qué ver en agra

Agra es una ciudad conocida por albergar una de las Maravillas del Mundo Moderno, el Taj Mahal, pero lo que probablemente no sabíais es que fue la capital de la India entre 1556 y 1658. Fue fundada entre 1501 y 1504 por el sultán de Delhi, quien la convirtió en su capital; aunque tuvo su máximo esplendor entre mediados del siglo XVI y mediados del XVII, durante el reinado del Imperio mogol. Aparte de su atracción principal tiene otros monumentos que ver que hacen que merezca la pena una parada de un día o dos para disfrutarlos con calma.

Fuerte de Agra

También llamado Lal Qila o simplemente Fuerte Rojo, éste no debe confundirse con el Fuerte Rojo de Delhi, puesto que ambos son muy similares tanto en estilo como el material de construcción (piedra de arenisca roja), y tampoco es que se matasen al poner los nombres…

qué ver en agra

Esta fortaleza fue fundada en 1565 por el emperador mogol Akbar, muy cerca de los jardines de Shah Jahan que rodean el Taj Mahal. La muralla, de 2,5 km de longitud, tiene dos puertas: la Puerta de Delhi y la Puerta de Amar Singh, aunque actualmente sólo se puede acceder al interior a través de la segunda.

qué ver en agra

Una vez dentro, nos encontramos a la derecha el Palacio de Jahangir (el único que data del reinado de Akbar) y a su lado está el Khas Mahal, un precioso palacio de mármol blanco decorado con coloridos motivos florales. Otros edificios destacables son salas de audiencia como el Diwan-i-Khas y dos mezquitas. Desde el año 1983 está considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El precio de la entrada es de 550 INR con tarjeta o 600 INR en efectivo.

Jardines Mehtab Bagh

Fueron construidos en estilo persa alrededor del año 1530 y se les conoce también con el nombre de jardines de la Luz de la Luna. Situado en la orilla del río Yamuna, el emperador Shah Jahan consideró este lugar como el sitio perfecto para disfrutar de las vistas del Taj Mahal. De hecho, está perfectamente alineado con el monumento, que se halla en la orilla opuesta.

El jardín estaba rodeado por un muro de ladrillo que medía unos 289 metros de largo, y además quedan restos de lo que en su día fueron pabellones. En la parte norte del jardín hay una plaza típica en forma de cruz con un estanque cuadrado en el centro.

Las frecuentes inundaciones y la extracción de material por parte de la población hicieron que los jardines y sus estructuras quedaran casi arruinados. En 1990 comenzó el proceso de restauración, prestando especial atención a la replantación de los árboles y plantas.

qué ver en agra

Es un buen lugar para ver el Taj Mahal, especialmente al atardecer, ya que no está la molesta niebla que lo cubre por las mañanas e impide su disfrute. La entrada cuesta 250 INR, pero si queréis mi sincera opinión, os la podéis ahorrar porque apenas hay nada que ver, y son bastante feos. Se puede disfrutar de las mismas vistas de manera gratuita si seguís por la carretera que hay justo antes de la entrada y que transcurre en paralelo a los jardines.

Taj Mahal

Poco se puede decir que no se sepa ya de este bello y emblemático monumento, Patrimonio de la Humanidad desde 1983 y designado una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno en 2007. Con unos 4 millones de visitantes anuales, es el monumento más visitado de la India y es que no es para menos, los madrugones y penurias varias merecen la pena en cuanto te pones al frente de semejante obra maestra.

qué ver en agra

Fue construido entre 1631 y 1653 bajo el mando de Sha Jahan para albergar la tumba de su esposa favorita Arjumand Banu Begum, conocida como Mumtaz Mahal («la Elegida de Palacio»), quien murió durante el parto de su decimocuarto hijo (pobre mujer… ¡¡normal que le hiciesen semejante monumento!!).

Si bien el mausoleo es el más conocido, el Taj Mahal es en realidad un conjunto de edificios, jardines, lagos y fuentes situados en un terreno rectangular de 580 por 305 metros. Lo más impresionante aparte de la tumba es la puerta principal, flanqueada en el frente norte por galerías dobles y construida en arenisca roja, formando así un gran contraste con el blanco del mármol del elemento central.

qué ver en agra qué ver en agra

El complejo se considera el mayor logro arquitectónico en toda la gama de la arquitectura indo-islámica, cuya belleza radica en su perfecta planificación: la colocación de la tumba en un extremo del jardín cuatripartito en lugar de en el centro exacto le agrega una gran profundidad y perspectiva a la vista lejana del monumento. Además, las puertas altas y los nichos laterales alineados verticalmente refuerzan esta impresión; y los cuatro minaretes que se encuentran en las esquinas del edificio principal realzan el efecto de elevación.

qué ver en agra

Incluye dos mezquitas, pero una de ellas no está en uso al no estar orientada hacia la Meca, puesto que su ubicación se debe a una cuestión de mantener la simetría. La gran cámara abovedada que alberga los cenotafios de Mumtaz Mahal y su esposo, es un octógono perfecto cuya celosía está ricamente decorada con incrustaciones de piedras preciosas que representan bellas flores.

Pero los cenotafios de la parte superior no son reales, puesto que éstos están en la cripta, una práctica adoptada en las tumbas imperiales de la época Mughal.

Las entradas se pueden comprar online o adquirir allí en taquilla. (Aunque si la comprais en taquilla os regalan una botellita de agua). Es sin duda lo más caro que vais a pagar por visitar, 1350 INR (unos 16€), pero para eso es una Maravilla del Mundo… (en Petra pagamos 70 eurazos y ni lo pensamos).

OJO: El Taj Mahal está cerrado todos los viernes, así que tened esto en cuenta a la hora de planificar vuestro itinerario.

Yo decidí hacer la visita al amanecer, ya que abre a las 6:30 y amanece a las 7, así que supuestamente debería verlo con las primeras luces… ¡¡¡ERROR!!! Debí informarme mejor, puesto que en diciembre está cubierto de niebla a esas horas, y pese a permanecer allí hasta las 10 de la mañana, la bruma (o polución, o lo que sea) no levantó…

En la entrada se encuentra el control de seguridad con arcos, por lo que tendréis que hacer fila para pasar mientras vuestra mochila pasa por una cinta a otro ritmo distinto… da un poco de yuyu pero al final todo sale bien. Recordad que hay un montón de cosas que están prohibidas, las más típicas son:

-bolsas y mochilas grandes

-drones, videocámaras, trípodes, portátiles

-cajas de cerillas, mecheros, cigarrillos electrónicos

-comida en general salvo si lleváis bebés

-licores y refrescos en lata

-y un largo etc.

Vamos, que acabo antes listando lo que sí se puede llevar:

-botella de agua

-monedero

-cámara de fotos

-teléfono móvil

-bolso de mujer

-biberones

Lo que me pareció más curioso es que tampoco está permitido bailar, gritar, saltar y hacer ruido (estas últimas bien, pero… ¿bailar?).

Mausoleo de Itimad-Ud-Daulah

Es un pequeño mausoleo construido entre 1622 y 1628 que se conoce también como «el pequeño Taj», ya que por su estilo y empleo del mármol blanco algunos lo consideran como un boceto del Taj Mahal. Se construyó por encargo de la esposa del emperador Jahangir para honrar la memoria de su padre, un alto cargo del imperio mogol que además fue también el abuelo de Mumtaz Mahal, a quien fue dedicado el Taj Mahal.

El mausoleo se construyó sobre una plataforma de 50 metros de lado y 1 metro de altura y está limitado en sus lados por cuatro torres hexagonales de 13 m de alto. Los muros están construidos en mármol con incrustaciones de piedras preciosas y semipreciosas, con una técnica denominada «pietra dura» que más tarde se empleará para la decoración del Taj Mahal. Los dibujos representan dibujos geométricos y otras más elaborados como jarrones de flores o plantas ornamentales.

Mausoleo de Akbar el Grande

Es una importante obra maestra de la arquitectura mogol de la India, construida en 1605-1613 en un recinto cerrado y ajardinado en Sikandra, un suburbio de la ciudad de Agra. De planta casi cuadrada, su frente es simétrico y está organizado en tres partes, siendo la central un poco más alta y está rematada con cuatro chhatris (pabellón elevado rematado con cúpula) de arenisca roja con remates de mármol blanco.

En las esquinas del cuerpo principal se disponen otros cuatro altos minaretes de mármol blanco rematados por pequeños chhatris que son similares a los del Taj Mahal.

Una vez en el jardín, aparece en el centro el gran edificio de la tumba, una pirámide escalonada de cinco plantas a la que se llega desde los cuatro lados por unas amplias vías pavimentadas con un pequeño canal central por el que refresca el agua. El jardín y tuma son metáforas del Paraíso, que acoge toda la vida, como acreditan las pequeñas gacelas que corretean por él

El mausoleo tiene una planta cuadrada de unos 104 m de lado organizada en ocho espacios en torno a otro noveno central. La primera planta, en piedra arenisca roja, hace las labores de gran zócalo en el que se dispone en el centro de cada fachada un portal o iwan, delante de los que hay cuatro pequeños estanques. Se accede solamente a través del portal sur, ya que los otros tres no se abren. Esta fachada, también simétrica y tripartita, tiene un pishtaq central, rematado con un único y delicado chhatri de mármol blanco; a ambos lados se abren cinco arcos apuntados, que permiten acceder a una galería porticada que bordea todo el perímetro del edificio. Esta base está rematada en las esquinas por cuatro chhatris octogonales de arenisca roja.

El interior del edificio está organizado en cuatro niveles en torno a espacios hipóstilos, al igual que en el Panj Mahal de Fatehpur Sikri. El último nivel, también en mármol blanco, está constituido por un patio abierto con ventanas con celosías perforadas en el mármol y coronado por cuatro chhatris, en que se dispone el cenotafio, presentado a cielo abierto. Algunos investigadores creen que se habría planeado cubrirlo con una cúpula, pero ello no es seguro ya que el cenotafio de Babur también estaba descubierto. Este cenotafio es una falsa tumba, ya que la verdadera tumba, al igual que en otros mausoleos, está en el suelo justo debajo.

Los edificios están construidos principalmente con piedra arenisca de color rojo oscuro, enriquecida con elementos de mármol blanco. Paneles decorados con incrustaciones de estos materiales y de una pizarra negra, una técnica conocida como pietra dura, adornan el mausoleo y la puerta de entrada principal. Los diseños de los paneles son geométricos, florales y caligráficos, y prefiguran los diseños más complejos y sutiles incorporados más tarde en el mausoleo de Itimad-Ud-Daulah.

Fatehpur Sikri

A 40 km de Agra se encuentra Fatehpur Sikri, que fue fundada por el Rey Akbar entre los años 1571 y 1585 y capital del reino mogol durante 14 años. Se dice que que escogió esta ubicación porque fue el lugar de nacimiento del Santo Salim Chisti que le profetizó el nacimiento de tres hijos. Posteriormente la ciudad fue abandonada (se cree por falta de agua) y los tesoros que allí había fueron saqueados y robados. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986.

qué ver en fatehpur sikri

Fatehpur Sikri es menos conocida para la mayoría de turistas que otros lugares en el norte de India. Se pueden diferenciar dos zonas:

  • La civil, donde destacan los siguientes edificios:
  • Diwan-i-Aam, magnífico pabellón en un amplio patio que se utilizaba para las audiencias públicas del emperador.
  • Diwan-i-Khas, o pabellón de las audiencias privadas.
  • Panch Mahal: un palacio-pabellón abierto de cinco alturas que domina el patio Pachisi, donde se cree que las reinas de Akbar y sus sirvientas se reunían para jugar al «parchís», de donde le viene el nombre al juego que conocemos hoy en día.
  • Haramsara, complejo residencial de las esposas y concubinas, caracterizado por un gran patio rectangular y en el lado oriental hay un templo hindú.
  • Haramsara inferior, alrededor de un patio alargado, con unas anillas de piedras que se cree servían para separar los apartamentos de cada una de las 200 sirvientas que llegaron a vivir allí.
  • Casa de Birbal, donde vivía uno de los principales ministros de Akbar cuyas paredes y techos están maravillosamente labrados.
  • Casa de la Sultana Turca, donde se pueden observar los elaborados paneles del zócalo y las paredes bellamente talladas en piedra.
  • La religiosa, donde además de la gran mezquita Jami Masjid, destacan:
  • Puerta Buland Darwaza, de 54 m de altura, que fue construida por Akbar tras la conquista de Guyarat en 1573 y sirvió de inspiración para otras posteriores.
  • Tumba de Sheikh Salim Chishti exquisita construcción en mármol blanco y celosías que rodean la tumba del santo.
  • Badshahi Darwaza, puerta real por donde subía el emperador para entrar directamente en la mezquita.
  1. La verdad es que Agra tiene un puñado de cosas bien interesantes que ver. Sus tumbas son sin duda su mayor tesoro, aunque la verdad es que el Taj las hace sombra a todas. A mi el mausoleo de Akbar me parece un lugar muy agradable, con los ciervos correteando por los jardines y con pocos turistas que se animen a llegar allí. He estado tres veces en Agra, y la verdad, cada vez he descubierto algo nuevo, como el barrio musulmán con su mezquita que parece a punto de desplomarse y un ambiente un tanto especial.
    Un abrazo

    • Efectivamente, el Taj Mahal es la estrella, pero aún así los otros monumentos tienen mucho que ofrecer. Yo me alojé en el barrio musulmán que mencionas, pero no pude callejear por allí debido a que estaban las calles cortadas por obras, quizá la próxima vez que volvamos se haya esfumado el encanto decadente que tenía…
      Un saludo!!

  2. Nunca hemos estado en la India, pero es cierto que la palabra que más se escucha cuando se habla de la ciudad de Agra es Taj Mahal. Me encanta descubrir que hay mucho más por ver y hacer en esta ciudad y me ha encantado descubrir los Jardines Mehtab Bagh, siempre me he preguntado donde hace la gente las fotos de esa perspectiva de la conocida maravilla del mundo.

    • Agra y Taj Mahal van de la mano siempre que se nombran, pero pese a que parece que es una ciudad con un sólo monumento y que no tiene más que aportar, lo cierto es que tiene otras cosas que hacen que merezca la pena dedicarle un par de días. Un saludo y gracias por comentar!!

  3. Nunca hemos estado en la India porque nos parece un destino para el que hay que estar preparado psicológicamente en cierta manera… Pero, como la mayoría de los viajeros, alguna vez hemos soñado con visitar el Taj Mahal. Debe ser realmente impresionante verlo en persona, porque ya en imágenes es maravilloso.

    Lo que no sabíamos era que hubiera tantas cosas que ver en Agra. Creíamos que sería la típica ciudad con un momento súper famoso, a la que llegas, haces la visita y te vas. Pero ya vemos lo equivocados que estábamos…

    Saludos.

  4. Ciertamente si se es muy sensible o aprensivo a ciertas cosas, la India puede resultar durísima… pero una vez salvados esos inconvenientes, tan sólo queda disfrutar de lo que te va ofreciendo. Me pasó con Agra un poco lo que comentáis, que no creía que hubiera gran cosa aparte de la maravilla que es el Taj Mahal, pero ciertamente merece la pena darse una vuelta por la ciudad y conocer sus monumentos y sus barrios!! Un saludo

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.