¿Sabíais que Madrid tiene una estación de metro fantasma? Pues está muy cerca del centro y responde al nombre de Andén Cero de Chamberí. Estuvo en funcionamiento hasta 1966 y en 2008 se reconvirtió en un museo.

El acceso se hace a través de unas escaleras de piedra situadas en la Plaza de Chamberí que os trasladarán al siglo pasado en apenas unos metros. Por aquí pasa la Línea 1 de metro (la azul claro), que fue la primera inaugurada en Madrid en 1919 y que conectaba las estaciones de Sol con Cuatro Caminos. A día de hoy el tren sigue pasando por ella, pero no se realiza parada.

A principios de los años 60, la Compañía Metropolitana decidió aumentar la longitud de los trenes y por tanto, también la anchura de los andenes para albergar a un mayor número de usuarios, pasando de 60 a 90 metros. Dada la forma en curva de la estación esta reforma fue imposible de acometer, por lo que cerró definitivamente el 22 de mayo de 1966.

Visita a la Estación Fantasma de Chamberí

Es un lugar muy curioso para visitar en Madrid, ya que está perfectamente conservada y ha mantenido sus elementos originales (anuncios publicitarios, taquillas, tornos, etc…). Actualmente se puede recorrer el vestíbulo con las taquillas, un pequeño vestuario para los trabajadores y el andén que va en sentido Cuatro Caminos. La visita es guiada y tiene una duración aproximada de unos 40 minutos.

Breve historia

Fue diseñada por Antonio Palacios e inaugurada el 17 de octubre de 1919, siendo una de las ocho estaciones originales que sirvieron a la primera línea de metro de Madrid. Como no había referentes para su diseño, el arquitecto se inspiró en las estaciones parisinas que había entonces.

Visita a la Estación Fantasma de Chamberí

Pero en aquella época, la iluminación era bastante deficiente y las bombillas tenían la potencia de un microondas o un frigorífico actual, con lo que sumado a la reticencia del público a meterse en un agujero bajo tierra constituía todo un problema.

Para solucionarlo utilizó una ingeniosa solución mediante el uso de los conocidos como «azulejos de metro» de color blanco, que reflejarían la luz creando pequeños senderos de luz que ayudaban a la orientación de los usuarios. Además, se construyeron lucernarios en los techos de los vestíbulos donde así lo permitiera la situación de este con respecto a la calle.

Otro problema con el que tuvo que lidiar fue el efecto de rechazo de la gente a descender muy profundo en la tierra, por lo que las estaciones se proyectaron lo más superficial posible, facilitando además las labores de construcción.

La afluencia de cientos de personas animó a las empresas a querer anunciarse allí, y fueron muchos los comercios que comenzaron a referenciar su localización física por su proximidad a una estación de metro.

Visita a la Estación Fantasma de Chamberí Visita a la Estación Fantasma de Chamberí

Los anuncios en pared comenzaron a hacerse con azulejo pero al ver la dificultad de la sustitución, se optó por emplear el papel como soporte, más fácil de colocar pero menos perdurable en el tiempo.

Como curiosidad, en el panel indicativo de las paradas del metro veréis que no aparece el nombre de Gran Vía pero sí el de José Antonio. Y es que en sus inicios se llamaba Red de San Luis, pero durante el franquismo pasó a denominarse de este modo en referencia a José Antonio Primo de Rivera, hasta que en 1984 pasó definitivamente a ser Gran Vía.

Visita a la Estación Fantasma de Chamberí

En 1960 y debido al aumento del tráfico de pasajeros, se decidió mejorar la Línea 1 para permitir la puesta en marcha de nuevos trenes con mayor capacidad, hasta seis coches (los anteriores eran de cuatro). Para ello, fue necesario ampliar los andenes de todas las estaciones, que pasaron de 60 metros que tenían inicialmente hasta la nueva longitud estándar de 90 metros.

Ante la imposibilidad técnica de ampliar la estación de Chamberí y su proximidad a las de Bilbao e Iglesia, el Ministerio de Fomento decidió cerrarla el 22 de mayo de 1966. La estación permaneció inutilizada durante más de cuarenta años, reduciéndose la velocidad de los trenes al pasar por ella.

Visita a la Estación Fantasma de Chamberí

El acceso exterior se tapió, lo cual permitió la conservación de muchos de los objetos cotidianos de la época como vallas publicitarias y tornos. El 31 de agosto de 2006 se iniciaron las obras de restauración para convertir sus instalaciones en un museo. En 2008 se reabrió finalmente como una de las dos ubicaciones de la denominada Plataforma 0 junto con el edificio del generador de la Nave de Motores de Pacífico.

A lo largo de todo el recorrido se encuentran carteles informativos que completan la explicación del guía y que resultan muy interesantes, como por ejemplo, que las trabajadoras de la Compañía Metropolitana al igual que las telefonistas (las famosas Chicas del Cable) estaban obligadas a dejar su trabajo cuando se casaban, puesto que lo consideraban incompatible con hacerse cargo de una familia.

¿Por qué recibió el sobrenombre de fantasma? Sobre esto hay múltiples versiones, siendo las más fantasiosas e improbables aquellas que la relacionan con el asesinato de una niña que perdió allí su pelota y al ir a buscarla presenció a una pareja teniendo relaciones prohibidas (se hablaba de cura y monja e incluso de una monja con el rey Alfonso XIII), quien se encargó de que no pudiera contarlo…

Visita a la Estación Fantasma de Chamberí

La que me parece más creíble es la de que se convirtió en refugio para personas sin hogar, quienes accedieron a ella caminando por las vías desde otra estación cercana. Con el paso de los trenes, los viajeros vislumbraban siluetas en movimiento, que sumado a la poca iluminación daba la sensación de que eran fantasmas. Podéis ver esto mismo en la película Barrio.

Horario

  • Viernes: 16:00 – 20:00 h
  • Sábados: 10:00 – 20:00 h
  • Domingos: 10:00 – 14:00 h

Precio

La entrada es gratuita y sólo se puede reservar mediante cita previa, que se puede solicitar en este enlace. Las visitas son guiadas y tienen un máximo de 19 personas, excluyendo al guía.

Alternativas para después de la visita

Podéis completar vuestra visita visitando alguna plaza o museo cercano, ya que esta estación se encuentra en pleno centro de Madrid.

Si te ha picado la curiosidad y estás planeando una visita a Madrid, haz clic en el banner y encuentra las mejores ofertas de alojamiento:

 

banner

  1. La última vez que estuvimos en Madrid, Enero de 2019, visitamos la Estación Fantasma, así como otros lugares interesantes de Madrid que no conocíamos, y nos gustó mucho tanto a nosotros como a los niños.

    Es una visita muy interesante, además de parte de la historia de nuestro país…Y gratis…qué más se puede pedir.

    • Totalmente de acuerdo Héctor, interesante, original y gratis!! planazo total, y lo bueno es su ubicación, muy céntrica que permite luego completar la visita con más lugares cercanos. Un saludo

  2. Hola,
    Es una de las visitas que más pendiente tengo. Desde que comenzó la pandemia se dejaron de hacer estas visitas. No sé si se habrán retomado ya.
    No tenía ni idea de la curiosidad que nos comentas sobre Gran Vía.
    Me gusta que No propongas planes para después de la visita ya que está situado muy céntrico.
    A ver si podemos ir…
    Un saludo

    • Nosotros la hicimos a mediados de enero de este año tras reservar las entradas con más de un mes de antelación y la verdad es que resultó muy interesante. Si vais ya me contáis qué os pareción, un saludo.

  3. Con la cantidad de veces que hemos estado en Madrid y nunca habíamos oído hablar de esta estación. Desde luego, la próxima vez que vayamos a la capital reservaremos la visita guiada a la Estación Fantasma de Chamberí, porque nos parece un lugar histórico súper interesante y además es gratis. ¡Qué más se puede pedir!

    Saludos.

    • Pues es complicado conseguir entradas, así que os recomiendo que lo miréis con un mes de antelación como mínimo. Resulta interesante y original así que os lo recomiendo totalmente 😉

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.