qué ver en jodhpur

Si tuviésemos que describir a Jodhpur con una sóla palabra, esta sería azul (como el mar azul, que dice la canción de Cristian Castro jajaja). Y es que hoy en día hay varios pueblos que se han sumado a la moda de pintar sus casas y calles de este color como Júzcar en Málaga o el archiconocido Chaouen en Marruecos, pero… ¿a qué viene esto del azul?

Antiguamente el azul se empleaba para pintar las casas de los Brahmanes (la casta más alta en India) y que de este modo fueran fácilmente identificadas. Aunque más delante el color fue adoptado por las otras castas porque se decía que ahuyentaba al calor y a los mosquitos (y por motivos turísticos también), así que poco a poco el casco antiguo se volvió azul.

Mehrangarh Fort

Cuenta la leyenda que el mandatario Rao Jodha mandó el desalojo de todos los habitantes de una colina para comenzar con la construcción del Fuerte de Mehrangarh en 1459. Una de esas personas era un ermitaño llamado Cheeria Nahji, quien lo maldijo a él y a la fortaleza diciendo que sufrirían una sequía perpetua si erigía el palacio de sus sueños allí.

qué ver en jodhpur qué ver en jodhpur

Asustado al escuchar la terrible maldición, el rey buscó el perdón construyendo una casa y un templo cerca, pero el santo dijo que la única solución para neutralizar la maldición era que alguien del reino tenía que dar su vida siendo enterrado voluntariamente vivo. Dicha persona fue un hombre llamado Rajaram Meghwal, al cual el rey le prometió que su familia viviría toda la vida con la familia real, cosa que se ha cumplido ya que todos sus descendientes viven allí todavía. Aunque este método anti-maldición no parece muy fiable, puesto que Jodhpur sufre de vez en cuando sequías importantes.

qué ver en jodhpur qué ver en jodhpur

El acceso a la fortaleza se hace por 7 puertas, las cuales fueron construidas en una cuesta y con un ángulo de 90 grados para que los elefantes no pudieran embestirlas. Las más destacadas son la de Jayapol, construida para conmemorar la victoria sobre Jaipur y Bikaner, la Fatehpol construida para conmemorar la victoria sobre los mongoles y que conserva restos de bala de los cañones y la Lohapol donde podréis admirar unas manos de mujeres como de barro en color rojizo.

qué ver en jodhpur

Estas pertenecieron a las esposas del Marajá Man Singh, las cuales cometieron sati, o lo que es lo mismo, saltaron a su pira funeraria tras su muerte. Las mujeres de las familias reales a menudo se quemaban vivas en la pira funeraria de su esposo cuando se moría, o también para escapar de la deshonra de un rival victorioso. Sin duda una triste y horrorosa costumbre, y pese a pertenecer a clases altas, era y todavía es duro ser mujer en la India.

La entrada cuesta 600 INR y con ella os proporcionan una audioguía que os cuenta la historia de toda la fortaleza, hay un ascensor para acceder a la parte superior que cuesta 50 INR, pero lo divertido es meterse en cada rinconcillo. En el interior encontraréis varios palacios y salas como:
qué ver en jodhpur

Moti Mahal (Palacio de la Perla), la sala más grande de todas construida por Raja Sur Singh. Hay cinco nichos que conducen a balcones ocultos, y se cree que las reinas se sentaron allí y escucharon los procedimientos de la corte, sin ser vistas por otras personas. Las paredes están hechas de una mezcla de yeso de cal y conchas marinas finamente trituradas, lo que le da un acabado nacarado, y de ahí viene su nombre. Se dice que este magnífico salón es el lugar para la ceremonia de coronación de muchos gobernantes de Jodhpur.

qué ver en jodhpur

Phool Mahal (Palacio de la Flor). Esta sala estaba destinada al ocio y es el salón más ornamentado del fuerte. La idea del diseño era hacer que pareciera una flor hermosa, de ahí su nombre, para lo que se cubrió con el oro de Ahmedabad, que trajo como botín de la guerra con Sarbuland khan. Hay ventanas de vidrio y espejos dentro para amplificar su opulento aspecto y además se pueden encontrar muchos retratos y pinturas del siglo XVIII, especialmente los de la famosa serie Raga Mala, combinados con muebles del período británico.

qué ver en jodhpur

Sheesh Mahal (Palacio de los Espejos), que fue una vez parte del apartamento privado de Maharaja Ajit Singh y tanto los techos y como los suelos están incrustados con espejos, de ahí su nombre. Los adornos azules, verdes, plateados y dorados suspendidos en el techo, así como el gran candelabro europeo se añadieron posteriormente, en el s.XIX. Dentro se encuentra ubicado un museo en el que podemos apreciar una rica colección de miniaturas, instrumentos musicales, trajes, mobiliario y una gran colección de palanquines que usaban los marajás para los elefantes, cunas, armas, etc.

Jaswant Thada

Conocido más comúnmente como el Taj Mahal de Mewar (debido al empleo del mismo material que en el gran monumento) el Jaswant Thada es el mausoleo construido sobre un pequeño lago a 1 km al noreste de Mehrangarh por Sardar Singh en 1899 en memoria de su padre el Maharajá Jaswant Singh II.

qué ver en jodhpur

Es un lugar tranquilo donde descansar tras la agotadora visita al fuerte y mucho menos masificada que éste, y además las vistas al fuerte y a la ciudad son excelentes. El edificio principal se ha construido como un templo, cargado de esculturas, pilares, chhatris y jalis (celosías de mármol) para el que se ha empleado un material que emite una luz cálida cuando los rayos de sol se posan sobre su superficie. Además cuenta con varios cenotafios, dedicados a las reinas que sacrificaron sus vidas en la pira del maharajá Jaswant Singh y un monumento a un pavo real que voló en una pira funeraria.

Anteriores gobernantes de la dinastía dispusieron sus cenotafios en la cercana localidad de Mandore, y en el Estanque de los Dioses, se realizan cremaciones tradicionales para las familias reales de Jodhpur. La entrada cuesta 50 INR.

Palacio de Umaid Bhawan

El Palacio Umaid Bhawan es la residencia principal de la familia real de Jodhpur, por lo que sólo se puede visitar una parte convertida en museo en la que se exponen fotografías del marajá, trofeos y relojes. Hay una parte que hoy en día es un hotel de lujo de la cadena Taj Hotels.

qué ver en jodhpur

Llamado en honor al maharajá Umaid Singh, el abuelo del dueño actual del palacio (el maharajá Gaj Singh), esta construcción tiene nada más y nada menos que 347 habitaciones. Se llamó Palacio Chittar durante su construcción debido al uso de piedras denominadas «chittar» en el edificio. La primera piedra de los cimientos del edificio fue puesta el 18 de noviembre de 1929 y la construcción se finalizó en 1943, dando empleo a miles de personas durante una época de hambruna.

Tiene unos bonitos jardines y una galería en las afueras de palacio en la que se exhibe una colección de automóviles de todas las épocas que pertenecen a la familia real. La visita tampoco da mucho de sí, así que si andáis justos de tiempo no me pararía aquí, puesto que hay muchas otras cosas interesantes que ver…

El horario de apertura del museo es de 9:00 a 17:00 y la entrada cuesta 100 INR.

Mandore Garden

A lo largo de los siglos, Mandore sirvió como la capital de muchos reyes e incluso fue testigo de varias invasiones, por lo que para protegerla se trasladó a la colina del Mehrangarh Fort, que ofrece mayor seguridad y protección.

qué ver en jodhpur

Esta antigua ciudad quedó en ruinas tras el abandono en 1459, pero los Jardines han sobrevivido al paso del tiempo y nos dan una idea del glorioso pasado de la ciudad. Uno de los lugares más interesantes son los cenotafios de los maharajás de Jodhpur, que datan de los siglos XVII al XVIII y edificados en arenisca roja y altamente decorados con complicados tallados, pilares y adornos escultóricos.

qué ver en jodhpur

A su alrededor hay estanques y árboles que hacen de la zona un conjunto realmente bonito y especial. Durante mi visita he de decir que no me encontré con ningún turista extranjero (y eso que estuve un buen rato…) y tan sólo unos pocos locales sacándose fotos y haciendo picnic.

Si viajáis en coche con conductor os recomiendo totalmente hacer una parada aquí, ya que están a unos 20 km al norte de Jodhpur. Supone una visita tranquila, cosa que se agradece en la India, y además gratuita, de las pocas en las que no cobran al visitante extranjero y es de agradecer.

Torre del reloj y Mercado Sardar

La Torre del Reloj (construida por órdenes del Maharajá Sardar Singh a finales del siglo XIX) no tiene pérdida, ya que es el centro neurálgico de la ciudad y uno de los lugares con más vida. El lugar en sí no es que tenga mucho encanto, encontraréis muchos puestos de telas y complementos de plástico, frutas, verduras y poca cosa que valga la pena, la verdad. Lo que sí que es llamativo es la vista que podemos disfrutar de la Fortaleza de Mehrangarh al fondo.

qué ver en jodhpur qué ver en jodhpur

Había leído por ahí que había un puesto de tortillas que salía en la Lonely Planet y lo encontré por casualidad a un lado de la entrada del mercado. Lo reconoceréis porque hay siempre bastante gente, como suele pasar cada vez que vemos las recomendaciones en internet y se vuelven  populares.

qué ver en jodhpur qué ver en jodhpur

Las hay de todo tipo, incluso una «española», que obviamente entrecomillo porque nada tiene que ver con nuestro plato patrio más internacional con permiso de la paella. Lleva huevos y algo de patata (se asemeja más a una tortilla francesa) pero también le meten especias indias para darles su toque personal y el resultado es extraño… pero bueno, el cocinero te la parte y la mete en unas rebanadas de pan de molde y por 40 INR (unos 50 céntimos de euro) te llenas el buche.

Toorji Ka Jhalra Bavdi

En ciudades de la India donde escasea el agua es habitual ver pozos escalonados para evitar las fluctuaciones estacionales. Dado que la tarea de recoger agua era eminentemente femenina, las maharanis de Rajastán solían regalar a la ciudad obras públicas, teniendo preferencia por este tipo de construcciones y así congraciarse con sus súbditas.

En Jodhpur hay muchos de estos pozos, pero ninguno tiene la dimensión de Toorji ka Jhalra. Esta obra de 1740 había quedado escondida entre callejuelas a pesar de estar a pocos metros del mercado de la Torre del Reloj.

Los constructores excavaron profundas trincheras en la tierra siguiendo las aguas subterráneas fiables durante todo el año, alinearon los muros con bloques de piedra y dispusieron escaleras que descendían hasta el agua para que todas las personas pudiesen acceder a ella. Podían tener varias plantas disponiendo de un animal que girase la rueda para elevar el agua del pozo a la primera o segunda planta.

También sirvieron a un propósito de ocio, como lugares de reuniones sociales y de ceremonias religiosas, especialmente de las mujeres, quienes recogían el agua y rezaban y ofrecían los regalos a la diosa de la salud para sus bendiciones. Esto dio lugar a su ornamentación, en ocasiones con detalles tan elaborados como los de los templos hindúes, lo cual les aseguró además su supervivencia como monumentos.

  1. ¡Hola!
    ¡Qué bonita tiene que ser Jodhpur! Sí habíamos leído que la razón de pintar las casas azules era para diferenciar las de la casta más alta, aunque imaginábamos que ahora, como en Chaouen, habría diversos motivos.
    Nos ha fascinado el Fuerte de Mehrangarh, tanto por dentro como por fuera, y no conocíamos su historia, ¡qué curioso! No se puede decir que ese rey no cumpliera su palabra…
    Sin duda, una parada imprescindible en cualquier viaje por India. ¿Cuántos días recomiendas para visitarla «sin prisa pero sin pausa»?

    • Lo cierto es que antes del viaje no la tenía muy ubicada en el mapa, pero me ha sorprendido gratamente. En la India si te sales de las grandes ciudades masificadas descubres un montón de pueblos con encanto y tranquilidad. En este caso serían necesarios 2 días para ver bien todas las cosas que tiene sin agobiarse.

  2. Me gusta más que Jodhpur tenga casas azules por tradición que por turismo, pero hoy día hechos como esos se dan en todas partes del mundo. Como amantes de las curiosidades históricas y las leyendas como al del ermitaño que maldijo el Fuerte de Mehrangarh. Aunque drástica, la solución si parece funcionar. Se ha pasado de sequía perpetua a sequía ocasional. Tus comentarios sobre Toorji Ka Jhalra Bavdi me han intrigado tanto que he buscado una foto y he alucinado. A la vista de todos estos atractivos veo poco dedicar sólo un día a Jodhpur.

    • Por desgracia, hoy en día pasa eso mismo que comentas, que mucha gente abandona sus labores tradicionales para dedicarse al turismo porque resulta más beneficioso, para lo que no dudan en modificar el aspecto de los pueblos o de ellos mismos… sea o no esta la razón real, lo cierto es que este pueblo tiene mucho encanto y merece la pena ser visitado; un par de días al menos son necesarios para poder recorrerlo sin perderse nada.

  3. Que ciudad tan bonita y cuantas tradiciones, me encanta. He de reconocer que mi incultura india es total y he tenido que colocar Jodhpur en google maps porque no tenía ni idea donde ubicarlo, creo que ya no se me va a olvidar, porque me ha encantado. Bonito viaje conocer un país tan diferente al nuestro.

    • Lo cierto es que hay destinos como La India que generan incertidumbre, pero en cuanto te atreves a dar el paso descubres auténticas maravillas como este pueblo entre muchos otros. Resulta un viaje de lo más enriquecedor y lo recomiendo sin duda. Un saludo

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.