 50 propuestas hasta que finalmente tomaron la decisión de crear un puente levadizo accionado por máquinas de vapor, para no afectar al tráfico fluvial. 10 años más tarde se abriría el Tower Bridge.

Su paso peatonal ganó mala fama, ya que comenzó a ser punto de encuentro habitual de prostitutas y carteristas. En el año 1910 se cerraba el puente a peatones ya que turistas y curiosos se quedaban parados a ver en acción el puente levadizo y no utilizaban dicha pasarela. En el año 1982 Londres decidió volver a abrirla para los paseantes.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.