Dónde comer (barato) en Nueva York

Si sois lectores habituales del blog, sabréis que me encanta probar los diferentes platos allá por donde viajo. Si bien es cierto que en Nueva York es más complicado, ya que comer bien y aún encima barato suena a ciencia-ficción. No os voy a engañar, la mayoría de los restaurantes de la lista son cadenas de comida rápida, sandwiches y ensaladas, puesto que además de ser lo más asequible, os evitais el tener que dar la famosa y temida tip (propina, que suele rondar el 18-20% del total), algo que en general a los españoles no nos gusta.

Lo bueno es que el agua es gratis en todas partes, en algunos sitios os darán una jarra que irán rellenando a medida que se os vaya acabando, y en otros simplemente tienen un grifo y vasos para que os sirváis cuando queráis. De este modo, os ahorrareis unos cuantos dólares, que nunca vienen mal, y que si lo tenemos en cuenta en un viaje de 8 o más días se nota. Para que os hagáis una idea de los precios, la cerveza suele costar unos 8$ y los cafés con leche 4 ó 5 $.

Desayunos, dulces y cafés

Magnolia Bakery

Esta pastelería es famosa por aparecer en la serie Sexo en Nueva York. La primera tienda abrió en 1996, aunque ahora ya cuentan con seis locales en Manhattan en los que siempre hay un montón de gente, imagino que la mayoría son turistas atraídos por la fama televisiva. Allí venden de todo tipo de dulces, siendo los cupcakes los más típicos. En mi segunda visita a la ciudad los encontré demasiado azucarados para mi gusto y el precio había subido considerablemente (unos 4$ más taxes cada uno).

MATTO Espresso

Es una cadena de cafeterías donde todo cuesta 2,5 $, tanto el café como la bollería, y viendo lo caro que está Nueva York, un desayuno decente por 5$ es una maravilla. Lo único malo es que hay que bajarse una app en la que hay que meter dinero para hacer el pedido.

Puestos callejeros

En las calles de Nueva York encontraréis un montón de carritos de comida rápida tipo perritos, hamburguesas o kebabs, pero por la mañana se sitúan unos específicos que sólo sirven desayunos de todo tipo: croissants, donuts, bagels, sandwiches, café, té… a precios razonables (por ejemplo un sandwich de bacon, huevo y queso sale por unos 4,5$ y un café unos 2$). Para mí lo más rico son los sandwiches salados, puesto que los hacen al momento, la bollería tenía peor pinta en mi opinión.

Aunque pueden tener un aspecto un poco cutre a veces, hay que fijarse en que en el carrito lleve el distintivo de sanidad, que consiste en una gran letra azul y consta de varios niveles que van desde la A hasta la C. La Calificación A tiene de 0 a 13 puntos por violaciones sanitarias y es el nivel más alto de garantía sanitaria, así que si véis un local con una A azul sabréis que consta de las garantías más altas de higiene y podéis comer tranquilos.

Pizza

Bleecker Street Pizza

Dónde comer (barato) en Nueva York

La descubrimos por casualidad, ya que fuimos al Halloween Parade del Greenwich Village y vimos un cartelito que tienen a la entrada de «votada la mejor pizza de NY por 3 años seguidos», así que nos animamos a entrar y pedir un par de porciones cada una para probar.

No sé si es la mejor de NY, pero estaba bien de sabor, el tamaño es grande, y el precio ronda los 4,5$. El local no es muy grande, pero tiene espacio fuera en una pequeña terraza y en la pared tienen fotos de famosos que han pasado por ahí.

Prince Street Pizza

Si os encontráis en la zona de Little Italy, esta puede ser una buena opción. Las porciones son generosas y cada una sale por unos 3$. El local es pequeño y no tiene mesas, por lo que se trata de coger algo para llevar y comerlo por ahí; de hecho, muy cerca se encuentra Elizabeth St. Garden, un lugar pintoresco donde poder comer tranquilamente sentado en el césped si el tiempo lo permite.

Roberta’s Pizza

Esta nos la recomendaron en varios free tours. El restaurante original se encuentra en Brooklyn, aunque también hay uno pequeñito en un food court de Urbanspace Vanderbilt, cerca de Grand Central Terminal en Manhattan.
La entrada de la pizzería es un poco «peculiar» puesto que está en un antiguo garaje y conservaron las principales fachadas del lugar. Una vez en el interior, veréis que la mayoría de los muebles y la decoración son partes recuperadas del garaje, pero le dan un toque hipster al restaurante. Tienen un gran horno de leña y en la parte exterior tienen un huerto donde cultivan verduras que luego utilizan para sus platos.

Artichoke Pizza

Esta no pudimos probarla pero he leído en muchísimos sitios lo buenas que están sus pizzas, así que la dejo por aquí por si os coincide pasar delante de alguno de sus 8 establecimientos. (También tienen 2 corners en los aeropuertos de LaGuardia y JFK). Tienen 8 sabores diferentes: alcachofa, margarita, cangrejo, siciliana, vodka, pepperoni, staten island y albóndigas a 5-6$ la porción.

Perritos calientes

Nathan’s Famous

Es uno de los hot dogs más famosos de Nueva York. Tienen muchos restaurantes en Brooklyn, aunque si no os apetece desplazaros hasta allí, basta con buscar una de las varias furgonetas que tiene repartidas por Manhattan.

Gray’s Papaya

Otro sitio clásico de perritos calientes es este lugar. Tiene un restaurante abierto las 24h y varios carritos repartidos por las calles. Sus hot dogs son 100% carne de vacuno cocinados a la parrilla.

Shake Shack

Aunque este local es famoso por sus hamburguesas, tienen hot dogs de carne 100% de ternera que cuestan unos 4$ cada uno. Nos lo recomendó la guía de un free tour y la verdad es que estaba buenísimo, eso sí, con uno sólo no se llena el estómago, por lo que os aconsejo que lo acompañéis de unas patatas y un batido y así quedaros satisfechos.

Rudy’s Bar & Grill

Este local es conocido por dar perritos calientes gratis con la cerveza, que además está a precios muy bajos para ser Nueva York: pintas entre 3 y 6 $ cuando la media está en 8-9 y jarras de litro y medio a 10$.

Es fácilmente reconocible por una gran figura de un cerdito situado a la entrada y en su interior es el típico bar americano que sale en las películas con los asientos de cuero, una barra larguísima con taburetes altos, buena música y cerveza barata. ¿Qué más se puede pedir?

Mercados

Brookfield Place

En las plantas inferiores de las torres de oficinas del World Financial Center se encuentra un espacio donde se sitúan algunos restaurantes y tiendas de venta al por menor, que se llena especialmente a la hora del almuerzo por los trabajadores de la zona. Hay una especie de food court donde poder comer lo que hayas comprado en alguno de los puestos. Nosotras comimos en el Ani Ramen House, donde un bol de ramen nos salió por unos 16 $. Si conseguís sitio cerca del ventanal se puede comer con unas bonitas vistas al mar de fondo. Podéis consultar el listado de restaurantes en su web.

Le District

Le District es un mercado francés que se encuentra dentro del espacio anteriormente citado. Se compone de tres restaurantes (Liberty Bistro, Le Bar, Bar a Vin) y una zona donde se venden productos frescos como carne, fruta o pescado y otros típicos de Francia como el queso, los embutidos o los croissants entre muchos otros.

Eataly

Se trata de un gran espacio de cocina italiana gourmet situado en Madison Square Park, al lado del edificio Flatiron. Allí podréis comprar productos italianos de calidad y también cuentan con restaurantes de pasta, pizza, arroces, antipasti… Si os encontráis en el Downtown, también tienen un segundo local donde la estación del Oculus.

Chelsea Market

Construido en una antigua fábrica de galletas del s. XIX, este mercado o food court situado en el Meatpacking District cuenta con más de 35 restaurantes, cafés y tiendas; por lo que hay opciones para todos los gustos. Eso sí, suele estar siempre a tope de gente incluso por semana, así que armaros de paciencia, pues el sitio merece la pena.

Mercado Little Spain

Es el más reciente de todos los mercados aquí nombrados. Surge como una iniciativa del chef José Andrés y de los hermanos Adrià y se pone en marcha en marzo de 2019 en el nuevo barrio de Manhattan llamado Hudson Yards. Cuenta con más de 3.000 metros cuadrados y se encuentra justo al lado del famoso parque elevado High Line.

Dónde comer (barato) en Nueva York

Después de muchos días comiendo pizzas y hamburguesas, es como un oasis en medio de la ciudad, donde se puede disfrutar de la comida, bebida y cultura española (eso sí, a precios americanos…). Está formado por tres restaurantes de distintos estilos y más de una docena de chiringuitos que ofrecen los platos más típicos de la gastronomía española: pintxos, churros, patatas bravas, tortilla de patatas y hasta empanadas gallegas (aunque he de decir que estas no estaban tan conseguidas).

Dónde comer (barato) en Nueva York

Además, hay puestos donde comprar carne y pescado así como también productos como conservas, arroz, aceite de oliva virgen, infusiones, caldos, etc.

Hamburguesas

Burger Joint

Este lugar es un poco peculiar, ya que no se encuentra a pie de calle, sino que para acceder deberéis entrar en el hotel Thompson (situado en la 119 west con la 56th street), pasar la recepción y girar a la izquierda por el pasillo en el que se ve una cortina roja al fondo. Detrás de la cortina se encuentra el restaurante, aunque el lugar es bastante conocido y seguramente veáis cola para entrar.

Las hamburguesas cuestan sobre unos 10$, 7$ las patatas fritas, refrescos sobre los 4$ y la cerveza 8,50$, así que calculad unos 18$ por cabeza más o menos. Además de este, tienen otros 2 locales más, aunque carecen del encanto que tiene este, estas son sus direcciones:

  • Moynihan Food Hall, 383 west 31st street, unit 31, Manhattan.
  • Industry city, 220 36th street, Brooklyn.

Shake Shack

La mayoría de la gente coincide en que son las mejores hamburguesas de Nueva York. Yo no sé si las calificaría así, pero es cierto que están muy buenas, y a precios asequibles. Cuentan con una carta sencilla, cosa que la verdad se agradece, puesto que ahorra mucho tiempo en decisiones.

Dónde comer (barato) en Nueva York

Lo malo es que siempre están llenos de gente, por lo que tendréis que hacer cola sí o sí, y luego rezar para encontrar un sitio donde sentarse. Cuestan entre 6 y 10$ dependiendo de si la queréis simple o doble y las patatas entre 3 y 6$ dependiendo de los toppings.

Jackson Hole Burgers

Este lugar nos lo recomendaron en el primer viaje a Nueva York que hicimos, allá por 2013 y la verdad es que fue todo un acierto. Está ubicado en el 521 3rd Ave (muy cerquita de la sede de las Naciones Unidas) y tienen otro restaurante en el 232 East de la 64th Street, y fuera de Manhattan hay uno en Queens (69-35 Astoria Boulevard, Jackson Heights) y otro en New Jersey (362 Grand Avenue, Englewood).

No es que sea super barato, puesto que las hamburguesas van desde los 12 hasta los 18$ por persona, pero son gigantes y están buenísimas, además de que se pueden comer muchos otros platos (también de tamaño bestial), podéis consultar el menú en su página web.

Sandwiches y ensaladas

The Little Beet

Si estáis saturados de fast food, esta puede ser una buena opción. Es la típica cadena de sandwiches, wraps y ensaladas en la que te montas tu plato con una base (quinoa, arroz o ensalada), y le añades unos «toppings» (vegetales, salmón, cerdo, pollo, tofu…) y una salsa. Cada bowl sale por unos 8$, los platos a 12$, sandwiches entre 5 y 7$ y si preferís no complicaros y elegir uno de los que ya tienen configurados sale entre 15 y 18$.

Sweetgreen

Es un concepto muy similar al anterior, donde podréis elegir ensaladas, bowls, o hacer vuestro propio plato y sale por unos 14-15$. Tienen varios locales repartidos por Manhattan.

Pret-a-Manger

Otro lugar de comida más o menos sana y rica y a precios razonables. En este caso está ya todo preparado para llevar o también se puede comer en alguno de sus locales. Tienen bastante variedad de platos: desayunos, sandwiches, ensaladas, sopas, bowls, wraps, croissants…

Bocadillos

Katz’s Delicatessen

Este es uno de los restaurantes más típicos de Nueva York. Además de por sus bocadillos de pastrami, el local adquirió mucha fama por ser el escenario del orgasmo fingido de Meg Ryan en la película «Cuando Harry encontró a Sally», lo que lo convirtió en lugar de peregrinaje para los turistas.

Dónde comer (barato) en Nueva York

Había leído por ahí que suele tener largas colas, pero la verdad es que nosotras fuimos un viernes a las 21h y entramos sin problemas. El funcionamiento es algo distinto al de otros restaurantes, os explico cómo va:

  1. Al entrar os dan un pequeño ticket por persona.
  2. A mano derecha se encuentra un enorme mostrador donde hay varios puestos en los que los dependientes cortan carne sin cesar (no sólo pastrami, sino que también tienen otro tipo de carnes y embutidos).
  3. Le pedís lo que os apetezca y le entregáis el ticket para que apunte lo que lleváis. (Luego si queréis comprar bebidas os tendréis que dirigir al mostrador que está justo al lado y volver a enseñar el papelito).
  4. Al salir tendréis que entregar todos los tickets a la persona que está en la puerta y os cobrarán en función de lo que hayáis pedido. Nosotras utilizamos un sólo papel, pero tuvimos que entregar el que estaba en blanco también. ¡¡OJO con no perder ninguno de estos tickets, puesto que os enfrentais a un cargo de 50$!!

Los sandwiches son grandes, nosotras comimos uno entre 2 personas y nos quedamos bien, puesto que cada bocadillo puede contener entre 7 y 8  lonchas de pastrami. Baratos desde luego no son tampoco, cada uno cuesta unos 26 USD.

Mi opinión es que está sobrevalorado, aunque los bocadillos están ricos, me parecen muy caros y el local necesita una reforma con urgencia. El suelo estaba pringoso como de grasa (literalmente se nos pegaban las zapatillas), el mobiliario desgastado por el uso y el paso del tiempo y los baños más sucios que una discoteca a las 5 de la mañana…

Luke’s Lobster

Una gran alternativa para cuando estéis cansados de fast food y sandwiches es darse un capricho y pedir un bocadillo de langosta. Esta compañía tiene 10 locales en Nueva York, así que no será complicado que os topéis con alguno de ellos en vuestros paseos por la ciudad.

Los bocatas no son baratos, cuestan 23$ el normal (algo pequeño) y 34$ el grande, pero al tratarse de marisco fresco no es raro que tenga estos precios. También tiene combos de bocadillo con sopa o con algún complemento y otros mariscos como cangrejo o gambas.

Otros

Little Ruby’s Cafe

La descubrimos por casualidad y nos gustó tanto que repetimos. Se trata de una pequeña cafetería australiana en Nolita de ambiente moderno donde sirven opciones bastante saludables como bowls, tostadas de Vegemite, ensaladas, sandwiches, etc. y cada plato a un precio medio de unos 16$.

Ellen’s Stardust Diner

Este lugar merece una mención por su originalidad. Se encuentra muy cerca de Times Square y la peculiaridad de este local es que entre plato y plato, los camareros se suben entre las mesas a cantar.

La comida es típica americana y los precios un poco altos (20-25$ por plato, aunque compensa lo abundantes que son), lo único malo es que no hacen reserva y a veces se forman unas colas tremendas… nosotras esperamos una hora para entrar, ya que priorizaban a los grupos de 4 o más, pero la espera mereció la pena por vivir una experiencia diferente.

O’Hara’s

Al lado del World Trade Center Memorial se encuentra este típico pub irlandés. Sus paredes están decoradas con insignias de cuerpos de policía y bomberos de todo el mundo y en él se respira mucho ambiente, además, el precio de los platos está alrededor de los 15$.

Terraza 230 Fifth

Es la terraza al aire libre más grande de todo Manhattan y un lugar muy conocido por los turistas. Ofrece unas increíbles vistas del skyline del Uptown de Manhattan: Empire State, el edificio Chrysler, el  Metlife… y tiene una decoración de lo más agradable.

Dónde comer (barato) en Nueva York

La entrada es gratuita de lunes a viernes siempre que vayáis antes de las 20h y aunque no tienen un dress code, se recomienda evitar la ropa de deporte. (Yo creo que esto es de sentido común, no hace falta ir vestido como si se fuese a la gala de los Óscar, pero tampoco en chandal, un término medio).

Las copas cuestan más o menos lo que en las ciudades grandes, cocktails a 14$ (9$ durante la happy hour) y las cervezas pues lo normal para la ciudad, unos 8-9$, que en comparación son más caras, pero al menos lo compensan las vistas. También sirven comida, aunque no es obligatorio consumir nada, podéis subir y asomaros para sacar fotos, hay una zona de gradas en la que podéis estar sentados tranquilamente y no os dirán nada, pero bueno, ya que se viaja hasta allí, darse un pequeño capricho no me parece mal.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.