Aunque un fiordo es una estrecha entrada costera de mar formada por la inundación de un valle y de momento León sigue estando en el interior, existe una zona cercana al Parque Regional de los Picos de Europa que recibe esta denominación por su semejanza paisajística: Riaño.

Pero no siempre tuvo esta fisonomía, ya que hace más de 30 años este valle estaba ocupado por 9 pueblos (Anciles, Escaro, Burón, La Puerta, Huelde, Pedrosa, Riaño, La Vegacerneja y Salio), de los cuales 7 quedaron sumergidos bajo las aguas del embalse y otros 2 desaparecieron de forma parcial.

Aunque el paisaje resultante es de una gran belleza, en realidad se trata de una catástrofe medioambiental. Catástrofe que pudo ser evitada por un mísero día, puesto que las compuertas del embalse de Riaño fueron cerradas el 31 de diciembre de 1987, y el 1 de enero de 1988 entró en vigor la directiva europea que hubiera convertido en inviable su construcción desde el punto de vista medioambiental.

Pueblo de Riaño

Nuestra Señora del Rosario

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

Esta ermita románica del s. XIII se encontraba originalmente en el pueblo de La Puerta, pero fue trasladada piedra a piedra hasta su ubicación actual, en el extremo del pueblo más próximo al puente que cruza el pantano.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

Forma parte de un conjunto en el que se encuentran un hórreo procedente de Salio y un monumento en el que cuelgan las antiguas campanas de las iglesias de varias localidades que se perdieron bajo el embalse.

La iglesia alberga en su interior unas pinturas góticas en excelente estado de conservación, las cuales se descubrieron durante el traslado hasta su actual localización. Esto se debe a que hasta ese momento estaban cubiertas con cal, una manera habitual de desinfectar durante la Edad Media.

En la puerta se encuentra un cartel con el horario de visitas y el teléfono de Simón, el guía oficial.

Horarios

El templo está abierto de Martes a Domingo de 12 a 14 h y de 17 a 20 h.

Precios

La entrada es gratuita, aunque se aceptan donativos para su conservación.

El banco más bonito de León

Junto a la Ermita de, Rosario se encuentra este banco, denominado como «el más bonito de León» debido a que ofrece unas privilegiadas vistas sobre el pantano y los picos Gilbo, Yordas y Las Pintas.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

Un poco más adelante se sitúan unas letras con el nombre del pueblo donde poder hacerse fotos «para el instagram», algo muy de moda últimamente.

Paseo del Recuerdo

Un poco más adelante de la ermita se encuentra el llamado Paseo del Recuerdo, un sendero de losas de piedra aproximadamente un kilómetro que va en paralelo a la orilla del pantano.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

Se construyó en 2017 con motivo del 30 aniversario de la destrucción del Valle de Riaño, para homenajear a las tierras y pueblos inundados, para lo que se han colocado siete paneles informativos en diferentes puntos del recorrido con fotografías de cómo era antes de la construcción del embalse.

El Corro de Aluches

Al final del recorrido del Paseo del Recuerdo se encuentra el embarcadero. Si miráis justo enfrente, al otro lado de la carretera, os llamará la atención este edificio de estilo vanguardista de finales del s.XX. Se trata del corro de lucha leonesa, es uno de los deportes más antiguos del continente europeo, también conocido como Corro de Aluches. 

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

La estructura consiste en unos pilares de hormigón sobre los que se apoya una gran bóveda de madera y cristal que confiere gran espectacularidad al conjunto; y en su interior se dispone un círculo de hierba natural sobre el que se levantan sucesivas filas de gradas de piedra.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

Cada mes de agosto, coincidiendo con la fiesta de Nuestra Señora De Quintanilla, se celebra el corro de lucha leonesa más concurrido de la región.

Plaza del Ayuntamiento de Riaño

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

En ella podemos encontrar cosas tan variopintas como un hórreo, un potro de herrar, un chozo de pastores, un campanil del pueblo de Concejo y hasta unas siluetas con formas de animales salvajes típicos de la Montaña de Riaño hechas en acero.

En un lateral se levanta la Iglesia Parroquial de Riaño, otro templo que ha sido transportado al completo desde su ubicación original en Pedrosa del Rey.

Museo Etnográfico de la Montaña de Riaño

Al lado de la Iglesia Parroquial se encuentra este museo, que nace como resultado de una iniciativa del Ayuntamiento de Riaño en 2004.

A lo largo de los años se ha realizado una gran labor de recopilación de piezas representativas de la cultura popular de la Montaña Leonesa de Riaño por toda la Comarca.

Las piezas más antiguas que se conservan son una serie de Lápidas Vadinienses de los siglos I a IV d.C. y una muestra de Estelas Funerarias Medievales desde el siglo X.

Además, en el museo se han recreado actividades que formaban parte de la vida diaria de nuestros antepasados, muchas de ellas desaparecidas ya. Para ello se han construido una Casa del Humo a tamaño real, una Herrería y un Aula de una Escuela típica de la zona.

Contacto:

Teléfono de información general del Museo o actividades: 633078580

Correo electrónico: museoriano@yahoo.com

Horario:

  • Semana Santa, Fines de semana, puentes  y festivos de 12 a 14 h y de 17 a 20 h.
  • Verano (1 de Julio al 31 de Agosto): de martes a domingo de 11:30 a 14 h y de 17 a 20 h.

Precio de la entrada:

La entrada general cuesta 2 €.

Miradores

Para disfrutar del paisaje de Riaño podemos acercarnos a dos miradores que se encuentran a las afueras del pueblo. Para llegar hasta allí tendréis que seguir la carretera que va hasta la entrada del camping, dejar el coche y continuar el camino a pie por un sendero de tierra. En un espacio corto de tiempo llegamos a la cima del monte, donde se encuentran el Mirador de Las Hazas a un lado y el Mirador de Valcayo hacia el otro.

El Mirador del Alto Valcayo es reconocible porque en él se sitúa una antigua torreta de vigilancia recubierta de escobas, simulando un chozo de pastores. Sobre ella se han colocado unas ventanas con carteles informativos acerca del antiguo pueblo de Riaño y la fauna que habita la zona.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

En el lado opuesto está el Mirador de las Hazas, que ofrece unas vistas panorámicas espectaculares y además se ha instalado en él un columpio gigante, considerado el más grande de España. Es el típico rincón instagrameable en el que veréis una larga cola de personas esperando para hacerse la ansiada foto para sus redes sociales, pero sinceramente merece la pena, puesto que el lugar es espectacular.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

Madrugar tiene su premio, y es que nosotros aprovechamos para ir a primera hora de la mañana, antes de la ruta hacia el Pico Gilbo y lo tuvimos para nosotros solos, así que si no os gusta hacer cola os recomiendo ir a horas intempestivas…

Crucero por el embalse de Riaño

Una de las cosas que se pueden hacer en Riaño es darse un paseo en barco para observar a ras de agua los llamados Fiordos Leoneses. La travesía comienza y termina en el puerto deportivo de Riaño, donde atraca el barco turístico.

Es necesario reservar con antelación puesto que las plazas son limitadas. Tenéis toda la información en la web oficial donde podréis ver los horarios y los precios. El trayecto tiene una duración aproximada de una hora y tiene un coste de 15 euros por persona.

Ascensión al pico Gilbo, el Cervino leonés

El perfil  de la zona es idóneo para hacer rutas de senderismo, y una de las más emblemáticas es el ascenso al Pico Gilbo (1679 m) por la cara norte. Si anteriormente hemos comparado el paisaje de Riaño con los Fiordos Noruegos, volvemos a hacer otra comparación, puesto que a este pico se le conoce como el Cervino leonés por su perfil en su vertiente norte, similar al Cervino o Matterhorn de los Alpes (el que sale en el envoltorio de los Toblerone).

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

El sendero comienza en el aparcamiento que hay justo al lado del puente (en la parte más lejana al pueblo) que cruza el embalse. En primer lugar se va caminando por la ribera del propio embalse, para internarse por un precioso bosque. A unos 2,5 kms aparece un letrero indicando una desviación hacia la Cueva de la Vieja del Monte, no os robará mucho tiempo y merece la pena parar 5 minutillos.

Cuenta un cartel informativo que se trata de un personaje de la mitología leonesa que amasa pan en su cueva para mandárselo a los niños a través de sus padres, junto con avellanas, manzanas, etc., cuando éstos venían a trabajar al monte. No se puede ver porque siempre está en el bosque buscando avellanas y frutos silvestres, pero en Navidad baja a visitar a los niños.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

Tras sacar unas cuantas fotos y ver el entorno nos dirigimos hacia el Mirador de las Biescas, muy cerca del lugar. Allí también encontraréis un banco desde el que se obtienen unas vistas panorámicas brutales tanto del pantano como del Pico Gilbo, Cueto Cabrón, Peña Collada, Pico Yordas, etc. En mi opinión es incluso más bonito que el denominado «Banco más bonito de León», aunque eso ya es apreciación personal.

A partir de ahí, comienza el ascenso, que no da tregua hasta alcanzar la cumbre, aunque las vistas que aparecen según vamos subiendo en altura son espectaculares, merece la pena el esfuerzo. En la parte final, donde está el Collado de la Pedrera es bastante pendiente y hay zonas de pequeñas trepadas que pueden resultar dificultosas para personas con vértigo y sin experiencia en montaña.

Desde mi punto de vista el nivel de dificultad es medio-alto por las fuertes subidas y las piedrecillas sueltas en la zona final, puesto que pueden hacer que os caigáis, especialmente en la bajada. Recomiendo llevar un buen calzado de montaña (nada de zapatillas de correr o de ir al gimnasio, sino algo que agarre, que lleve taco), agua, algo de comida y protección solar si vais en primavera-verano.

Unos bastones os resultarán de gran ayuda, aunque en la última parte pueden resultar algo molestos, puesto que tendréis que trepar un poco con las manos. Lo ideal es que se puedan encoger y enganchar en la mochila para ese momento.

Qué ver en Riaño, los fiordos leoneses

En cuanto lleguéis arriba del todo, veréis que el esfuerzo habrá merecido la pena, puesto que las vistas son ES-PEC-TA-CU-LA-RES. Y a la vuelta podéis daros un homenaje en alguno de los restaurantes cercanos, que para eso os lo habéis ganado 😉

Eso sí, el domingo nos encontramos un poco descolocados cuando nos dijeron que no daban cenas en ninguno de los bares… Tuvimos que sobrevivir a base de una docena de churros de un puesto que había en la calle principal del pueblo, así que por si acaso vais el finde recordad esto!!

Datos técnicos

  • Longitud: 9 kilómetros (circular)
  • Dificultad: medio-alta (con pendientes muy fuertes)
  • Acceso: desde el aparcamiento frente al viaducto
  • Recorrido: enlace a track de la ruta que seguimos.

 



Booking.com

  1. Preciosas fotos, que sin duda ilustran perfectamente tus palabras. La foto final da fe de que cualquier esfuerzo merece la pena cuando uno tiene como recompensa esas vistas. Me ha llamado la atención la estructura del corro de lucha leonesa (no sabía de su existencia, lo confieso) y sobre todo es impresionante cubierta, me parece preciosa y muy original.
    Gracias por acercarnos a esos fiordos leoneses.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.