old-town

Bratislava es la capital y la ciudad más grande de Eslovaquia. Pese a ello, es lo suficientemente pequeña como para visitarla en un día y su proximidad con Viena la hace perfecta para hacer un viaje combinado entre ambas. Mucha gente dice que tiene poco encanto, pero a mi su punto decadente de las ciudades del Este me atrapó, esó sí, creo que aunque cuenta con bastantes atractivos, un día es más que de sobra para visitarla. A continuación os dejo los lugares imprescindibles que no os podéis perder. Poďme!!

Castillo

Es sin duda uno de los lugares imprescindibles de la ciudad. Empezó a construirse entre el siglo X y el XVIII en lo alto de una colina a orillas del Danubio, desde donde se pueden observar unas preciosas vistas de la ciudad, la ribera del río e incluso a lo lejos en días claros se llega a ver Hungría.

castillo-01

Rodeado en parte por una muralla con un característico color blanco, el 28 de mayo de 1811 sufrió un gran incendio que lo destruyó. Estuvo en ruinas hasta la década de 1950, cuando el gobierno local decidió reconstruirlo de manera integral.

vistas-ciudad-01

Lo mejor es darse un paseo por sus jardines, pasear rodeándolo y elevar la vista sobre los tejados de Bratislava y el caudaloso Danubio. En su interior hoy se encuentran las exposiciones del Museo Nacional Eslovaco, la Cámara del Tesoro, el Consejo Nacional de la República Eslovaca e incluso una sala de conciertos.

Casa del Buen Pastor

De camino al castillo, a los pies de la colina nos encontramos con este edificio de estilo rococó construido por un comerciante local en la segunda mitad del siglo XVIII. Tiene una pequeña escultura de Cristo en un lateral, que es la que le da el nombre a la construcción. Dentro hay una exposición de relojes históricos y en sus alrededores hay un montón de cafés y restaurantes donde comer a precios más económicos que en el centro.

Puerta de San Miguel

Uno de los edificios más antiguos de la ciudad y única entrada a la muralla que ha sobrevivido de las cuatro que rodeaban a la antigua ciudad es la Puerta de San Miguel. Esto se debe a que formaba parte de la ruta de coronación de los reyes húngaros, lo que hizo que se preserve desde el siglo XIV.

Puerta-de-San-Miguel

Su construcción se remonta al año 1300, aunque su aspecto actual se debe a 1758, cuando se añadió en su parte superior la estatua de San Miguel con el dragón. Actualmente la torre de 53 metros de altura es sede de la exposición permanente del Museo de Armas y Fortificaciones de la ciudad.

Palacio del Primado

Por la calle Kostolná se llega a la Plaza del Primado en donde se encuentra este palacio, construído a finales del siglo XVIII como residencia de invierno del arzobispo de Esztergom.

Palacio-del-Primado

En el edificio se encuentra la Sala de los Espejos, donde se reúne el pleno del Ayuntamiento, testigo de la firma de la Paz de Presburgo en 1805 entre Napoleón y Francisco II de Austria firmaron después de la batalla de Austerlitz. En la parte superior se pueden observar las estatuas de unos ángeles que sostienen las letras I – Iustitia y C – Clementia, lema personal del cardenal.

Ayuntamiento Viejo

En una parte de la plaza está el edificio del Ayuntamiento Viejo, que fue construido en el siglo XIV aunque a lo largo del tiempo fue experimentando diversas remodelaciones.

ayuntamiento viejo

Está coronado por una Torre del Reloj imponente y tiene un patio interior cuyas puertas están protegidas por animales míticos como dragones o murciélagos y donde se encuentra el Mestske Muzeum (Museo Municipal), dedicado a la historia de la ciudad y en donde se exponen documentos y objetos históricos de la capital.

Plaza Hlavne Namestie

Esta elegante plaza es uno de los lugares más populares de la ciudad, llena de terrazas y cafeterías con mucho ambiente donde destaca la Fuente de Maximiliano, levantada en honor al primer emperador coronado en la ciudad y que se construyó como reserva de agua para combatir los incendios.

En uno de sus extremos hay dos bonitos edificios de estilo modernista, en cuyas plantas bajas dos de las cafeterías más icónicas de Bratislava: la chocolatería Schokocafe Maximilian Delikateso y Roland Restaurant Café.

Catedral de San Martín

Justo debajo del castillo se encuentra la Catedral de San Martín (Dóm Sv. Martina), una de las más antiguas de la ciudad (sus orígenes se remontan al año 1100) y escenario de las ceremonias de coronación de los Reyes de Hungría entre 1563 y 1830.

catedral-bratislava

Su torre principal de 83 metros de altura está rematada desde 1848 con una corona dorada apoyada sobre un cojín, que rememora los años en los que Bratislava pertenecía a Hungría y se la conocía como Pozsony.

Esculturas

Al igual que pasa con los duendes de Wroclaw, Bratislava es célebre por alguna de sus esculturas callejeras. Os recomiendo que vayáis bien atentos para encontraros con el famoso Cumil (o “Man at work”) que se asoma por una alcantarilla, que representa a un obrero descansando mientras echa un vistazo a las calles repletas de gente paseando. Su nombre se forma a partir del verbo «cumit», que en eslovaco significa algo así como «cotillear».

Cumil

En la plaza Hlavne Namestie apoyando en un banco podréis ver a un Soldado Napoleónico, que dicen que representa a un soldado herido que se enamoró de una enfermera eslovaca y se quedó allí a vivir.

Schöner-Naci

Otra simpática estatua es la de Schöner Naci, un peculiar personaje de principios del siglo XX que iba por las calles del casco antiguo con sombrero de copa y cola, saludando a las mujeres con las palabras «Beso tu mano» en varios idiomas. También están el soldado en su garita y Hans Christian Andersen, acompañado por alguno de los personajes de sus cuentos.

Teatro Nacional Eslovaco

Construido en 1886 con estilo neorrenacentista, en la portada cuenta con bustos de artistas como Goethe, Shakespeare, Liszt y Mozart.

Teatro-Nacional-Eslovaco

Frente a ella se alza una fuente del siglo XIX en la que se representa a Ganímedes volando sobre Zeus en forma de águila para llegar al Olimpo. Como premio Ganímedes obtiene la eterna juventud, lo cual se aprecia en su cara alegre de niño.

Arquitectura modernista

Los amantes de la arquitectura modernista (como una servidora) disfrutarán un montón con la cantidad de edificios de estilo Art Nouveau que hay en Bratislava… Los más interesantes están en la calle Jesenského, la plaza Safarikovo, la calle Sturova, varias villas en las afueras y el Grand Hotel.

Iglesia Azul

Un poco más alejada del casco histórico, está otro de los imprescindibles de la ciudad: la Iglesia Azul. Pintada en varios tonos de azul y pequeños toques de blanco para dar contraste, la Iglesia de Santa Isabel fue construida entre 1909 y 1913 en estilo Art Nouveau. Enfrente de ella se encuentra un instituto que de estilo muy similar pero en amarillo, contrastando con los bloques grises de la época comunista que los rodea.

Ruta de la Coronación

Bratislava fue elegida para llevar a cabo las ceremonias de coronación de los reyes desde 1563 ya que era considerado un refugio seguro gracias a su doble muro de fortificación. Así el futuro rey estaría a salvo al igual que los nobles y el clero que vinieran a elegir y coronar al rey húngaro.

Con su ubicación sobre el Danubio, conectando geográficamente los imperios húngaro y austríaco y la hermosa catedral de San Martín, esto la llevó a convertirse en la «ciudad de la coronación». El primero de los once reyes húngaros en coronarse aquí fue Maximiliano el 8 de septiembre de 1563, el cual sentó esta tradición que siguió hasta 1860, cuando el evento se trasladó a Budapest.

Los eventos originales comenzaban con una procesión desde el Castillo de Bratislava hasta la Catedral de San Martín, donde se llevaba a cabo la ceremonia. Luego de ahí se dirigían desde la iglesia a través del casco antiguo por pequeñas calles mediante una alfombra de lona roja sobre la cual el nuevo rey caminaba con su corona enjoyada.

La última parada era la colina de la coronación, un área al lado del Danubio con tierra importada de cada una de las áreas sobre las cuales gobernaba formando un montículo. El rey recién coronado se ponía en lo alto agitando su espada en las cuatro direcciones de la brújula y juraba proteger sus tierras de todo daño.

Este itinerario está  marcado por pequeñas placas doradas con emblemas de corona clavados en los adoquines, siguiendo el recorrido del antiguo festival de la coronación de la emperatriz María Teresa el 25 de junio de 1740.

El Puente Nuevo

El Puente Nuevo se construyó en cemento armado en 1973 y es el puente atirantado más largo del mundo con un solo pilón y un solo plano con cables. Para crear la carretera que da acceso al puente se demolió una importante sección de la Ciudad Vieja bajo el Castillo de Bratislava, que incluía casi todo el barrio judío. Durante la construcción se desenterraron parte de las murallas históricas.

puente-nuevo-UFO

En lo alto de la orilla derecha tiene una estructura con forma de platillo volante en el que hay un restaurante con vistas panorámicas  denominado UFO y al que se puede subir en el ascensor previo pago de la entrada.

  1. Hola, desde el castillo de Bratislava en días claro puede verse Austria que queda a 3 kilómetros.
    Hungría está al menos a 15 kilómetros, tendrías que tener vista de lince.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.