que ver en delhi

Con 22 millones de habitantes, la capital de la India es caótica y sobre todo ruidosa: klaxons, jaleo, y movimiento por todas partes y a todas horas. Si no habéis experimentado esto anteriormente en algún país asiático (o incluso en la Medina marroquí) el choque va a resultar más fuerte y creeréis que la muerte os está acechando a cada paso, pero si conseguís sobrevivir al primer día, el resto está chupao y en una semana pasearéis por Delhi como si fueseis locales.

Os llamará también la atención esa capa blanquecina – amarillenta que puede parecer niebla, pero no, es contaminación. De hecho, se dice que respirar un día en Nueva Delhi equivale a fumarse 50 cigarrillos… (me río yo ahora de los que se quejan de la «boina» de Madrid) se ven por la calle muchos turistas con mascarillas (yo soy de las temerarias que van a lo loco, pero bueno, para 2 días que he pasado allí creo que no era tan necesario).

También veréis que hay mierda para aburrir, así, sin paños calientes que se suele decir. Y vacas, y perros sueltos por las calles comiendo de la basura, es la India y no un resort (porque sabemos a dónde vamos ¿no?). Se suele decir que o se ama o se odia, pero no deja a nadie indiferente, y he de decir que aunque me llegué a agobiar un poquillo el primer día, luego le pillé el truco y me encantó, así que no todo van a ser quejas acerca del ruido, suciedad o pobreza, que ya sabemos por desgracia que existe, sino de las cosas bonitas que tiene y que merece la pena ver. Allá vamos!! (चलो चलते हैं!!)

Fuerte Rojo

Conocido también con el nombre de Lal Qil´ah, es uno de los destinos turísticos más populares en Delhi y evidentemente, debe su nombre al color rojizo de la piedra arenisca con la que está construido. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2007, abarcando una superficie protegida de 49,18 ha, unos 491.800m², ahí es ná… lo cierto es que impresiona tanto por dentro como por fuera y merece la pena darse una buena vuelta por sus dependencias.

red-fort red-fort

A continuación os dejo unas breves líneas sobre su historia y paso a detallar ya los edificios más importantes que ver dentro:

Fue un palacio para el emperador mogol Shah Jahan en la nueva capital Shahjahanabad, séptima ciudad musulmana que se erigió en la zona que ocupa la actual Vieja Delhi. Se empezó a construir en 1638 aunque tardó diez años en completarse. La muralla que lo rodea mide 6,5 kilómetros de largo y su altura varía entre los 16 metros en la orilla del río Yamuna a los 33 metros en la zona cercana a la ciudad.

red-fort

Por fortuna, su concepción como una única unidad ha contribuido a que apenas haya tenido demasiadas reformas en cuanto a su estructura original. Sin embargo, fue ocupado en 1857 por el ejército británico, el cual destruyó gran parte de sus pabellones y jardines, que comenzaron a restaurar en 1903.

Tiene dos grandes puertas: la puerta de Delhi y la de Lahore. La de Lahore es la entrada principal y nos lleva por un pasadizo que sirve de bazar llamado Chatta Chowk. Este bazar conduce a un espacio abierto que servía como división entre la zona utilizada por los militares y los palacios.

chatta-chowk

En sus laterales se encuentran multitud de tiendas de souvenirs y a su izquierda se encuentra el Swatantra Sangrama Sangrahalaya, un museo acerca de la historia del activismo de la independencia de la India, desde el motín de 1857 hasta Gandhi.

naqqar-khana

La puerta principal de entrada al palacio se conoce como Naqqar Khana («casa del tambor»), que recibe su nombre por la galería destinada a los músicos que se encuentra en la parte superior. Son un signo distintivo de la arquitectura mogol, ya que los emperadores solían usar música para señalar muchas de sus prácticas rituales en sus palacios y todavía quedan estructuras de este tipo en otros lugares del país.

diwan-i-am-01 diwan-i-am-02

Después de cruzar esta puerta aparece otro espacio abierto que servía como patio del Diwan-i-Am, un pabellón destinado a las audiencias públicas que estuvo decorado con piedras preciosas que hoy en día no se conservan. En el centro del Diwan se encuentra un trono especialmente decorado, concebido como una copia del trono de Salomón.

Detrás del trono se encuentran los apartamentos imperiales privados. Estos apartamentos consisten en una fila de pabellones que se extienden sobre una plataforma elevada que mira al Yamuna. Los pabellones están conectados por una serie de canales de agua, conocidos como Nahr-i-Behist o «arroyos del paraíso», que corren hasta el centro de cada pabellón. En una torre de forma octogonal y de una altura de tres pisos, conocida como Shah Burj, se situaban los despachos privados de Shah Jahan.

Los planos del palacio están basados en prototipos islámicos pero cada pabellón revela en su arquitectura algunos elementos de influencia hindú típica en los edificios mogoles. El complejo del palacio del fuerte rojo es uno de los ejemplos más claros del estilo arquitectónico mogol.

Los dos pabellones situados más al sur estaban destinados a las dependencias de las mujeres: el Mumtaz Mahal (Palacio de las joyas), que actualmente se utiliza como museo de los textiles utilizados por la corte, alfombras, armas, etc. y el Rang Mahal (Palacio de Color), la residencia de la principal mujer del Sultán. El tercer pabellón es el Khas Mahal (Palacio Privado), contiene los aposentos imperiales. Incluye dormitorios, salas de oración y la Musamman Burj, una torre en la que el emperador aparecía en los días de ceremonias.

diwan-i-khas diwan-i-khas diwan-i-khas

El siguiente pabellón es el Diwan-i-Khas, la sala de audiencias privadas en la que se encontraba el trono del pavo real. Este trono fue sustraído por tropas persas y se convirtió en el trono del Sha del Irán hasta la revolución de Jomeini. Construido completamente en mármol, aquí es donde el emperador recibía a sus visitantes especiales.

Otro pabellón contiene el hammam, o los baños, en un estilo turco y con ornamentaciones en estilo mogol, realizadas en mármol y piedras de colores. Al oeste de los baños se encuentra la Moti Masjid o «mezquita de la perla», que fue construida en 1659 como mezquita privada para Aurangzeb, sucesor de Shah Jahan. Se trata de una pequeña mezquita realizada en mármol blanco con tres cúpulas en la parte superior.

En el norte del fuerte se encuentra el jardín conocido como Hayat Bakhsh Bagh o «jardín de la concesión de la vida», que en su momento estuvo atravesado por dos canales de agua, pero que actualmente se encuentra seco.  Y en el extremo más al norte del Fuerte está el Daawat Khana, un palacio menor que originariamente era la residencia de un príncipe, pero se convirtió en una casa de té por los británicos, una función que continúa en la actualidad.

red-fort-prices

Se puede visitar en horario de 09:00 a 17:00h y el precio para extranjeros es de 600 INR si se paga con efectivo o 550 INR si se paga con tarjeta (nunca he entendido por qué es más barato, pero lo bueno es que tiene menos cola y no necesitas cambiar moneda).

Raj Ghat

Es el lugar donde fue incinerado Mohandas Karamchand Gandhi, más conocido como Mahatma (Gran Alma), el 31 de enero de 1948, a orillas del río Yacuma. El lugar es muy sencillo, una losa de mármol negro con la inscripción de lo que fueron sus últimas palabras (Oh Dios!!), una llama que nunca se apaga metida dentro de una urna de cristal y unas flores es todo lo que veréis.

raj-ghat

La entrada es gratuita, pero tendréis que descalzaros para pasar, así que o bien dejáis vuestros zapatos en las taquillas de la entrada (1 INR) o los lleváis en una mochila / bolso o en la mano. Alrededor hay unos jardines bonitos para dar un paseo, pero el lugar no da para más.

raj-ghat-03

En los jardines de alrededor hay un montón de árboles con placas de los dignatarios que supuestamente los plantaron, y como curiosidad, entrando a mano derecha podréis encontrar el de nuestro ex presidente Felipe González «Marquel» (bueno, al menos han acertado con el primero…)

Templo del Loto

La Casa de adoración Bahá’í es popularmente conocida como templo del Loto porque su forma es igual a la de dicha flor. Su diseño se compone de 27 pétalos revestidos de mármol arreglados en grupos de tres para formar nueve lados. 

lotus-temple-02

Tiene nueve puertas que abren hacia un salón central con capacidad para 2.500 personas cuya altura es de unos 40 metros de alto y su superficie está hecha de mármol blanco proveniente de la Montaña Pentélico en Grecia.​ Las escrituras Bahá’ís también establecen que no debe haber imágenes, fotos o estatuas dentro de la Casa de Adoración, y que ningún púlpito o altar sea usado, ya que busca aunar varias religiones bajo esta estructura, por lo que su interior es muy sencillo. Al igual que en la gran mayoría de templos, para poder entrar es necesario quitarse los zapatos.

lotus-temple-01

Fue construido por el iraní Fariborz Sahba y ha ganado varios premios arquitectónicos. La Casa de Adoración junto con los nueve estanques y jardines en su alrededor suman un total de 105,000 m². Durante el día, el exterior de la construcción se ve blanca a la luz del sol, y con el atardecer cobra matices violáceos, el color de la meditación.

Desde su inauguración al público en diciembre de 1986 hasta el 2002, ha atraído a más de 50 millones de visitantes, superando en cantidad de visitas al famoso Taj Mahal, ubicándose en el lugar 50 entre los destinos turísticos más visitados del mundo.

Complejo Qutb y Qutub Minar

Es uno de los monumentos más antiguos de Delhi y una de las primeras construcciones islámicas de la India. Este minarete está bellamente decorado con elaboradas tallas y versículos del Corán, y tiene una altura de casi 73 metros, lo que lo convierte en el alminar de ladrillos más alto del mundo.

qtub-minar-05 qtub-minar

Sus orígenes están envueltos en controversia, ya que algunos creen que fue erigido como una torre de victoria para significar el comienzo del dominio musulmán en la India; mientras que otros dicen que sirvió de minarete a los muecines para llamar a los fieles a la oración.

qtub-minar

Dicha torre forma parte del denominado Complejo Qutb, que contiene varias construcciones, que son las siguientes:

Mezquita Quwwat-ul-Islam: situada al pie de la torre, fue la primera mezquita que se construyó en la India. Una inscripción sobre su puerta oriental informa que fue construida con material obtenido de la demolición de 27 templos hindúes (ahí, con un par…).

Ala-I-Darwaza: es la puerta de entrada al complejo. Está decorada con incrustaciones de mármol y grabados en piedra y se la considera una obra maestra del arte indo-musulmán.

Alai Minar: es un alminar que quedó incompleto. La idea inicial era superar en altura y majestuosidad al Qutub Minar, pero sólo llegaron a construirse 24,5 metros. En la actualidad aún es visible el primer piso de esta construcción.

alai-minar

Pilar de hierro: es uno de los fenómenos metalúrgicos más curiosos del mundo. Con una altura de 7 m y un peso aproximado de 6 t, fue construido en el siglo VI, y es la única pieza del antiguo templo hinduista que aún permanece en pie. Ha llamado la atención de los arqueólogos y los metalúrgicos porque no presenta ningún tipo de corrosión y tiene ¡¡más de 1600 años!!

qtub

Dicen que si puedes rodearlo con tus manos mientras estás de espaldas a él, tu deseo se cumplirá (cosa imposible dado que está rodeado de una valla, pero quién sabe si alguien se habrá aventurado a saltarse la prohibición).

Entre octubre y noviembre, durante una semana se celebra el Festival de música y danza clásica india Qutb. Se puede visitar todos los días de 07:00 a 17:00 y la entrada cuesta 600 INR en efectivo y 550 INR con tarjeta.

Puerta de la India

En el centro de Nueva Delhi se encuentra la Puerta de la India o India Gate, una especie de Arco del Triunfo de 42 m de altura que conmemora a los soldados indios que perdieron la vida luchando por el ejército británico durante la Primera Guerra Mundial y las Guerras Afganas de 1919. Sus nombres están inscritos en las paredes.

india-gate

En 1971 se añade una llama eterna conocida como Amar Jawan Jyoti (la llama del guerrero inmortal), que marca la «Tumba del soldado desconocido» y está dedicada a honrar los soldados desconocidos muertos en los enfrentamientos entre India y Pakistán que tuvieron lugar ese mismo año. Cada 26 de enero se realiza el desfile del Día de la República, para lo que se colocan en esta zona, a ambos lados de la carretera un graderío para que la gente lo pueda presenciar.

Chandni Chowk

Esta zona comercial situada en pleno corazón de la ciudad vieja de Delhi es sinónimo de locura: motos, rickshaws, bicicletas, coches y mucha gente. Hay que tener cuidado para no ser atropellado. Las calles están llenas de pequeñas tiendas donde se venden todo tipo de cosas, pero sobre todo especias, dulces, saris y abalorios. Se encuentra cerca del Fuerte Rojo y la mezquita Jama Masjid.

Jama Masjid

Es la mezquita más grande de la India y fue construida en arenisca roja y mármol blanco entre 1644 y 1656 por el emperador Shah Jahan, el mismo que mandó edificar el Taj Mahal. El patio puede alojar a veinticinco mil personas y ocupa 15.000 m2.​ El armario situado en la puerta norte tiene una colección de reliquias de Mahoma: el Corán escrito en cuero, un pelo de barba del profeta, sus sandalias y sus huellas incrustadas en un bloque de mármol.

Tras la victoria británica en la Rebelión de 1857, los vencedores confiscaron la mezquita y desplegaron sus soldados aquí. Tenían intención de destruirla para castigar a la ciudad, pero debido a la oposición que encontraron, al final esta demolición no se llevó a cabo.​ 

Tumba de Humayun

Es un complejo de edificios que comprende la tumba principal del emperador Humayun, así como otras tumbas, mezquitas y otras construcciones. Dicen que fue la inspiración para el Taj Mahal.

Está construida con arenisca roja a la que se le añadieron detalles decorativos elaborados en mármol blanco y negro, su estructura es octogonal y los techos están decorados con pinturas. Todas las fachadas son simétricas, así como el conjunto total del edificio.

La tumba fue construida por la viuda principal del emperador Humayun, aunque se desconoce la fecha exacta del inicio de la construcción. Algunas fuentes consideran que la fecha de inicio fue en 1574, pero en algunos manuscritos del siglo XVIII datan las obras en el año 1579. Aquí están enterrados, además de Humayun, su viuda principal, su esposa más joven y otros dignatarios mogoles.

Gurudwara Bangla Sahib

Originalmente, este templo fue un palacio conocido como Jai Singh Pura, propiedad del rash Jai Singh, quien gobernó en la India en el siglo XVII. Pero al poco tiempo de construirse fue habitado por un importante gurú sij llamado Sri Guru Har Krishan Sahib, quien durante una epidemia de cólera que asoló la ciudad, ayudó a los pobres facilitándoles agua potable de su pozo y estanque a los enfermos, que se creía milagrosa para causar la curación de los enfermos.

Es el lugar de culto más importante para los sijs en Nueva Delhi, y todavía distribuye agua santificada a los devotos que vienen de todo el mundo en busca de sus propiedades curativas. Los sijs son aquellos que no se cortan nunca el pelo ni la barba y los reconoceréis por sus coloridos turbantes.

Lo más característico de este hermoso edificio de mármol blanco es su gran cúpula dorada y su largo mástil donde a veces se iza una bandera. En su interior encontraremos la sala de oración, una galería de arte, una escuela, cocina y hasta un comedor al que todo el mundo está invitado independientemente de la religión que profese.

Se puede visitar a cualquier del día, ya que no cierra sus puertas nunca y es gratuito; eso sí, para poder entrar hay que seguir una serie de normas básicas de respeto como descalzarse y cubrirse la cabeza a la entrada. Para ello existen unas taquillas gratuitas donde dejar los zapatos y proveerse de pañuelo en caso de no llevar uno.

Barrio de Paharganj

Según la Lonely Planet no es un lugar recomendable para todo el mundo ya que en sus calles circulan drogas y personajes siniestros.

paharganj paharganj-02

Sin embargo he de decir que mi hotel estaba allí y en ningún momento sentí nada de peligro ni vi nada raro. En esta zona de Old Delhi abundan hoteles baratos, y dado que la estación de tren está cerca, es muy cómoda para mochileros. Allí además os podéis encontrar tiendas con buenos precios y sin regateo y agencias de viajes fiables para contratar excursiones (a mí me ayudaron a cambiar dinero con poca comisión y a activar mi tarjeta SIM india y en español, si os interesa está en el hall del hotel Hari Piorko).

  1. La verdad es que nunca hemos ida a la India porque nos da mucho respeto. Como bien dices, o la amas o la odias, y es algo que nos hecha para atrás. Aun así, cada vez tenemos más ganas y el miedo es cada vez más pequeño. De todos los lugares que explicas, la verdad es que siempre he querido visitar el Fuerte Rojo, tiene que ser impresionante estar ahí en persona y recorrer todos los edificios y sus rincones. Además, gracias por descubrirnos la zona comercial de Chandni Chowk ya que nos encanta probar los dulces típicos locales y por lo que cuentas ahí encontraríamos unos cuantos.

    • A mí me pasaba igual, me daba un poco de «cosa» el enfermarme con la comida y los sentimientos que me iban a asaltar acerca de la pobreza. Pero al final, pudo más mi curiosidad y el espíritu viajero y descubrí lugares maravillosos y gente maja, así que desde aquí os animo a que algún día deis el paso. Y si necesitáis cualquier información me decís 😉 Saludos!!

  2. No le dedicamos mucho tiempo a Nueva Delhi en nuestra visita a la India, pero si visitamos la gran mayoría de los lugares que describes en el post. Es una ciudad caotica, superando el nivel del resto de el pais que ya es de por si enorme.
    Cuando lo visitamso llevaban varios días de revueltas y manifestaciones, estando en la puerta de Inda un domingo con muchos niños, comenzó a acumularse gente y tuvimos que salir radiantemente por si acaso.

  3. India siempre ha sido uno de mis sueños viajeros. Por su contraste y su cultura, me parece un lugar maravilloso, aunque duro.
    Soy una persona muy curiosa y también viajar sirve para remover cosas interiormente.
    La comida no sé cómo me sentará… No es lo mismo comer aquí cocina hindú que estar allí, seguro que no tiene mucho que ver…

  4. Hola,

    En general India genera ese tipo de sentimientos encontrados, fascinación por su cultura y tristeza por la pobreza que la rodea. Aún así, creo que es recomendable visitarla al menos una vez en la vida, no conozco a nadie que haya ido y a la vuelta no haya removido un poco sus sentimientos (en todos los sentidos). Sobre la comida, aparte de que está deliciosa y es muy barata (puedes ver lo más característico en el post que le dediqué: https://www.viajandoamimanera.com/que-comer-en-la-india/), tienen distintos niveles de picante y puedes elegir, además, si llevas un protector de estómago tipo Almax u omeprazol no tendrás problemas.

    Un saludo.

  5. Ciertamente Delhi y Varanasi son el caos absoluto, y a mi parecer con un par de días en cada ciudad es suficiente para ver sus monumentos más imprescindibles. Yo me llegué a cruzar con una manifestación delante del complejo Qtub Minar, pero afortunadamente fue bastante pacífico todo.

    Un saludo y gracias por comentar!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.