Auschwitz

El sólo hecho de pronunciar este nombre me produce escalofríos, y es que este campo de concentración todavía encierra horror, miedo y sobre todo mucha tristeza por lo que lo seres humanos somos capaces de hacer con nuestros semejantes. Pese a no ser un lugar agradable, creo que debería ser una parada obligatoria en cualquier viaje a Polonia. Nosotros aprovechamos que estábamos viviendo en Cracovia, situada a unos 43 km de distancia para hacer una visita que os relato a continuación.

Auschwitz-03 Auschwitz-09

En primer lugar conviene aclarar que Auschwitz Birkenau no es un sólo campo de concentración, sino que se trata de un complejo formado por tres grandes campos de trabajo, concentración y exterminio : Auschwitz I, Auschwitz II – Birkenau y Auschwitz III-Monowitz, de los cuales se pueden visitar los dos primeros. Además, hubo hasta 47 campos satélite o subcampos, y por ellos pasaron casi un millón y medio de personas durante el régimen nazi.

Visita a Auschwitz I

Auschwitz I fue construido a mediados de 1940 por el ejército nazi en las cercanías de Oświęcim, que fue renombrada como Auschwitz. Aquí se alojaba inicialmente a presos políticos, aunque poco a poco comenzaron a llegar prisioneros de guerra, judíos y homosexuales entre mayo de 1940 y enero de 1945, fecha en que fue liberado por el ejército de la Unión Soviética.

arbeit-macht-frei

Uno de los lugares más reconocibles es la famosa entrada con el letrero de Arbeit macht frei (el trabajo libera), que era una de las primeras cosas que los prisioneros veían cuando bajaban del tren. Hay unos 30 bloques numerados, y entre los bloques 4, 5, 6, 7 y 11 se reparte la exposición permanente donde se exhiben fotos, objetos de los prisioneros, camastros, documentos históricos y otros materiales que hace que a uno se le pongan los pelos de punta.

Destaca especialmente el número 11, conocido como «el bloque de la muerte», puesto que allí se aplicaban los castigos, consistentes en encierros en celdas minúsculas en las que se dejaba a los prisioneros morir de hambre, o bien eran ejecutados o colgados.

horno-crematorio Auschwitz

Aparte de las exposiciones, el campo tiene varios lugares clave, a cada cual más estremecedor. El principal es la cámara de gas y crematorio I, donde se situaban los hornos crematorios. Aunque hoy en día está medio vacío, sigue siendo desolador pensar en el uso que se le dio en su momento…

Auschwitz-010

A unos pocos pasos se encuentra la horca donde fue ejecutado Rudolf Höss, comandante del campo durante casi todo el periodo de su funcionamiento, y el paredón de fusilamiento entre los bloques 10 y 11 donde se ejecutaron a miles de prisioneros políticos polacos entre 1941 y 1943.

horca muro-ejecuciones

La mayoría de los judíos llegaban al campo exhaustos tras un largo viaje, y su destino era de lo más desolador: si no eran considerados aptos para trabajar eran inmediatamente asesinados, y si lo eran trabajaban hasta la extenuación, así que la posibilidad de salir con vida de allí era prácticamente imposible.

botes-zyklon-B pijamas-de-rayas Auschwitz-013 Auschwitz-015

A lo largo de los diferentes bloques del campo se pueden ver exposiciones en las que se muestran las condiciones en las que malvivían los prisioneros, y una pequeña parte de la colección de los objetos que fueron robados a los prisioneros antes de asesinarlos, tales como botas, maletas, gafas, ollas… incluso pelo, que era vendido para la fabricación de telas.

Visita a Auschwitz II – Birkenau

Como la capacidad del campo original se vio superada muy pronto, en otoño de 1941 el ejército alemán derribó parte del pueblo de Brzezinka, a 3 km de distancia de Auschwitz, para construir el campo de Auschwitz II – Birkenau, probablemente el más horrible de todos.

Aquí se llevaba a cabo el plan nazi de exterminio llamado «Solución final de la cuestión judía» («Endlösung der Judenfrage»), que acabó con la vida de más de un millón de hombres, mujeres y niños.

En Birkenau se cometieron las mayores atrocidades durante la II Guerra Mundial, aunque apenas se conserva nada del lugar, a excepción de unos cuantos barracones de madera reconstruidos, las vías del tren, la entrada principal y los restos de las cámaras de gas y crematorios que los nazis se encargaron de destruir ante la inminente llegada de los Aliados.

fotos-ejecutadas fotos-ejecutados

A diferencia de Auschwitz I, apenas hay exposiciones salvo varios paneles informativos y algunas fotografías antiguas de los deportados a la llamada «sauna». Destaca la entrada con las vías de tren llegando hasta el interior del campo, donde se encontraba la plataforma de selección, donde apenas se bajaban del tren, mucha gente no daría apenas unos pasos más. A ambos lados de las vías hay muchos barracones en los que se puede entrar y ver cómo eran las lamentables condiciones de vida de los prisioneros.

Auschwitz-025 Auschwitz-018 Auschwitz-019

Al final del todo se encuentran las ruinas de las cámaras de gas (fueron destruidas en 1944 por los nazis, antes de la liberación del campo) y los crematorios, así como los campos donde reposan los restos de los miles de cadáveres que fueron incinerados allí y los barracones de enfermería, usados en muchas ocasiones para experimentos médicos macabros. También en esa zona se hallan los baños principales donde despojaban a los judíos y al resto de prisioneros de sus ropas, para después ducharlos, desinfectarlos y raparlos antes de meterlos definitivamente en el campo. Y al final de las vías se puede observar el Monumento a las víctimas del fascismo en Auschwitz erigido en 1967.

restos-hornos Auschwitz-07

Es una visita larga y dura y quizá no apta para todo el mundo, aunque creo que indispensable y recomendable 100% para intentar comprender un poco mejor esta triste historia no tan lejana. Eso sí, creo que debe hacerse desde el más absoluto respeto, porque desgraciadamente he visto gente burlándose y haciéndose selfies en sitios de dolor… Así que para posturear o hacer el tonto existen un montón de sitios sin tener que ir hasta allí, aunque claro, esta es mi opinión y cada uno hará lo que le venga en gana. Ahí lo dejo.

Información práctica para visitar Auschwitz

Cómo ir desde Cracovia

  • Bus: los buses de la empresa Lajkonik  llegan a Auschwitz I, aunque deberéis bajar una parada antes, en Oświęcim Muzeum. El trayecto es de 1h30 a 2h, según hora y trayecto y los precios rondan los 12-14 złoty por trayecto. Es la mejor opción, barata y os deja en la puerta del campo, eso sí, tendréis que tener en cuenta la temporada, pues puede que os toque esperar al siguiente bus, ya que se suelen llenar pronto.
  • Tren: hay trenes diarios directos entre Cracovia Główny y Oświęcim. Tardan 1:45h aprox y el precio por trayecto es de unos 9 złoty. Desde la estación de tren de Oświęcim se puede tomar un bus local hasta el museo o caminar unos 25 minutos.
  • Excursión organizada: para aquellos que no quieren complicarse las vacaciones, existen tours que incluyen guía, entrada y transporte por 37€. Los tickets se pueden adquirir aquí.

Cómo ir de Auschwitz I a Auschwitz II

Si no habéis venido en coche, podéis tomar un bus-lanzadera gratuito entre ambos campos. Salen cada 15 minutos en temporada alta y cada 30 en temporada baja y el trayecto tiene una duración aproximada de 15 minutos.

Horarios

  • Hora de apertura: 07:30h
  • Hora de última entrada (Después de la hora de última de entrada se puede permanecer en el recinto 90 minutos más):
      • 14:00h en diciembre
      • 15:00h en enero y noviembre
      • 16:00h en febrero
      • 17:00h en marzo y octubre
      • 18:00h en abril, mayo y septiembre
      • 19:00h en junio, julio y agosto
  • Nota importante: del 1 de abril al 31 de octubre no está permitida la entrada por libre (sin guía) a Auschwitz I entre las 10 y las 15h (y el resto del año entre las 10 y las 13h). Para visitar Auschwitz I dentro de ese horario es obligatorio apuntarse a un grupo guiado (de pago, con horarios fijos, grupos en castellano cada día, muy recomendable reservar online).
  • El campo está abierto todos los días, excepto el 1 de enero, 25 de diciembre, Domingo de Pascua y eventos especiales.

Precios

  • Entrada por libre: gratis en ambos campos.
  • Tour en castellano con transporte desde Cracovia: 37€
  • Tours guiados oficiales: existen diferentes modalidades, y el precio varía según el tamaño del grupo, se recomienda reservar con mucha antelación (hasta 1 mes recomendado).
  • Parking Auschwitz I: 8 złoty todo el día (aprox.)
  • Parking Auschwitz II: parking grande 2 złoty /hora. Parking pequeño, cercano a la entrada, gratuito.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.