plaza españa sevilla

Aunque ver Sevilla en 2 días parezca misión imposible, es posible hacerse una buena idea de su belleza y visitar los lugares más emblemáticos en apenas 48 horas. Pero os advierto que es una ciudad que «engancha», os sabrá a poco y casi os puedo asegurar que repetireis 😉 Yo ya lo he hecho en 2 ocasiones, una de ellas para correr en su maratón, y estoy segura de que habrá alguna más.

DÍA 1

Empieza bien la mañana, disfrutando del frescor y del maravilloso olor a azahar de sus calles. Saborea un buen café junto a los tradicionales picatostes, bastones de pan frito con azúcar y canela, que te aportarán la energía necesaria para afrontar el día y sal a patear sus calles. Empezaremos dando una vuelta por el barrio con más tradición de la ciudad, Triana.

Fuente: cadena ser

La Calle Betis bordea el río y es ideal para pasear y contemplar la Sevilla monumental. Era una antigua zona de embarcaderos y a día de hoy es super turística, con numerosos bares y restaurantes, muchos de ellos con atractivas terrazas con vistas. Termina en la Plaza de Cuba y el puente de San Telmo. Seguimos avanzando hasta la Plaza del Altozano, uno de los lugares más emblemáticos y entrada desde el puente de Triana. En ella podemos ver la Capilla del Carmen, obra de Aníbal Gonzalez y la escultura del torero Juan Belmonte.

Fuente: elpaisquenuncaseacaba

Desde aquí parten las principales calles del barrio, como por ejemplo la Calle San Jacinto, amplia y peatonal, donde se encuentran los principales comercios. Aquí lo más destacable es la capilla de la Virgen de la Estrella y la Iglesia de San Jacinto. Esta calle termina en el popular barrio del Tardón, lugar de nacimiento de Isabel Pantoja.

Fuente: sevillaciudad

Perpendicular a ella está la Calle Pureza, en la que encontraremos la parroquia de Santa Ana y la capilla de los Marineros, del siglo XVIII, sede de la hermandad de la Esperanza de Triana, una de las imágenes más queridas de la ciudad que sale en la madrugá.

Hacia el norte está la calle Castilla y el callejón de la Inquisición, con restos del antiguo Castillo de esta institución. Y ya que estamos cerca nos adentraremos en su Mercado, donde podréis adquirir algún producto típico, ver una obra de teatro o simplemente dejaros llevar por su ambiente. Nada más salir de allí se encuentra el Puente de Isabel II, más conocido como Puente de Triana y el puente de hierro conservado más antiguo de España. Lo cruzamos y vamos por el paseo paralelo al Guadalquivir para llegar hasta la preciosa Torre del Oro, del siglo XIII. Si te apetece subir a disfrutar de las vistas, los lunes la entrada es gratuita.

Avanzamos luego por el Paseo de Colón para llegar a la “Milla de Oro” de la capital, compuesta por la Catedral, el Archivo de Indias, el Alcázar y el barrio de Santa Cruz. La visita a la Catedral es imprescindible y, por supuesto, subir hasta lo más alto de la Giralda, insignia de la ciudad.

Continúa por el Real Alcázar de Sevilla. ¿Sabías que aquí se han rodado varias escenas de Juego de Tronos? (Es el reino del Dorne, y de hecho, hay un montón de tiendas de souvenirs que incluyen estos motivos). A la salida dirígete hacia el barrio de Santa Cruz, antigua judería, lleno de callejuelas y plazas sembradas de naranjos. No lleves un rumbo fijo, intenta perderte un poco y déjate sorprender por los rincones de uno de los barrios más antiguos y románticos de la ciudad.

A estas alturas ya empieza a aparecer el hambre, así que encontramos una buena excusa para hacer otro tipo de turismo, el gastronómico, y probar lo mejor de cada bar. Te recomiendo no ir muy lejos y parar en Casa Román, donde ponen unas tapas de jamón ibérico que están “para chuparse los dedos”. Después, pide una cervecita en Las Columnas, en la calle Mateos Gago. Allí la especialidad es el montadito de pringá, una delicia que no te puedes perder junto con el vino de naranja del Peregil. Además hay un montón de freidurías en las que puedes comprar cartuchos de pescaíto para comértelos donde más te apetezca. ¡Los chocos y el adobo son mis favoritos!

Con la panza llena, puedes dirigirte al hotel EME para disfrutar de unas vistas preciosas de la Catedral y la Giralda a tomarte un digestivo gin-tonic local, como Puerto de Indias, de color rosado y sabor intenso. Barato no es, pero la verdad es que merece la pena darse un capricho de vez en cuando y el lugar lo merece. Otra opción más barata es subir a la terraza del Hotel Doña Maríaen la calle Don Remondo, que también ofrece una buena panorámica a un precio más asequible.

Ya que estamos el centro aprovecharemos para conocer uno de los lugares más conocidos y extraño a la vez de la capital andaluza, el Metropol Parasol. Conocido como “las setas”, esta estructura ofrece unas buenas vistas panorámicas de la ciudad. El horario de visita es de domingo a jueves de 10.00 a 23.00 horas y de viernes a domingo 10.00 a 23.30 horas y tiene un precio de 3€, que si no recuerdo mal, incluye una consumición. Es gratuito para los nacidos y residentes en Sevilla.

Dedicaremos lo que queda de tarde para visitar el parque más bonito de Sevilla, el Parque de María Luisa. Tras disfrutar de sus fuentes y plazas, no te puedes perder una de las estrellas de la ciudad: la Plaza de España. Es impresionante, con su forma semi-elíptica, su canal con sus 4 puentes que puedes recorrer en barca y en cuyas paredes se encuentra una serie de 48 bancos que representan a las provincias españolas peninsulares (todas excepto Sevilla) y los dos archipiélagos (Canarias y Baleares), con su escudo, un mapa y un paño de azulejo en el que se reflejan hechos históricos destacados de la provincia representada en orden alfabético. ¡No olvides hacerte una foto en tu provincia de origen!

Fuente: elrincondebeirut

Ya casi hemos recorrido todos los puntos emblemáticos, así que por la noche nos daremos un respiro, cenando en algún sitio típico, como Los Coloniales, donde calidad y cantidad van de la mano y a precios ajustados (ve temprano o tendrás que apuntarte en una lista y hacer cola, pero merece la pena) y remataremos con un espectáculo de Flamenco en cualquiera de los tablaos que te ofrece la ciudad.

DÍA 2

Fuente: frdotor

Como hemos visto casi todo el día anterior, hoy nos lo tomamos con relax. Empezamos con una visita a la Iglesia de la Magdalena, que constituye un magnífico ejemplo de arquitectura barroca sevillana del siglo XVII, seguido de la Iglesia de El Divino Salvador y una parada a tapear en la plaza de la Alfama o en la plaza de Santa María la Blanca para luego acercarnos hacia la monumental Plaza de Toros de La Maestranza, que, aunque no seamos fans de la tauromaquia, merece la pena echarle un vistazo.

Entre los barrios de La Encarnación-San Pedro y Alfalfa se encuentran una serie de comercios y locales alternativos que dan vida al soho sevillano, Soho Benita.

Haremos un alto en el camino para descansar y reponer fuerzas en la agradable Plaza de Doña Elvira,  y si todavía tenemos ganas de mover las patitas, pasearemos por los Jardines de Murillo y daremos una última vuelta por la zona de la Catedral y la ribera del río antes de despedirnos de esta maravillosa ciudad.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.