kraków

Cracovia es una ciudad que ocupa un lugar especial en mi corazón, ya que allí pasé 4 meses de beca en mi último año de universidad. En esta ocasión, en vez de proponeros un recorrido, os voy a dejar los lugares imprescindibles que ver y que cada uno monte su itinerario en función de los días de que disponga.

Plaza del Mercado (Rynek Główny)

Rynek Główny Rynek Główny

Es el lugar más famoso de Cracovia, data del siglo XIII y tiene alrededor de 40.000 m², formando así la plaza medieval más grande de Europa y para mi gusto una de las más bonitas también. Está rodeada de casas antiguas, palacios e iglesias, aunque su verdadera protagonista es la Lonja de Paños o Sukiennice, un edificio reconstruido en 1555 en estilo renacentista decorado con máscaras talladas.

sukiennice

Aunque hoy en día está lleno de tiendas de souvenirs, en el siglo XIII su interior estaba compuesto por puestos para la venta de telas al por mayor, de ahí el origen de su nombre. En la planta superior hay una sección del Museo Nacional de Cracovia, donde también se programan conciertos.

antigua-torre-ayuntamiento-03

A un lado de la Sukiennice está la Torre del Antiguo Ayuntamiento (Wieża Ratuszowa), una gran torre gótica de 70 metros de altura e inclinada 55 centímetros como resultado de una tormenta en 1703. Es la única parte que sobrevive del antiguo Ayuntamiento de Cracovia que fue demolido en 1820 para abrir la Plaza del Mercado. Está abierta a los visitantes, que en su última planta podrán disfrutar de una plataforma de observación desde la que se obtienen bonitas vistas a la plaza.

Otro lugares imprescindibles de esta plaza son la pequeña Iglesia de San Adalberto (San Wojciech) del siglo XI, una de las iglesias de piedra más antiguas del país. Su planta se encuentra por debajo del nivel actual de la plaza, ya que hubo una superposición de las superficies posteriores con pavimento ajustado originalmente para las dos iglesias ya existentes.

basilica-santa-maria-02

Y por último, pero no por ello menos importante está la Basílica de Santa María (Kościół Mariacki), con sus características torres asimétricas de principios del s.XV. La más alta (80 m) fue diseñada para servir como torre de vigilancia para toda la ciudad. En 1478 el carpintero Maciej Heringh realizó un remate para la torre sobre el que se colocó una corona dorada casi doscientos años después, en 1666, que todavía está presente en la actualidad. La torre más baja (69 m) sirve como campanario de la iglesia.

En su interior alberga el retablo de madera más grande de toda Europa con 12 m de longitud y 11 m de alto de estilo gótico tardío y un gran crucifijo de arenisca. Y hasta aquí van los datos más o menos oficiales, pero… ¿sabíais que sobre las torres existen dos leyendas?

Ahí va la primera: dos hermanos fueron encargados de construir los campanarios de la Basílica de Santa María. Con el tiempo nació la rivalidad entre los dos hermanos para ver quién iba a construir la torre más alta. Como el hermano mayor iba ganando, el hermano menor, preso de la envidia, lo asesinó con un cuchillo. Ahora su torre sería más alta y la torre del hermano asesinado fue cubierta con una cúpula.

Cuando terminó la construcción, al hermano menor le atormentaban los remordimientos. Por eso subió a su torre, confesó su pecado sosteniendo el cuchillo con el que había matado a su hermano y se tiró desde ella. Según otra leyenda, el cuchillo que supuestamente usó el hermano está a día de hoy en la Lonja de Paños (Sukiennice), recordando esta triste historia.

Probablemente os habréis dado cuenta de que desde la torre más alta cada hora un trompetista toca el Hejnał mariacki, una melodía tradicional polaca que se transmite a mediodía a través de la radio en todo el país, que se interrumpe a mitad de nota, como si quedase incompleta. Y ahí es donde aparece la segunda leyenda:

Desde la torre más alta de la iglesia, se daba un toque de trompeta para abrir las puertas de la ciudad y por la noche para cerrarlas. También era una señal de alarma ante la presencia del enemigo. Un día del s. XIII hubo un ataque relámpago de los tártaros, y el vigila empezó a tocar el Hejnał mariacki para que se cerraran las puertas de la ciudad. Consiguieron cerrarlas pero una flecha lanzada desde fuera de los muros atravesó la garganta del trompetista sin que pudiera acabar la melodía. Como recuerdo a ese hecho la melodía se interrumpe en la mitad de la nota y la torre fue rebautizada como torre Hejnałica.

Casco Antiguo o Stare Miasto

Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y una de las zonas más interesantes de la ciudad. Se divide en tres zonas: la colina de Wawel, la ciudad medieval y el núcleo medieval de Kazimierz.

Colina de Wawel, Castillo, Catedral y Dragón

wawel-castle

Situada a los pies del río Wisła, es uno de los lugares más importantes de Polonia junto con el Castillo y la Catedral. El castillo consta de tres plantas y cuatro alas que rodean un patio central, y fue la residencia de los reyes de Polonia durante muchos siglos. En la actualidad es uno de los mejores museos de arte del país, donde se encuentra una importante colección de pinturas italianas del Renacimiento, grabados, esculturas, tapices, orfebrería, armas, armaduras, etc.

wawel-castle-04

A la salida, os recomiendo pasar por la Cueva del Dragón. Cuenta la leyenda, que un maligno dragón vivía en una cueva en la colina de Wawel mientras se dedicaba a devorar a los ciudadanos y aunque muchos lo intentaron nadie sabía cómo acabar con él. El que dio con el remedio fue un zapatero, que rellenó con azufre la piel de un cordero y se lo ofreció como alimento. Al devorarlo le entró una sed inmensa, por lo que se bebió toda el agua del Wisła y explotó, y así fue cómo los ciudadanos se vieron liberados de su gran pesadilla.

wawel dragon

Actualmente es posible visitar la cueva del Dragón de Wawel de abril a octubre en horario de 10 a 17h con un coste de 3PLN. A la salida de la cueva se encuentra una estatua del dragón realizada en 1971 por el artista Bronislaw Chromy que cada cinco minutos echa fuego por la boca, lo que la convierte en una de las principales atracciones de la ciudad. He leído por ahí que dicha criatura lanza fuego cada vez que se envía un SMS con un texto concreto (SMOK al SMS 7168), yo la verdad es que no tengo ni idea de si este dato es cierto, así que os agradecería que me lo confirmaseis en los comentarios 🙂

wawel-cathedral

La Catedral está dedicada a San Wenceslao y San Estanislao y en ella están enterrados los reyes de Polonia. Su construcción se remonta al año 1000, aunque sufrió varias reconstrucciones debido a unos incendios en el siglo XIV. Entre 1320 y 1364 se le dotó de estilo gótico de tres naves con transepto, ábside y deambulatorio. Posteriormente se le añadieron 18 capillas funerarias laterales entre las que destaca la de Segismundo I, considerada la obra cumbre del arte renacentista en Polonia.

Otro de sus atractivos es la Torre de Segismundo, donde tras subir por una escalera de madera se puede ver la famosa Campana de Segismundo, una impresionante pieza de más de doce toneladas construida en el año 1520. La entrada cuesta 12 PLN y se puede comprar aquí.

Puerta Florián y Barbacana

Bajando del Castillo por la calle Kanonicza llegamos hasta la Plaza del Mercado, en cuyos extremos se encuentran las calles Florianska y Grodzka, que componen la llamada Milla Real (como en Edimburgo), un camino Real que recorrían los antiguos reyes antes de ser coronados y que terminaba en el Castillo de Wawel.

La Puerta de Florián era la entrada principal a la ciudad amurallada de las 7 puertas de acceso que había, y de lo poco que se conserva de esa época junto con un trozo de 200 metros de muralla y dos torres, la de los Carpinteros y la de los Ebanistas. Su parte más antigua de piedra se remonta probablemente a finales del siglo XIII o principios del siglo XIV.

En las paredes de la muralla de esta parte se exponen una gran cantidad de preciosas pinturas de artistas locales, tal y como hacen también en Tallin, y que son un original souvenir que llevarse a casa de recuerdo.

barbacana

Cruzando la puerta Florián se llega a la Barbacana, una fortificación circular de finales del siglo XV rodeada de un foso que ayudaba a la defensa de la ciudad. Ambas edificaciones fueron unidas mediante un pasillo fortificado llamado «cuello».

Su interior estaba prácticamente vacío para que pudieran caber muchas tropas dentro en caso de peligro. Se convirtió en leyenda la historia de Marcin Oracewicz, un artesano que logró resistir el ataque del ejército ruso en 1768 con un solo tiro. Dicen que debido a la falta de municiones, cargó su escopeta con un botón de su abrigo y le disparó al general ruso Panin, matándolo al instante. En 1897 se colocó una placa conmemorativa de dicho acto en la pared del monumento.

Parque Planty

Cuando la muralla y las torres dejaron de cumplir su función fueron derribadas prácticamente por completo a principios del siglo XX (a excepción de las fortificaciones del lado de la Puerta de Florián) y en su lugar se construyó el agradable parque Planty, un importante pulmón verde en forma circular lleno de árboles, perfecto para pasear, correr o simplemente sentarse en uno de sus bancos.

El Planty actual, dividido en ocho jardines, tiene 4 km de longitud y se extiende en una superficie de 21 ha, lo que significa que es el parque municipal más grande de Cracovia. Se pueden observar aquí cuarenta especies de árboles y arbustos, entre ellos monumentos naturales, como el plátano de sombra de 130 años situado a la salida de la calle Wiślna.

Barrio Judío o Kazimierz

Este barrio fue fundado en 1335 y se caracteriza por sus casas apiñadas y su recinto amurallado del siglo XIV. Entre sus monumentos imprescindibles para visitar destacan las iglesias de Santa Catalina, la Basílica del Corpus Christi, la iglesia barroca Na Skałce, la plaza Bohaterów y por supuesto sinagogas como la Remuh o la Sinagoga Vieja.

Tras la ocupación nazi y el traslado de los judíos al gueto de Cracovia, este lugar quedó desolado, pero gracias al rodaje de la película La Lista de Schindler se recuperó y restauró hasta lograr el aspecto actual.

Sinagoga Vieja

Construida en el siglo XV por los judíos checos que llegaron a Cracovia, y es la sinagoga más antigua de toda Polonia. Durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizada como almacén por los nazis, tras lo que quedó prácticamente destruida, pero al finalizar la guerra se restauró para albergar la colección judaica del Museo Histórico de Cracovia. Visitarla cuesta 10 PLN y los lunes la entrada es gratuita.

Sinagoga Remuh

Es la más pequeña de Kazimierz y la única que continúa activa en la actualidad. Comenzó como un pequeño templo de madera que tras un incendio fue reconstruido en estilo renacentista a mediados del siglo XVI. El principal atractivo de la visita es su antiguo cementerio, fundado unos años antes de la creación de la sinagoga, ya que las primeras tumbas se remontan a 1551.

Durante la II Guerra Mundial, los nazis (esta gente tan amable y bondadosa) montaron en él un vertedero… Durante los trabajos de restauración se hallaron unos 700 sepulcros del período entre la segunda mitad del s. XVI y la primera mitad del s. XIX cubiertos de tierra, algunos en forma de tumbas horizontales, otros en forma de lápidas sepulcrales llamadas matzevas. Los fragmentos de las lápidas que estaban ya muy estropeadas en el momento de su descubrimiento, se incrustaron en el muro por el lado de la calle Szeroka, formándose así el llamado muro de las lamentaciones.

El precio de la entrada es de 10 PLN por persona y da acceso tanto a la sinagoga como a su cementerio.

Sinagoga Wysoka

Fue construida entre 1.556 y 1.563 y es conocida también como Sinagoga Alta debido a que la sala de rezos está ubicada en la parte superior del edificio, convirtiéndose por ello en la sinagoga más alta de Cracovia. Es posible que esto se deba a que fuese una planta añadida al edificio de una planta que había existido aquí antiguamente, donde se situaban tiendas de comercio. Desde el lado de la calle Józefa se pueden ver cuatro contrafuertes que le confieren mucha monumentalidad y en su interior se conservan algunos restos murales originales. El precio de la entrada es de 9 PLN.

Sinagoga de Isaac

Está considerada como una de las más bonitas, y aunque su exterior es sobrio y austero, alberga un hermoso interior de estilo barroco, que conserva todavía frescos de texto hebreo del Siglo XVII. Construida en 1644 bajo la financiación del banquero conocido como Isaac «el rico», es la sinagoga de mayor tamaño de Cracovia y actualmente presenta exposiciones y documentales antiguos, en los que se muestra el Distrito Kazimierz en el pasado.

El precio de la entrada es de 7 PLN, o 10 PLN si se quieren hacer fotografías.

Sinagoga Tempel

Es la sinagoga más actual que podemos encontrar en Cracovia y fue construida en el s.XIX con estilo neo renacentista por judíos progresistas. Fue ampliada en diversas ocasiones y tras los destrozos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial fue completamente renovada para convertirse en el templo que vemos en la actualidad. Pero lo que realmente impresiona es su interior, una explosión de colores, formas y materiales poco habituales en este tipo de templos. Se puede visitar todos los días (salvo sábados y festivos) en horario de 10:00 a 18:00 horas y su entrada cuesta 5 PLN.

Sinagoga Kupa

Construida en el año 1643, fue la última que se edificó en la ciudad independiente de Kazimierz. Antiguamente se encontraba al lado de un orfanato, por lo que se la conocía bajo el nombre de la sinagoga de pobres. Quedó totalmente destruida tras la invasión nazi, por lo que a finales del s. XX se realizó una profunda restauración en la que destaca la impresionante policromía del techo, con representaciones de ciudades de la Tierra Santa y pinturas de signos de zodiaco que adornan la barandilla de la galería. No suele estar abierta muy a menudo, ya que se utiliza como espacio para conferencias, conciertos y exposiciones y en algunas ocasiones como lugar de culto.

Antiguo gueto

El 3 de marzo de 1941 la autoridad de ocupación alemana decretó la creación del «barrio de viviendas judío» en el distrito de Podgórze al que todos los judíos tenían que trasladarse antes del 20 de marzo. Allí se encontraban 320 casas habitadas en ese el momento por unas 3500 personas a las que se les ordenó abandonar la zona del gueto, así como también se les obligó a las empresas existentes a cerrar sus establecimientos.

A finales del año 1942 el gueto fue dividido en dos partes separadas con un alambre de púas: en la parte «A» se colocaron a las personas capaces de trabajar y en la «B» a los niños, personas mayores y enfermas. Finalmente, el 13 y 14 de marzo de 1943 los nazis llevaron a cabo la liquidación definitiva del gueto de Cracovia. Unas 6000 personas consideradas capaces de trabajar (las de la parte»A») fueron trasladadas al campo de concentración de Płaszów.

Al día siguiente, en la plaza Zgody fueron recogidos los habitantes del gueto «B», donde se vivió una escena terrorífica: allí mismo fueron fusiladas cerca de 1000 personas, entre ellas ancianos, enfermos y médicos del hospital, niños y las madres que no querían separarse de sus hijos. Los demás fueron deportados al campo de concentración de Auschwitz. Y por si fuera poco, como traca final los soldados de las SS pasaron por los edificios abandonados y fueron asesinando a todos aquellos que intentaban esconderse.

plac-bohaterów-getta

El director de cine Roman Polanski, superviviente del gueto, quiso homenajear a las víctimas de estos sucesos financiando el monumento de las sillas que se encuentra en la plaza Bohaterów Getta (antes plaza Zgody): unas 70 esculturas de sillas de metal se plantan dispersas en todo el espacio, haciendo alusión a los judíos que esperaban allí con sus pertenencias a que llegase el tren que les llevaría a la muerte.

El único vestigio del gueto son dos fragmentos de muros originales, que se pueden ver en la calle Lwowska y detrás de la escuela en la calle Limanowskiego 60/62.

Fábrica de Oskar Schindler

Otro de los lugares que visitar en este barrio es la Fábrica de Oskar Schindler, un alemán que salvó a cientos de judíos de la muerte y dado a conocer a todo el mundo por la película de Steven Spielberg La Lista de Schindler.

¿Y quién fue este hombre? Pues era un empresario afiliado al Partido Nazi que tenía una fábrica de utensilios, la Deutsche Emailwarenfabrik, que pasó a sus manos después de habérsela arrebatada a sus dueños judíos. Este señor no era una hermanita de la caridad, sino que la razón por la que empleó a los judíos del campo de concentración es porque eran mano de obra gratuita. Sin embargo, su visión empezó a cambiar al ver la situación de esta gente y el brutal maltrato al que eran sometidos, por lo que aprovechó sus contactos para conseguir muchos contratos para producir ollas, cucharas e incluso casquillos de proyectiles que le aseguraron buenos ingresos al mismo tiempo que pudo contratar a muchos judíos, salvándolos de una muerte segura en los campos.

La fábrica está situada en la calle Lipowa 4 y se puede visitar en el siguiente horario:

Desde abril hasta octubre:
Lunes: de 10:00 a 16:00 horas.
De martes a domingo: de 9:00 a 20:00 horas.
Desde noviembre hasta marzo:
Lunes: de 10:00 a 14:00 horas.
De martes a domingo: de 10:00 a 18:00 horas.

La entrada cuesta 24 PLN por libre o con visita guiada y sin colas por 60 PLN. Se pueden adquirir aquí.

Farmacia del Águila

Situada en la plaza Bohaterów Getta y con una historia menos conocida que la de la Fábrica de Schindler, la Farmacia del Águila (Apteka pod Orlem) también tuvo un papel esencial en el gueto de Cracovia y ayudó a salvar a numerosos judíos. El dueño de esta farmacia fue instado a abandonar el lugar y trasladarse a otras zonas de la ciudad, pero decidió quedarse alegando que no podía dejar a sus habitantes sin un servicio de este tipo y curiosamente le dejaron permanecer allí.

Abierta 24 horas, era un un punto de contacto por medio del cual se les suministraban alimentos, medicamentos, refugio e incluso documentos falsos a los habitantes del gueto. Sobrevivió a la guerra y en 1967 cerró hasta que años más tarde se convirtió en un museo en donde se ubica una exposición permanente en la que se muestra la aniquilación que sufrieron los judíos y el importante papel que tuvo la farmacia en el gueto. La entrada cuesta 11 PLN y los lunes es gratuita, el museo está cerrado el segundo martes de cada mes.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.