Potsdam es el lugar perfecto para una excursión de un día desde la capital alemana. Ubicada al suroeste de Berlín en el río Havel, es la antigua residencia de los reyes de Prusia y los kaisers alemanes hasta 1918.

Como antigua ciudad real, ofrece un rico paisaje de palacios, parques y jardines, y un centro histórico precioso y bien cuidado donde se pueden encontrar agradables cafeterías al aire libre.

En nuestro caso salimos por la por la mañana desde Dresde, de donde venimos de pasar un día, haciendo transbordo en Berlín, donde tomamos el tren de cercanías (s7), que nos deja en la estación Potsdam Hauptbahnhof. Ésta se encuentra a un par kilómetros del centro histórico, y cerca de lo que en su día fue el barrio judío.

Nada más cruzar el primer tramo del puente que comunica la zona de la estación con el centro de la ciudad, nos encontramos con un bonito parque situado dentro de una isla en medio del río conocido como Freundschaftsinsel o Isla de la Amistad. Su curioso nombre deriva de una casa de huéspedes que existía en su centro.

st-nikolai-01

Seguimos avanzando hacia la zona central de la ciudad, y el primer edificio que nos llama la atención es la iglesia de St. Nikolai, un templo evangélico de estilo neoclásico que destaca por su inmensa cúpula verde.

alter-markt

La iglesia se encuentra en la plaza del Alter Markt o mercado antiguo, junto a otros edificios como el Altes Rathaus (antiguo ayuntamiento, hoy museo de la ciudad), el Stadchsloss o el Museo Barberini. Actualmente (final de mayo 2018) todos estos edificios se encuentran en obras, por lo que no pudimos verlos en su esplendor.

rathaus-potsdam

Un poco más adelante  veremos el bonito edificio del Filmmuseum (museo del cine de Potsdam) y el Museo de Historia Natural. Si continuamos caminando, en la Luisenplatz encontraremos la Puerta de Brandeburgo, construida en 1770 para celebrar la victoria de Prusia en la Guerra de los Siete Años contra el Imperio Austríaco.

hollandisches-viertel

No muy lejos de aquí se halla el bonito Holländisches Viertel o barrio holandés de Potsdam, que consta de más de un centenar de edificios típicos de los Países Bajos, de ladrillo rojo y techos inclinados. Se considera que es el barrio de estilo holandés ubicado fuera de los Países Bajos más importante del mundoEs una zona muy animada, con gran cantidad de comercios, restaurantes, bares y terrazas.

potsdam-charlottestrasse

El casco histórico de Potsdam, al igual que Dresde, sufrió muchos bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial y ha sido restaurado para recuperar su antiguo esplendor. 

La principal calle comercial del centro de la ciudad es la Brandenburger Straße. En esta vía peatonalizada encontramos casas bajas pintadas con tonos pastel y multitud de tiendas con las marcas típicas de cualquier gran ciudad, pero también con pequeñas panaderías, reposterías y negocios de flores y frutas que le daban un carácter más local.

nauener-tor

Avanzamos hacia la Nauener Tor, que da paso a la colonia rusa Alexandrowka,  construida por el rey prusiano Federico Guillermo III en honor a su amistad con el zar ruso Alexander eran amigos cercanos. 

La colonia se estructura alrededor de un parque y cuenta con una iglesia ortodoxa y varios locales comerciales que venden productos rusos.

stpeter-stpaul-church

Otro de los parques palaciegos de Potsdam es el Neuer Garten, ubicado alrededor de un lago y rodeado de edificios de estilo holandés y varias estructuras de estilo romántico como la orangerie de influencias egipcias. Aunque la principal atracción es el palacio Marmorpalais, de estilo neoclásico y Patrimonio de la Humanidad desde 1990.

glienicker_brücke-02 glienicker_brücke-01

Desde ahí nos desplazamos hacia el Glienicker Brücke, que por ese nombre no nos dice nada, pero os diré que fue el lugar elegido por rusos y norteamericanos para llevar a cabo el intercambio de espías capturados y por eso es conocido como el “Puente de los Espías” (lo podéis ver en la película homónima de Tom Hanks). 

sanssouci-01 nuevo-palacio-potsdam

Pero una vista a Potsdam queda incompleta sin una visita al Parque Sanssouci, donde se encuentra el famoso Schloss Sanssouci o Palacio de Sanssouci, Patrimonio de la Humanidad más grande de Alemania. En un día es prácticamente imposible ver todo si uno se desplaza a pie, con lo que recomendamos tomar tranvías o alquilar bicicletas para poder recorrer la ciudad.

Incluso yo, que soy una patosa y bastante miedica con el tema de la bici me aventuré con ella, ya que la gente es muy respetuosa con los ciclistas y tienen carriles habilitados para transitar por todos lados.

Sanssouci toma su nombre de la frase francesa “sin preocupaciones”, y es conocido como el Versalles de Alemania, por su conjunto de parques, jardines, palacios y palacetes, construidos como residencia de verano de Federico II de Prusia.

orangerie

Destaca por su recargado estilo rococó y sus jardines barrocos y románticos y tiene una extensión de 289 hectáreas en los que se distribuyen gran cantidad de edificios palaciegos. Entre ellos destacan el Nuevo Palaciola orangeriela casa china o el molino de viento. Podéis comprar las entradas en esta página.

ruinenberg-01

Una de las curiosidades de Potsdam es Ruinenberg o la montaña de las ruinas. Pese a su apariencia, no se trata de un antiguo palacio destruido en la Segunda Guerra Mundial, sino que oculta una mundana función: Federico II hizo instalar el tanque de agua que abastecería las fuentes de Sanssouci, y para darle un poco de glamour a dicha estructura, pidió que se erigieran alrededor una serie de “ruinas” falsas entre las que encontramos una réplica de una torre normanda, un teatro romano, un templo griego, una pirámide y un monóptero (templo circular).

ruinenberg-02

El resultado es una pequeña montaña en la que se apelotonan ruinas como si de un teatro se tratase. Si bien es curioso, también es prescindible si no disponéis de tiempo. Y con estas indicaciones habréis visto lo más importante de la ciudad, con lo que, a partir de aquí lo que queda es disfrutar y dejarse perder por sus calles.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.