Arthurs-seat-03

En un par de días se puede ver lo más importante de la ciudad, así que si disponéis de algún día extra podéis aprovechar para visitar los alrededores como Leith, subir a Arthur’s Seat o incluso realizar excursiones de un día al Lago Ness o el combinado de Loch Lomond, Stirling y los Trossachs.

Día 3

Como ya he visto los principales lugares de interés de Edimburgo, obviando la visita al castillo, este día lo dedico a los alrededores. Empiezo con una visita al Museo Nacional, donde se exhibe la «oveja Dolly», la máquina de vapor de Watt, aviones de las guerras mundiales, animales disecados, y una exposición de ropa de diferentes épocas entre otras cosas. Abre de 10 a 17 y la entrada y el wifi son gratuitos.

arthur's-seat-01

Después inicio la caminata hasta Arthur’s Seat,  una colina que fue un volcán hace 350 millones de años, aunque ahora está cubierta de un bonito manto de vegetación verde y amarillo. Junto con la Radical Road (fue construida en 1820 por tejedores sin empleo, y su nombre se debe a las ideas políticas de los mismos) forma parte del parque de Holyrood, que en 1100 fue un coto de caza real.

Arthurs-seat-03

El ascenso a Arthur’s Seat no es demasiado exigente, y en la cima hay gente de todo tipo, la clave es tomárselo con calma y parar a descansar si no se está acostumbrado a este tipo de actividad. No está de más recordar que se debe llevar un calzado adecuado (he visto a gente hasta con chanclas), ropa cómoda y algo de comer y beber para el camino.

La ruta no está señalizada y no hay un camino estándar para subir, ya que veréis a la gente meterse por diferentes senderos. Pero no os preocupéis, que todos van a dar al mismo sitio, y nadie se libra de la pendiente…

Una vez arriba, tan sólo queda disfrutar del merecido descanso, tomar algo para reponer fuerzas y disfrutar de las vistas que nos ofrece el punto más alto de la ciudad.

Arthurs-seat-01

No se sabe con exactitud de dónde proviene el nombre, podría ser una referencia al legendario rey Arturo, aunque hay quien apuesta por una modificación lingüística de Archer’s Seat (el asiento del arquero), en referencia al uso de la colina como defensa de Edimburgo.  Ha aparecido en varias películas, como The Illusionist One Day, y en 1836 se descubrieron 17 ataúdes en miniatura con figuras dentro, de los que todavía no se conoce la historia que hay detrás de dicho hallazgo.

 https://www.tiqets.com/es/edimburgo-c21/loch-ness-explorer-ida-y-vuelta-almuerzo-p974880?partner=viajandoamimanera

Una vez terminado el descenso, mis pasos se dirigen hacia el sur del parque, donde se encuentran el Lago de Duddingston y el jardín del Dr. Neil (Dr Neil’s Garden), resultado del trabajo de los doctores Andrew y Nancy Neil y lugar de inspiración y para la meditación y contemplación para muchos de los habitantes de Edimburgo.

dr-neils-garden-02 duddingston-kirk

Después de descansar un rato en tan bello paraje regreso a la Old Town para comer algo y reponer fuerzas, ya que ha sido una buena caminata. Después me acerco a Stockbridgeun barrio residencial cerca del centro donde se celebra un mercadillo todos los domingos.

stockbridge-02 stockbridge-03

Una de sus calles merece especial atención, ya que está formada por pequeñas casitas de piedra adornadas con flores que parecen salidas de un cuento. Su nombre: Circus Lane.

Dichas casas formaban parte de las Stockbridge Colonies o mews (calles en las que perduran antiguas viviendas del personal de servicio de las familias acaudaladas del s. XVII-XVIII).  Para los amantes de las plantas, muy cerca se encuentra el Jardín Botánico de Edimburgo.

Día 4

El día de hoy nos llevará a la antigua zona portuaria de Leith, el barrio protagonista de la película de Trainspotting, aunque ya no es un lugar tan decadente como en la película y ahora hay numerosos pubs y mercados callejeros que le han dado un nuevo aspecto.

Para llegar desde la Old Town hay que llegar a Princes Street y desde allí tomar el camino llamado Leith Walk, en cuyo inicio se encuentra en Omni Centre, un pequeño centro comercial en cuyo aparcamiento se celebra un mercadillo los fines de semana y que está custodiado por una escultura de dos simpáticas jirafas metálicas que los habitantes de la capital han bautizado como Martha y Gilbert.

jirafas-martha-gilbert

No os voy a engañar, a mi no me pareció nada espectacular, la zona conocida como The Shore es pequeña y se ve muy rápido y los edificios que lo rodean son bloques de edificios grises de hormigón con aspecto descuidado. Quizá esperaba más, o bien es que me recuerda a mi Ferrol natal…

Pero no me voy a poner fatalista, que no todo es horrible. En la zona de Commercial Quay hay unas terrazas majas donde tomarse unas pintas y comer marisco, y por la tarde un té en Mimi’s Bakehouse. Andando por Ocean Drive llegaréis a la zona más moderna de Leith, el centro comercial Ocean Terminal.

royal-yatch-britannia

La peculiaridad de este sitio es que a través de él se accede al buque real Royal Yacht Britannia, el barco real de la reina Isabel II, que está anclado en la parte trasera del edificio.Podréis comprar las entradas aquí.

Cerca del Shore también se encuentran la Lamb’s House, una casa del s. XVI donde María Estuardo fue recibida en su llegada a la ciudad para reclamar el trono escocés, y el arpón ballenero de Christian Salvesen.

arpon-christian-salvesen

Durante décadas, numerosos barcos salían de Leith hasta el antártico para cazar ballenas, y estos pertenecían a la compañía Christian Salvesen, quien tiene varias estaciones balleneras a lo largo del Atlántico Sur. El fundador que da nombre a esta empresa está enterrado en el cementerio Rosebank.

Cómo llegar a Leith desde Edimburgo

  • A pie. Bajando desde Princes Street, siguiendo Elm Row y Leith Walk. Al quedar muy cerca de Calton Hill, podéis aprovechar el día para subir y ver Leith desde arriba.
  • En bus. Muchos buses de Lothian Buses (como el 7, 14 y 49) conectan el centro de Edimburgo con Leith, y algunos (como el 35) también llegan al centro comercial Ocean Terminal. Lo podéis ver en su web.

Volviendo de Leith y tras una parada para comer, me dispongo a conocer un rincón curioso del que oí hablar en una web, un decorado del lejano Oeste situado en un callejón en Morningside, un agradable barrio lleno de cafeterías y pequeñas tiendas con encanto.

far-west-01

El sitio en concreto es un callejón llamado Springvalley Gardens, y está un poco escondido, así que estad atentos u os lo pasaréis de largo. Hay que bajar por Morningside Road y tomar la calle Springvalley Gardens. El callejón es la primera entrada de la parte norte de esta calle y lo reconoceréis porque hay varios carteles de talleres mecánicos.

far-west-02

Allí se encuentran en estado de abandono una serie de edificios que en su día recrearon un pueblo del Far West, con su cárcel, el saloon, la cantina y otros puntos emblemáticos. Y lo más curioso es que albergaban una tienda de muebles especializada en piezas de estilo sureño, llamada Pueblo Pine Company.

far-west-03

El propietario contrató a un equipo especializado en decorados para que recreara un rincón del Lejano Oeste en Edimburgo, a modo de guiño nostálgico al cine que ocupó el edificio de entrada al callejón hasta finales de los años 30.

far-west-05

Pero la tienda cerró a los pocos años y los decorados quedaron abandonados, siendo ahora ocupados por talleres mecánicos y almacenes. La puerta de la cantina ahora sirve de salida de emergencia trasera para la biblioteca de Morningside.

El aire de abandono que se respira en este callejón encajaría a la perfección con esos pueblos que se ven en las películas del Oeste, aunque se encuentre en una localización de lo más surrealista (barrio residencial de la capital escocesa).

far-west-06

Y dicho esto, ¿merece la pena acercarse hasta este rincón? Pues si disponéis de tiempo suficiente y ya habéis visto todos los highlights de la ciudad, os diría que sí a modo de curiosidad, antes de que las decoraciones desaparezcan para siempre.

Y de este modo cierro mi visita a la maravillosa ciudad de Edimburgo. Espero que os haya gustado mi crónica y que os animéis a visitarla porque merece mucho la pena. Desde luego, yo estoy segura de que repetiré 😉

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.