trucos para preparar la maleta para un viaje

Con el auge de las aerolíneas low cost, viajar sólo con equipaje de mano para ahorrarse el dinero de la facturación hace que preparar la maleta o mochila sea toda una aventura. Por otro lado, siempre es mejor ir con un bulto sólo, ya que pesará menos y será más fácil de cargarlo por los lugares en que te muevas. En este post intentaré hacer una recopilación de las soluciones más ingeniosas a la hora de ahorrar espacio y que pueden resultaros muy útiles a la hora de viajar:

  • Cuando vayas a elegir tus vacaciones piensa en un lugar y época del año donde haga buen tiempo; de este modo te resultará mucho más fácil viajar con un equipaje de mano ligero ya que no tendrás que llevar prendas de abrigo ni calzado voluminoso.

 

  • Al elegir las prendas que te vas a llevar, opta por piezas que puedas usar tanto de día como de noche y que combinen fácilmente entre sí. De esta manera podrás lucir varios looks distintos combinando las pocas prendas que lleves.

 

  • Para que tu ropa ocupe menos volumen hazte con una bolsa para guardar mantas y edredones al vacío. Estas bolsas de plástico llevan un dispositivo para eliminar el aire en su interior, de modo que se reduce el volumen del bulto considerablemente, dejándote más espacio en tu equipaje de mano. (Eso sí, prepárate a la vuelta para apretujar todo y poder cerrar la maleta…)

 

  • Si no dispones de una bolsa de vacío (y no quieres comprarte una), enrolla la ropa en lugar de doblarla cual Marie Kondo. Descubrirás que apenas se arruga y que ocupa menos espacio en la maleta. Aplica este truco tanto para la ida como para la vuelta. Evitarás tener que preguntarte, al hacer la maleta de vuelta: “¿Pero cómo puede ser que ahora no me quepan las cosas si llevo las mismas?”

 

  • Seguramente lleves como equipaje de mano un trolley o maleta de ruedas. En ese caso, es importante aprovechar el espacio que queda entre las barras del asa. En estos recovecos puedes encajar por ejemplo las toallas, unas chanclas, el pijama, etc.

 

  • Si tienes previsto visitar un país con costumbres más conservadoras que las nuestras, debes tenerlo muy en cuenta a la hora de seleccionar tu vestuario. Recuerda incluir entre tus prendas un pañuelo para cubrirte la cabeza y no llevar únicamente shorts o minifaldas…

 

  • Por lo que respecta a complementos, sobre todo si dispones de poco espacio, elige los que ocupen menos, como gorras o gorros que puedan doblarse. Decántate por botes poco voluminosos y pequeños kits de viaje, ¡te simplificarán mucho las cosas!

 

  • Sitúa de forma ordenada todas las pertenencias que tienes previsto llevarte encima de la cama, ya que permitirá hacerte una idea del espacio que ocuparán en la maleta. Además de percatarte del exceso de equipaje, también verás que posiblemente no precisas tantas cosas.

 

  • Utiliza la llamada cuenta regresiva, esto es comenzar a contar del 5 al 1 para analizar las necesidades. No hay que llevar más de 5 unidades del mismo objeto (por ejemplo, no más de 5 camisetas, 4 sudaderas, 3 pantalones, etc…) Se suele decir que llenamos las maletas de «porsiacasos», así que en esta ocasión hay que plantearse si lo que llevamos es realmente necesario y en caso de que haga falta, el destino dispone de tiendas donde comprarlo.

 

  • Colocar correctamente las cosas en el interior de la maleta es fundamental. Empieza situando las prendas de vestir que se arruguen menos y que requieran un trato menos delicado, como vaqueros, jerseys, zapatos o neceser en el fondo, y reserva la parte superior a los objetos más delicados.

 

  • Aprovecha los rincones para colocar en ellos complementos como cinturones, bolsas de ropa interior, pañuelos, cargadores de móvil u otros útiles que ocupen poco espacio. De ello depende que logres viajar con todos tus enseres y que éstos lleguen en buen estado.

 

  • Un buen truco es aprovechar el calzado para rellenarlo con calcetines o prendas de pequeño tamaño enrolladas. Después, colócalos cerca de las ruedas en posición enfrentada y completa los huecos libres que quedan entre ellos.

 

  • Puedes utilizar las fundas de las gafas de sol para guardar cargadores y auriculares, de este modo no ocuparán espacio adicional y los tendrás siempre localizados.

 

  • Las televisiones de los hoteles suelen tener puerto USB, así que puedes utilizarlos con un cable como cargador de emergencia para tus dispositivos.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.