qué ver en jaipur

India es un país del que casi todo el mundo dice lo mismo, que la amas o la odias, no hay término medio. Durante mi viaje experimenté toda una montaña rusa de emociones, pasando de un extremo al otro durante las 3 semanas que pasé allí. Si estáis dudando entre elegir este destino u otro, os dejo unas cuantas razones por las que conocerla y otras por las que podría resultar un desastre, por si os sirve de ayuda a la hora de decidir.

Por qué ir

Monumentos

Muy ligada a la religión, la arquitectura de la India es impresionante: templos, estupas, gopuras, santuarios… aunque también destacan sus fuertes y palacios como los de Jodhpur, Udaipur o Jaipur.

qué ver en jaipur

Entre todos destaca el archiconocido Taj Mahal , Patrimonio de la Humanidad desde 1983 y una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. Sólo ya por estar frente a semejante obra de arte ya merece la pena pasar alguna incomodidad.

Cultura

La danza, música, arquitectura, gastronomía y costumbres son muy diversos y varían según la región de que se trate y sus tradiciones se remontan a varios milenios.

India ha sido cuna de religiones como el hinduismo, el sijismo, el budismo y el jainismo, con influencia notable en el resto del mundo, siendo el budismo una de las religiones más practicadas con más de 500 millones de creyentes.

aarti-ganga

Experimentaréis cosas que no se ven en otros lugares del mundo, como los festivales del Holi y el Diwali o ceremonias como el Aarti Ganga.​

Superación personal

La India supone todo un reto de superación personal, de tirar abajo prejuicios y salir de la famosa «zona de confort». Es un lugar ideal para poner a prueba vuestras dotes de orientación, de organización y de idiomas. El saber reaccionar ante imprevistos y poder solucionarlos os hará salir reforzados de toda esta experiencia.

Gastronomía

Si os gusta probar la gastronomía local en los viajes, la India es un destino imprescindible. Aunque hayáis comido en restaurantes indios, el nivel del picante no tiene nada que ver con lo que tomaréis allí (si no os gusta mucho u os sienta mal, recordad pedir «non spicy» y aún así os parecerá fuego…).

qué comer en la india

Las cartas de los restaurantes tienen un montón de hojas llenas de platos tan apetitosos como complicados de leer, y cuenta con una gran variedad de opciones vegetarianas. Para mí lo mejor de todo es el mojar pan en las abundantes salsas, porque además tienen un montón de tipos de pan y todos están buenísimos. Tenéis más información acerca de la comida india en este post.

Bollywood

Si os gusta el cine y el baile, una experiencia divertida puede ser pasarse por la Gate of India de Bombay, ya que los agentes de Bollywood se acercan por allí a diario para buscar turistas que quieran hacer de figurantes en alguno de sus filmes.

Para quien no sepa de qué estoy hablando, Bollywood es la industria cinematográfica india, surgida de la mezcla de palabras Bombay+Hollywood. Produce miles de películas al año y genera unas enormes ganancias anuales.

Diversidad

Al ser un país tan grande, la India tiene paisajes para todos los gustos. En el norte se encuentran maravillas arquitectónicas como el Taj Mahal, aparte de magníficos fuertes y palacios.

En el sur el clima es más húmedo y predominan los espacios naturales y el ambiente y las costumbres son más relajadas. En general hay menos contaminación y las playas y los ríos están bastante limpios.

Por qué NO ir

Basura everywhere

Aunque los pueblos están algo más limpios, las grandes ciudades son auténticos vertederos de basura. Resulta prácticamente imposible encontrar papeleras o contenedores donde dejar los desperdicios y la gente simplemente los tira al suelo, donde se acumulan atrayendo todo tipo de bichería y desprendiendo un olor insoportable en los meses más calurosos.

qué ver en jodhpur

Además, la basura atrae a todo tipo animales: cucarachas, ratas, monos, perros y multitud de vacas que rondan por ahí y que se alimentan de ella…

Otra cosa que me resultó rara a la par que desagradable es la costumbre que tienen los indios de escupir. Veréis que el suelo está lleno de unos manchurrones rojizos, que son los escupitajos de restos de paan que han estado masticando. Se trata de una mezcla de nuez de areca, cal de conchas y hojas de betel mezcladas con tabaco curado que mastican y da a sus dientes un color rojizo.

Por lo tanto, si sois un pelín tiquismiquis con la higiene, definitivamente NO es vuestro destino.

Monumentos el triple de caros

Supuestamente el dinero de las entradas va destinado a la conservación de los monumentos (digo supuestamente porque algunos se caen a cachos…), pero la diferencia entre un local y un extranjero es brutal, que aunque sea barato para nuestros bolsillos, me parece un poco injusto pagar más de 10 veces de lo que lo hace un indio.

red-fort-prices

Comida

Este apartado como veréis está en ambos lados de la balanza, puesto que pese a ser sabrosa, puede resultar muy picante para estómagos no acostumbrados y además las condiciones higiénicas en la que la preparan no se adecúan a nuestros estándares.

Hay que tener muchísimo cuidado, especialmente si vais a comer algo en puestos callejeros; para ello mi recomendación es seguir unas precauciones básicas como escoger la comida cocinada (bien churruscada a poder ser y el café o té hirviendo) y siempre comprad el agua embotellada para beber.

Estaciones y trenes indios

Una estación de tren en la India es toda una experiencia, el mobiliario está hecho polvo, no hay carteles ni nada que indique la dirección de los trenes y además allí se junta un montón de gente que llega a ser agobiante.

No esperéis comodidades de ningún tipo aun cuando hayáis reservado billete en la mejor clase, los interiores están sucios y destartalados y mejor no hablo de los baños…

Sumado a todo esto, hay que decir que la puntualidad brilla por su ausencia y siempre llegaréis unas cuantas horas más tarde de lo previsto a vuestro destino, aparte que como no se cumplen los horarios, es complicadísimo saber dónde tienes que parar…

Si no tenéis paciencia, mejor tomad un vuelo doméstico y os ahorrará muchos dolores de cabeza.

Timos

Esto ya es apreciación personal, pero a mí no me gusta gastar mis energías teniendo que regatear absolutamente todo, aparte de que no sé hacerlo y siempre me voy con la sensación de haber pagado de más.

Por norma general y aunque suene fatal, muchos de los hombres, mujeres y niños que se acerquen a vosotros lo harán para pediros dinero o intentar sacároslo con alguna excusa.

Un lugar muy típico donde suelen intentar timarte es en la zona que rodea al templo de Brahma en Pushkar, donde se aprovechan de tu ignorancia o despiste a la hora de hacer la cola para acceder y te intentan liar con ofrendas florales y falsas ceremonias en el lago. También es común que los típicos sadhus que abundan en Varanasi os pidan dinero por dejarse fotografiar.

El tráfico

Es de los peores que he visto en mi vida, caótico y ruidoso. Aquí las reglas de conducción y el orden en general no existen y lo peor de todo es la contaminación sonora, ya que los pitidos de los claxons es constante. Lo usan para todo, hasta el punto de que los camiones llevan pintada la frase «Horn please» («pítame»)…

Además de la cantidad de coches, camiones, motos, tuk tuks, y todo tipo de vehículos, en medio de todo eso también se suman perros, monos, cerdos y vacas, que os encontraréis hasta en las autopistas. Porque dicho esto, nada tienen que ver con lo que estamos acostumbrados, ya que por allí circulan hasta bicicletas y el estado del asfalto en muchas zonas es lamentable; se parece más a una carretera secundaria rural.

Otro punto es intentar cruzar la calle… al principio parece imposible y creeréis que os van a atropellar, pero milagrosamente os esquivan. Hay que observar cómo lo hacen los indios y tratar de imitarlos: mirar con un poco de cautela el mejor lugar para posicionarse y luego armarse de valor rezando a todos los dioses que se te ocurran y levantar la mano para indicar que te vas a meter hasta el fondo sin dudar ni un segundo. Parece increíble pero funciona.

Sentirse observado

Una de las cosas que más os chocarán es que la gente os pare por la calle para pediros fotos con vosotros. Al principio tiene su gracia y os sentiréis como estrellas de Hollywood pero luego cansa, especialmente cuando te pegas todo el día pateando y visitando cosas y se te acercan a cada rato hasta familias enteras.

Había leído por ahí que sobre todo los hombres se quieren sacar una foto contigo si eres mujer para vacilar luego con sus amigos diciendo que se han acostado contigo, increíble pero cierto… Por esta razón sólo accedí a fotografiarme con chicas, parejas de novios e incluso con una pareja de ancianos. Así que prepararos para sentiros observados el 99% del tiempo.

Conclusión

Todas estas afirmaciones han sido hechas desde mi experiencia personal, ahora que con estos datos, cada cual que tome la decisión de si está preparado para ir o prefiere otro destino.

En mi caso, los primeros días me agobié muchísimo y me arrepentí un poco de haber viajado hasta allí; pero conforme pasaban los días y me iba acostumbrando a todas estas cosas que me chocaban, la cosa mejoró hasta tal punto que me dio pena volverme a casa. Y cual episodio del programa de reformas Love it or List it, al final he decidido amarla y volveré en cuanto tenga ocasión.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.