gofre

Como ya he contado en anteriores ocasiones, una buena manera de conocer un país es a través de su gastronomía, y por supuesto que en este viaje realizado a Bruselas no iba a ser menos. A continuación os cuento cuáles son los platos más conocidos de la gastronomía belga para que lo tengáis en cuenta a la hora de visitar el país 😉

fritland-01

El plato estrella son las frites, o lo que vienen siendo patatas fritas. Por lo visto la receta tradicional dicta que la fritura se haga con grasa de buey, aunque dudo mucho que esto se ponga en práctica en los restaurantes de comida rápida. Son tan famosas que hasta tienen un museo propio en Brujas, el Friet Museum. Suelen venderse en conos de papel acompañadas por diferentes salsas (que se cobran aparte y suelen costar sobre 1 euro), para mí la más rica es la salsa andalouse (una especie de mayonesa con salsa de bravas). Las friteries más famosas de Bruselas son el puesto ambulante de Flagey en el barrio de Ixelles, Maison Antoine en el barrio europeo, Saint-Josse en la plaza del mismo nombre y la Chapelle en el barrio de Marolles.

nordsea-precios calamares-nordsea

Otro de los platos top son los moules con frites, mejillones cocidos al vapor con patatas fritas, of course. Suelen ir acompañados de diferentes salsas: vino blanco, provenzal, mantequilla de ajo, etc. Se sirven en raciones de 500 g y 1 kg y su precio oscila entre los 18 y los 25€ aproximadamente. Chez Léon en la Rue des Bouchers es uno de los restaurantes típicos para degustarlos. La opción low cost pasa por Noordzee/La Mer du Nord, situado en Sainte Catherine, donde podréis probar pescado y marisco desde 5 euros la ración (aunque son pequeñas, eso sí).

Carbonnades-flamandes

En la mayoría de las freidurías y restaurantes de comida rápida podréis encontrar las Carbonnades flamandes: Carne estofada en cerveza belga. ¿A que no adivináis de qué va acompañado? Efectivamente, más patatas fritas con salsa.

Y como el anterior plato, es muy común encontrar el llamado Frikandel, una salchicha frita que puede ir con o sin pan, una especie de perrito caliente belga. Se acompaña de salsa de ketchup, curry, mayonesa y cebolla troceada y sorprendentemente no viene con patatas fritas de serie. El último plato de fritanga son las croquetas, siendo las más populares las de camarones o gambas.

Típico de Gante es el Waterzooi, un estofado que originariamente llevaba pescado con zanahorias, puerros patata y crema aunque más tarde se popularizó la versión con carne de pollo. Las Chicons au gratin son endivias envueltas con jamón gratinadas con salsa de queso que suelen ir acompañadas de puré de patatas con pimienta y nuez moscada.

waffles

Y cómo no, debido a su nombre, no podían faltar las coles de Bruselas. Además de ser autóctonas constituyen un acompañamiento habitual de guisos como el estofado de conejo, pollo, salchichas, costillas o pescado. ‏chocolat

En el apartado dulce los protagonistas son los gofres y el chocolate. Leónidas o Godiva o son algunas de las chocolaterías más típicas repartidas por la ciudad, y no faltan tampoco los puestos de gofres con llamativas combinaciones de chocolate, nata, frutas y todo tipo de toppings imaginables. Existen dos tipos: el de Bruselas, más caro (a partir de 2,5€ los simples y de 6€ los que llevan chocolate y nata) y rectangular; y el de Lieja,  de tipo ovalado y un poco más barato (entre 2 y 4€).

speculoos

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.